USUARIOS

Bernabéu ya nos diagnosticó el tumor

Todo buen madridista sabe que D. Santiago Bernabéu fue una de las grandes personalidades de este país. Entre sus virtudes destacaba la de ser un adelantado a su tiempo, demostrándolo en más de una ocasión, como ocurrió con la construcción de nuestro querido estadio el cual en su momento fue tachado de cuanto menos “loco” reprochándole su capacidad y su ubicación pero hoy en día nuestro estadio se queda pequeño y se encuentra situado en medio de la arteria principal de nuestra capital, en una de las principales áreas financieras y culturales del mundo.

Pero D. Santiago Bernabéu visionó también algo raro….algo que él mismo llamó tumor y acabó convirtiéndose en un cáncer y que durante la celebración de nuestro trofeo se manifestó una vez más en forma de pitos… esos pitos que él intuía que serían el cáncer y de esta forma se lo contaba a Marino Gómez-Santos en “Conversaciones con Santiago Bernabéu” “No se ha registrado jamás un campeonato del mundo con una final de un éxito como el que indudablemente ha tenido el Real Madrid estos días, ¡es dificilísimo!... debería de ser una explosión de alegría, más no fue así, el otro día con cuatro goles había un sector que se expresó con silbidos y yo digo ¿qué pasa? ¿qué es eso? ¿para quién estamos trabajando? Tenemos que garantizar la actuación de los nuestros hasta el punto que no pueden fallar ni un minuto y entonces el alma que tenemos que tener nosotros es una cosa tremenda, estamos revestidos de verdadero sufrimiento.” Ésto contaba D. Santiago después de ganar la copa Intercontinental mostrando su enfado y su fuerte carácter y anteponiéndose al hecho de lo que denominaba un tumor.

“ El campeonato ha estado muy bien pero he percibido una masa de gente que silbaba ¿cómo es posible? Cuando un cuerpo tiene un tumor está en peligro, un triunfo como el del Madrid del otro día clamoroso y se apunta el tumor de que hay no sé si doscientas mil o dos mil espectadores que mantienen los silbidos, ese cuerpo colectivo no está bien, porque si ganando el partido del campeonato del mundo está usted disgustado y amargado, eso es que no va, no tiene más solución que estar preparados para cuando ese tumor se agrande porque es un tumor” Otra vez D. Santiago se adelanta al presente alertándonos de un problema que arrastramos desde hace ya algunas décadas y que con el paso de los años y de las generaciones hemos confundido el concepto de exigencia sobre todo en el cuándo y en el cómo, con los pitos gratuitos. El nivel de exigencia en el Real Madrid está muy bien definido: luchar por la excelencia ganando, ganando y ganando, ya que por debajo de eso no se está a la altura, el nivel de desconfianza con el equipo y algún jugador en concreto no debería ser en un trofeo Bernabéu con silbidos, lleva a pensar que ese es el tumor que ya vaticinó nuestro querido presidente. Por desgracia, como toda enfermedad, no ayuda a nadie… ni a nosotros mismos.

Ir al Bernabéu debería de ser un motivo de alegría, no de ira… de apoyar al equipo, no de hacerle faltas… de jugar los partidos, no de dejarles en fuera de juego en el minuto 60’ durante el Trofeo Santiago Bernabéu... Para nada estoy diciendo que el socio no muestre su descontento cuando crea oportuno, de hecho opino que parte de nuestra grandeza es el nivel de exigencia por parte de los socios hacia sus jugadores y directivos exigiendo a ambos el máximo nivel en cada momento y siempre queriendo más. De hecho creo que deberíamos exigirle más a la directiva en muchos aspectos.

Pero tanta exigencia deriva en que muchas veces nos olvidamos que nosotros también formamos parte de esto, no aprendimos ni aprovechamos el viento a favor de los 80 y 90 donde equipo y afición eran uno jugando los partidos y en alguna ocasión la inercia del Bernabéu empujaba ese balón que nunca entraba…pero poco a poco esa inercia se fue perdiendo en tiempo ayudada por varios factores permitiendo que ese tumor del que ya nos avisó Santiago Bernabéu se hiciese más grande. Con la llegada del nuevo siglo ya no jugamos los partidos, un ejemplo de ello se produjo en la semifinal de Copa de Europa contra la Juventus de Turín, a partir del gol de Morata apareció el famoso run run, cuando era momento de hacer latir al Bernabéu, de tirar del carro todos juntos, de decir “ahora empieza lo que nos gusta… a la Heroica y ahora nosotros también jugamos” sin embargo se produjo ese run run, ese que nos avisa que el tumor está activo y entre nosotros a nuestro lado. “Esto se ha acabado” decían unos…”estos que van a ganar” decían otros… Pues señores, esos mismos jugadores el año anterior ganaron una Copa de Europa en el último minuto y con una prórroga que pasó a la historia del fútbol europeo y debido a ello nuestro amado club crecía y se hacía más grande.

Sin embargo con su run run lo único a lo que lleva esta situación es a que el rival se crezca mientras nosotros nos empequeñecemos para terminar muriendo todos juntos con los sueños de todo un año, que finalizó en nuestro estadio con un último partido de liga donde se despidió al equipo entre aplausos cuando a lo mejor ese debería de ser el momento unánime de sacar los pañuelos a pasear y los silbidos a tronar después de una temporada sin ningún título en nuestras vitrinas, por eso tenemos que aprender el cuándo y el cómo, porque de lo contrario el tumor crece y se produce un cáncer que nos hacer morir poco a poco a todos…así lo vaticinó D. Santiago Bernabéu, que algo sabría de todo esto.

@elgallinero7  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.