LIGA

La liga de monsieur Zidane.

Zidane manteadoSin duda el artífice, el principal responsable del éxito que ha cosechado este Real Madrid es Monsieur Zinedine Yazid Zidane.

Muchos recelaban de él como entrenador del primer equipo, toda vez que apenas acababa de sacarse el título y su trabajo al frente del Castilla no era todo lo brillante que hubiera sido deseable. Pero el destino es cruel a veces, caprichoso otras y en algunas hace encajar las piezas para que todo se ponga a funcionar.

Tomó a todo un Real Madrid cuando aún no se había disputado ni un tercio de la temporada, pero el divorcio entre Rafa Benítez y el vestuario era palpable, el equipo estaba roto y la Liga se escapaba Zidane examinó a sus hombres, diagnosticó baja forma física, les puso a curŕar y el equipo al principio se resintió, estaba atascado por la sobrecarga de trabajo. Poco a poco las piernas se soltaron y la carga de trabajo comenzó a rendir resultados. Tanto es así que el Madrid fue campeón de Liga durante unos minutos en la jornada final, tal fe la remontada, pero el Barcelona no falló y se llevò esa Liga por poco. Si Zidane hubiera llegado antes o hubiera durado el campeonato alguna semana más...

Pero aún quedaba la final de Milan contra el rocoso Atleti de Simeone. Visita al dentista de nuevo. Se sufrió lo indecible pero se ganó, marcando incluso un cojo Bale un gol en la tanda de penatis. Zidane se coronaba como rey de Europa, y se ganaba el derecho a seguir al frente del bloque.

Aunque muchos dudaban de su capacidad para diseñar una plantilla y afrontar una pretemporada y una campaña completas, se le dejó hacer, y de las primeras decisiones que tomó fue pedir el fichaje de Bettoni, el preparador físico de la Juve que a él le hizo sudar lo indecible durante su estancia allí. La plantilla apenas varió, se estrenó la temporada con la conquista de la Supercopa de Europa sufriendo de nuevo contra el Sevilla de Sampaoli y arrancò la Liga con paso firme. El juego no era bueno, pero los resultados estaban ahí y el equipo sumaba goles y victorias.

Llegò el Mundial de clubes y también se ganó sufriendo hasta la extenuación, pero es que este equipo sabe pelear sin rendirse hasta el final. Obsesionado con no repetir el error de Queiroz y Ancelotti en su segunda temporada, había diseñado un nuevo plan para mantener a sus jugadores a tope físicamente, y esa salida y entrada de año estuvo trufada de sprints, carreras continuas y demás retorcidas torturas para llegar finos a final de temporada. Además, comenzó a rotar al equipo y convenciò por fin a Cristiano de que no debía luchar por la Bota de oro y demás trofeos individuales.

Los suplentes jugaban con asiduidad y los titulares descansaban sin que el rendimiento del equipo se resintiera. Todos contentos. Hasta llegamos a debatir sobre si los suplentes jugaban mejor y curraban más que los titulares.

Hoy eso nos da igual, hoy sabemos que fue una idea genial, y que nadie hasta ahora ha utilizado tantos minutos a tantos jugadores distintos. ¿Resultado? Que los no titulares sonríen en las fotos de la celebración más de lo habitual. Esta Liga es casi tan suya como de los primeros espadas.

Pero permitidme que yo le conceda todo el mérito del mundo y bautice este título doméstico, el que hace el número 34, nada más y nada menos, como la Liga de Zidane.

Allez, Zizou. Merci.

... y nos queda la final de Champions contra la Juve. Partimos como favoritos. Con el mago francés en el banquillo, cuento con vencer, aunque sea sufriendo, pero ya estamos acostumbrados, ¿no?

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.