"EL MUNDO REAL" DE CARLOS RODRÍGUEZ

ADIOS AL TRABAJO HECHO EXCELENCIA, HOLA RAÚL.

La excelencia se retira del fútbol profesional como jugador, quizá veamos algún día a Raúl González Blanco, ocupar un banquillo u otro cargo y veremos como lo hace y de que es capaz, pero no me siento delante de mi ordenador para hablar de lo que puede ser, si no de lo que fue y lo que representa que es bastante, muchísimo. Bajo mi punto de vista el “siete” de España, si lo he dicho y que me perdone David Villa, bueno mas bien que me agradezca por citar su nombre cuando me dispongo hablar de la excelencia hecha fútbol, es de decir de D. Raúl González Blanco.

Raúl ese futbolista que encarno todos los valores que un deportista puede tener, es decir trabajo, humildad, profesionalidad, ambición y no se cuantos más. Valores estos a los que se une su calidad como futbolista, no era un “diez” en nada (o quizá si en algunas cosas) pero era un “nueve” en todo, tuvo la virtud de mandar al camp nou callar y todos hacerlo(se callaron), porque sabían que teniendo a Raúl enfrente nada estaba ganado hasta el pitido final.

Desde que debuto en Zaragoza allá por el año 1994, no ha dejado de ser un ejemplo de superación y constancia, su ambición casi enfermiza, y una voluntad perfeccionista hicieron de el uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol, fue un depredador del área en sus inicios, pero también brillo lejos de ella cuando las circunstancias de su equipo lo requirieron.

La importancia de Raúl en un terreno de juego era capital, estuviera o no acertado el día del partido, pero su trabajo, brega y presión al rival se hacían imprescindibles, en cada momento de un partido para su entrenador y compañeros de juego. En resumen era “el mas listo de la clase”

El palmares de Raúl es increíble tanto a nivel colectivo como individual, en su momento fue el primer jugador de campo español que consiguió sobrepasar las cien internacionalidades con España, de la que la aparto un tipo tan testarudo, como buen entrenador, D. Luis Aragonés, que trato de apagar los fuegos que a su alrededor se producían, con Raúl como cortina de agua. Era tan grande que hasta para eso valía.

En mi memoria quedara para siempre aquel “aguanis” como el mismo bautizo en la final de la intercontinental, aquello fue una obra de arte algo solo su alcance, algo majestuoso, algo que al madridismo le hizo tan feliz, como perplejo nos dejo su prestancia para realizar tal acción. Pero no solo ese gol recuerdo, son muchos y estaría aquí meses rememorandolos. Por eso me voy a quedar con el último que marco como jugador del Real Madrid, en Zaragoza y medio cojo, ese era Raúl.

Se retira un mito, deja el fútbol alguien muy grande, me produce tristeza no poder ver a Raúl sobre un campo de juego, el fútbol queda viudo de otro grande, espero si finalmente llegas al Real Madrid en el cargo que sea, al menos lo hagas igual de bien que tu etapa de futbolista. Hasta luego Crack.

Hala Madrid!!!!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

OPINIÓN


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.