SELECCIÓN ESPAÑOLA

MEMORIAS DE SUDÁFRICA: EL DÍA QUE DEMOSTRAMOS...Y A LA FINAL

aleespEl 7 de Julio de 2010 será el día que recordaremos como el día que, por primera vez en nuestra historia, pasábamos a la final de un campeonato del mundo de selecciones, un hito histórico, algo que jamás habíamos logrado y que muchos pensábamos no lograr. Y como lo hicimos…

 

El estadio Moses Mahbida fue testigo del mejor partido que jugó nuestro combinado en esta participación mundialista, en un día donde marchábamos como poco favoritos, ante una Alemania que venía siendo un rodillo ante sus rivales: había dejado en la cuneta a dos campeones del mundo como eran Inglaterra y a Argentina, endosándoles cuatro goles a ambos. España llegaba tras pasar ante Paraguay con mucho sufrimiento, y esperábamos otro partido idéntico, pese a ello, no fue así. El equipo español, en aquella tarde, supo a lo que salía, y lo hizo jugando, y muy bien, teniendo el balón y las ocasiones, y aunque parezca extraño, toda la culpa la tuvo un jugador, un cambio ideado por Del Bosque: dio la entrada en el once titular a un debutante como era Pedro, y él fue la clave de aquella buena actuación. Sus movimientos en la zona de ataque de Alemania fueron vitales a la hora de crear desconciertos en los defensores rivales, le dio ritmo y electricidad al juego, lo que necesitaba nuestra selección para dejar de ser tan previsibles, ya que los alemanes venían con la lección aprendida, de la Eurocopa de Austria.

 

Apenas dispusieron de ocasiones muy claras, fruto también de la seriedad con la que el equipo se plantó en el campo, pero el gol también se nos resistía a nosotros. Hasta que en un corner, un buen saque de Xavi, y un mejor remate de Carles Puyol, lleno de rabia, empujado por 46 millones de personas que sentíamos que rematábamos también ese balón, ese gol que nos hacía alcanzar la meta, el sueño, el objetivo que pocos esperaban, lo teníamos cerca. A partir de entonces, el equipo estuvo algo más conservador, Alemania quiso salir, pero apenas tuvo fortuna, salió tanto que dispusimos de una clarísima opción de sentenciar el partido por medio de Pedro, lo que hubiese sido el colofón a su magistral actuación, pero se durmió. El partido murió, España estaba en la final. Y la gente se echaba a la calle a celebrarlo. Esperaba Holanda, que había eliminado a Uruguay. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.