SELECCIÓN ESPAÑOLA

MEMORIAS DE SUDÁFRICA: LA CONFIRMACIÓN DE UNAS INTENCIONES

esportLlegaba la hora de la verdad para nuestra selección. La prueba definitiva para demostrar que realmente, el equipo que doblegó a Chile en la última jornada de la fase de grupos, no fue un espejismo y que este mundial nos importaba demasiado.

 

Aquel 29 de Junio de 2010, en Ciudad del Cabo, nos veíamos con nuestros vecinos, Portugal, una selección siempre complicada, y que tenía como máximo exponente a un gran conocido para el madridismo: Cristiano Ronaldo. En él, todas las miradas estaban puestas, además, ese fue el primer año que había estado en nuestro país. El partido comenzó y fue un choque de estilos total. Por un lado, España con su apuesta por el balón, mientras que por otro, Portugal se agarraba a esperar e intentar contener y salir a las contras aprovechando la velocidad que tenía arriba y la magia de Cristiano. El partido de Suiza planteó muchas ideas a nuestros rivales, pero España ya tenía la lección aprendida. Pero, pese a tener el balón, las ocasiones no llegaban con demasiada claridad.

 

Hasta que llegó el momento clave: la entrada de Llorente aquella noche fue vital, para cambiar el devenir del partido, ante una selección que contaba con dos centrales tan contundentes. Su misión, fijar a los centrales y tener el balón en zona peligrosa, creando nerviosismo en ellos y descoordinación en las marcas, para poder crear espacios a aprovechar por los jugadores españoles, y vaya si lo hizo, fueron los momentos en los cuales gozamos de mayores oportunidades, además con dos clarísimas del mismo Llorente. Pero fue en una jugada elaborada, al más puro estilo de esta selección, como llegó el gol. Inició en Xavi, que además fue quien dio el último pase de tacón para que Villa, tras recoger un primer rechace del portero, hiciese el único gol del partido, que sería el que nos diese el pase a cuartos. Sabíamos todos que el gol tenía que llegar. Se mascaba, hasta que llegó, con algo de polémica, pero llegó, y nos metimos en octavos, donde nos esperaba Paraguay.

 

No era un espejismo, no. España estaba de vuelta. Ya nadie nos iba a detener, o al menos, eso creíamos todos. Pasamos de la decepción al entusiasmo en tan solo 12 días. Las cosas del fútbol, y tal. 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.