SELECCIÓN ESPAÑOLA

MEMORIAS DE SUDÁFRICA: EL DÍA EN EL QUE NOS BAJARON DE LA NUBE

espsuizComo si fuese ayer. El recuerdo de aquel gris debut de nuestra selección en el Mundial de Sudáfrica ante una selección que aparentemente era inferior a nosotros, y tampoco aparentemente, sino realmente. Pero nos creimos todo lo que aquellos gurús de pluma exigente cargaban con tinta y aquellas cabezas manipulada gritaban a los cuatro vientos. Eramos los mejores e íbamos a ganar de calle...

 

Partido que se disputaba un 16 de Junio de 2010, miércoles, a las 16:00 hora española, en el estadio Moses Mabhida de Durban. Aquella tarde soleada, que pronto se tornaría en oscura, salimos con Casillas en porteria; Ramos, Puyol, Pique y Capdevilla en línea defensiva; Busquets, Alonso y Xavi en mediocampo y Silva, Villa e Iniesta en zona de ataque. Una alineación donde apostábamos por tener el balón, con un equipo de toque, pero sin jugadores capaces de romper por banda, lo que facilitó la labor de Suiza, dirigida por Ottmar Hitzfeld, el mejor del partido por su planteamiento serio, defensivo y buscando aprovechar solo los errores rivales para hacer daño. No tenía más, ante la que se postulaba como una de las favoritas para hacerse con el trono mundial. El partido fue un absoluto monólogo de nuestra selección. Llegábamos una y otra vez a las inmediaciones de Bennaglio, pero aquel día el portero suizo cuajó una buena intervención. A medida que pasaban los minutos, se sucedían las ocasiones, cada vez con más peligro. Estábamos convencidos de que el gol tenía que llegar, pero no era así. La desesperación comenzaba a adueñarse del equipo y entonces Del Bosque tuvo que dar entrada a jugadores de banda como Navas, para darle otro aire al partido y mucha amplitud, ya que Suiza cerró bien el centro. Pero fue el momento que ellos esperaban para azotarnos. Los espacios y las jugadas donde nos volcábamos al ataque, y fue en una de ellas, desgraciada, donde tropezaron Casillas y Pique y Fernandes aprovechó el error para hacer el gol que daría la victoria a Suiza. España poco más pudo hacer. Solo seguir intentándolo pero no era el día. Las ocasiones llegaban pero no se materializaban y Suiza se defendía como gato panzarriba. Finalizó el partido y comenzó el mar de dudas que nos acompañó hasta el segundo partido.

 

Críticas y más críticas que comenzaron a llover, hacia el equipo y el estilo de juego, hacia el seleccionador y sus cambios o manera de plantear el partido, incluso a los jugadores por confiarse en exceso y joderla en el primer partido. El fantasma de la mala pata de España en todas las citas mundiales comenzaba a planear sobre el país, en un año donde había mucha ilusión tras la consecución de la Eurocopa de Austria y Suiza. Pasamos de la más absoluta gloria, a la debacle, en tan solo 90 minutos de reloj. Nos sumimos en un mar de pesimismo, como toda la vida acostumbrábamos a hacer en las citas mundialistas. Lo que pocos sabían era que este golpe, sirvió de autoestima para muchos. Particularmente, yo aquella tarde me paseaba por las calles de mi pueblo avistando el pesimismo de los aficionados al fútbol, a los cuales, sumisos en un mar de dudas, aseguraba que este mundial lo ganaría España, y que tenía menos dudas que antes de comenzar el partido ante Suiza. Sabía que era el golpe que necesitábamos para que nos diésemos cuentas de que solo necesitaban creer ellos mismos de lo que eran capaces y no creer en lo que se decía de puertas hacia fuera. Cualquiera te hace frente si ganas los partidos antes de empezarlos. Aquel día, en Durban, perdimos, caímos, pero comenzamos a ganar este Mundial. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.