¿queda algún madridista?

autobus real madridLa verdad es que se hace muy duro, para un madridista como yo, abrir cada mañana los distintos medios de comunicación y las diversas redes sociales, y ponerse a leer lo que en ellos y ellas se publican sobre nuestro Club y sus diferentes miembros. 

Digo lo anterior, debido a que llevamos unos años en que creo que no queda nadie que sea, simple y llanamente, seguidor del Real Madrid. Aquí hay amigos a muerte, o enemigos a muerte. Aquí hay que ser de Casillas o contra Casillas, de Mourinho o contra Mourinho, de Ancelotti o contra Ancelotti, de Benítez o contra Benítez, de Cristiano o contra Cristiano, de Bale o contra Bale, de Ramos o contra Ramos, de James, de Isco, de Jesé...nadie está a salvo. Da igual lo que ocurra, cual sea la realidad. Los partidarios y los detractores de cada uno se levantan cada mañana dispuestos a apoyar al suyo de manera irracional, y de irracional manera aplastar a su enemigo. 

así, vemos que con el transcurrir del tiempo, y en función de cómo evolucionen los acontecimientos, se producen alianzas insospechadas y enemistades inconcebibles. Los otrora aliados del alma se vuelven enemigos irreconciliables, y son capaces de echar mano de argumentos que no hace mucho arrastraron por el fango. 

lo más grave, creo yo, es que toda esa guerra que se incuba durante toda la semana en la prensa, en las emisoras de radio y programas de televisión, en las redes sociales, culmina en el Santiago Bernabéu. Allí nos presentamos unos y otros, con nuestras gargantas y manos afiladas, para silbar a los que no son de nuestra cuerda, y aplaudir a los otros. 

Pasado, parece ser el huracán Ramos, y con Bale ausente las últimas semanas, la batalla se plantea principalmente en dos futbolistas: Isco, que para algunos nunca hace nada mínimamente aceptable, y si juega es única y exclusivamente debido a que es español y recibe el apoyo irracional de la prensa, y Cristiano, al que le han bastado cuatro partidos sin estar bien y sin marcar para que los guardianes de las esencias hayan determinado que no vale, que debe marcharse, que está Florentino engendrando un nuevo caso Casillas, como antes lo engendró con Sergio Ramos, y que eso es inadmisible. Por ello, se ven en la obligación de montar su particular campaña contra el portugués, tan alejado de todo raciocinio como las que ellos denuncian a favor de Isco.  

Y, cuando nos preguntamos los motivos por los que teniendo cada temporada una excelente plantilla, y entrenadores de diferentes estilos y maneras de trabajar, no obtenemos todos los títulos que deberíamos, volvemos a lo anterior: la culpa es de Florentino, de los jugadores, de los médicos, de los piperos, de la grada de animación, de la prensa, de los horarios, de los árbitros...de cualquiera menos de todos y cada uno de nosotros, que somos incapaces de olvidar por un momento nuestras fobias y nuestras filias, y ponernos a animar de manera incondicional, clara, rotunda y absoluta a los nuestros. A lo mejor, si los once futbolistas que saltan al campo, sean los que sean, sienten nuestro aliento en sus nucas, y nuestras voces de ánimo en todo momento y circunstancia, son capaces de tornar sus emociones, y de acertar en ese pase, y de llegar medio segundo antes a rematar ese balón, o a despejarlo, o a sentirse con fuerzas para correr unos metros y unos minutos más. 

Señores: tenemos el clásico al fondo. Los unos y los otros, todos enemigos del Madrid, están queriendo enturbiar las aguas. No se lo permitamos. Cerremos filas con los nuestros, como único camino a la victoria. Seamos los aficionados los primeros en estar a la altura de la historia. Y después, exijamos a los demás que también lo estén. 

Buenas tardes a todos. HALA MADRID. 


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

OPINIÓN

CARLOS ROJAS


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.