USUARIOS

"Mentes Ladinas"

El madridismo, aquí también en Cataluña, se alegra hoy más que nunca de tener al Real Madrid como el auténtico coco en esta competición. Y es que amigas y amigos madridistas nadie quiere encontrarse al Madrid por el camino en la Copa de Europa. Sin embargo, si no tiene proyecto, si no tiene defensa, si no tiene estilo, si algunos jugadores están que se arrastran, si el entrenador del Madrid es una marioneta como dicen muchos, ¿a santo de qué decir que nadie quiere al Real Madrid en la Champions?. Muy agudo como siempre estuvo Richard Dees con esta reflexión en su podcast de El Radio del pasado miércoles 9 de marzo.

Ese halo de misterio y de controversia, basado en la mitología y en un pedigrí único de nuestro Madrid es una estrella que nos acompaña y nos guía siempre. Así lo veo yo y asi lo proyecto en esta reseñita semanal. Y es que la quimera nunca fue tan trascendental en el camino de la Gloria. Ésa que se inició con la primera edición de la Copa de clubes campeones europeos de fútbol organizada por la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA) —denominada desde 1992 como Liga de Campeones—. En ella participaron un total de dieciséis equipos, uno por cada región invitada a participar.

Cabe refrescar a las mentes ladinas que esta competición surgió por una iniciativa del diario francés L'Équipe, quien contó con la cooperación de Santiago Bernabéu y Raimundo Saporta para darle proyección a la competición, y que acabó contando finalmente con el auspicio y reconocimiento de la UEFA, quien estaba en un principio más centrada en crear una competición a nivel europeo de selecciones. El equipo vencedor de esta primera edición fue nuestro Real Madrid Club de Fútbol tras vencer al Stade de Reims francés en el Stade Parc des Princes de París por cuatro goles a tres. En esta primera edición se anotaron un total de 127 goles en 29 partidos arrojando una media de 4,37 goles por encuentro.

Algunos, pues, deben mudarse de la hipocresía y acomodarse en la mitología basada en la propia Historia y en quién puso sus bases en el mundo terrenal del balompié. "Odioso para mí, como las puertas del Hades, es el hombre que oculta una cosa en su seno y dice otra", como bien dijo el poeta y rapsoda griego Homero refiriéndose a los mojigatos y a los santurrones.

José L. Pizarro

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.