COPA

Crónica de la final de Copa: Real Madrid C.F. 97 - Valencia Basket 95.

Real Madrid campeón CopaFelipe, nuestro capi se había ausentado para conocer a su retoño pero llegó a tiempo a la concentración. Viaje express para jugar y levantar la Copa… ¡ojalá! Felipe celebró con su primer hijo la Euroliga y con la Copa quería repetir lo mismo esta vez con el segundo. Ganar era el objetivo. Siempre lo es. La única derrota de Laso en el trofeo fue después de dos prórrogas ante F.C. Barcelona. Habría que ver si este potente Valencia sería capaz de estar a la altura de uno de los mejores equipos de Europa, el mejor en teoría por sus liderazgos en Liga Endesa y Euroleague. Partidazo a priori, veríamos a ver si potencialmente, por tensión y emoción o también en cuanto a calidad de baloncesto, sin olvidar que los dos partidos anteriores entre ambos equipos, habían sido ganados con cierta soltura por el Madrid.

13 victorias y dos derrotas llevaba el Madrid en este 2017. Un Madrid que comenzaba con Llull, Taylor, Rudy, Randolph y Ayón. Papá Felipe esperaba. desde el banquillo de inicio, ganar su sexta Copa.

Gorrazo de Ranwolf para abrir boca. Llull penetraba, se frenaba y lanzaba. Primera canasta. 2 - 2. Randolph penetraba desde su izquierda y dejaba una bandeja. 2 – 4. De nuevo penetración, esta vez de Llull, canasta. 6 – 7.

Felipe sacaba para Randolph, triple a tabla, la suerte del campeón. 9 – 9. Valía igual. Llull penetraba de nuevo, sacaba para Taylor que dejaba a Randolph, triple. 12 - 9. Mitad de cuarto.

De nuevo penetración de Llull, que doblaba para Ayón, canasta. 14 – 13. Asistencia de Llull con pase picado a Taylor, puerta atrás y mate del sueco. 16 - 13. Dos minutos para el final de los diez primeros.

Entraba Maciulis por Jeff, de nuevo positivo en defensa.

Ayón recibía de Llull, fintaba, penetraba y anotaba. 18 – 13, con un 6 – 0 de parcial. De nuevo protagonista Gus. Rebote en defensa, perfecto pase a Llull, intento triple fallido y según se salía el balón del aro lo remachaba Doncic. Matazo. 20 – 13 y el parcial en 8 – 0.

Draper entraba por un Llull que había que dosificar después de las dos minutadas de ayer y el jueves.

Luka lanzaba un pase de cuatro metros para que Rabdolph anotara en tiro en suspensión. 22 – 16, fin del primer cuarto. Un Madrid muy centrado, Valencia intentando aguantar el ritmo.

10 puntos y 3 rebotes de Tony, el único titular sin descansar aún. En el segundo cuarto ya, Luka entraba a la pintura, dejaba a Randolph que abusaba del aro. 24 – 18.

Maciulis solo en una esquina a pase de Draper, rompiendo la zona planteada por los taronjas, triple. 27 - 21. A continuación, Doncic para Ayón, bandeja. 29 – 24. Una vez rota la defensa rival por fuera y otra por dentro.

Robo de Luka, contraataque, asistencia para Jaycee que acababa de entrar por Draper, y triple. 32 – 24. Tres minutos de cuarto se llevaban.

Ayón dejaba para Jaycee, tiro por elevación. 34 – 26. Entraba Nocioni por Felipe. Con Chapu en pista había obtenido el Madrid ni más ni menos que un +28 en los partidos anteriores. 23 minutos llevaba en pista el crack del bigote en Copa hasta el momento.

Dos tiros libres de Hunter dentro. 36 - 30. De nuevo personal sobre Hunter. Anotaba el primero, rebote ofensivo de Nocioni. Triple de Llull, 40 – 30. Cinco triples del Madrid ya, a medio camino de esos 10 fatídicos para el rival.

Nocioni reboteaba en defensa, subía el balón y dejaba para Jaycee, triple. 43 – 33. Ocho puntos para el cañonero. Penetraba Llull en la siguiente jugada de ataque exitosa del Madrid, dejándose caer, 45 – 37.

A continuación, los de Pedro Martínez ajustaron en defensa, complicando los ataques del Madrid. 45 – 40.

Llull, intento triple fallido, pero oportunísimo palmeo de Randolph. 47 - 40. 14 puntos ya para él. Con 47 – 45 se llegaba al descanso. Tony dejaba la cancha muy enfadado por la deficiente defensa del pick and roll, de donde había llegado el último triple de Valencia.

Ocho rebotes ofensivos de los levantinos les habían permitido volver al partido.

En el descanso decía Laso que los valencianos habían tenido un acierto de tres puntos elevado.Dicho acierto les había metido en el partido, había que subir el nivel defensivo si querían ganar. El segundo cuarto lo ganaron los de Valencia.

Ninguno de los dos equipos estaba fuerte en defensa. En el primer cuarto quizás primaron los nervios, en el segundo los ataques, sobre todo los de naranja.

En el tercer cuarto, comenzaba atacando el Madrid, canasta de Ayón contra el cristal, imparable. 49 – 45. De nuevo Gus, con pase de Llull para Ayón que penetraba y personal sobre él. Tiros libres. Dentro ambos, 51 - 47.

Rudy penetraba y abría para Taylor, que lanzaba un triple con éxito, 54 - 50. Ambos equipos con 7 tiros de tres puntos anotados.

Ayón solo bajo aro, anotaba una nueva canasta, 56 – 52. 6 puntos sumaba el mexicano en el tercer cuarto, 12 puntos en total. Personal sobre Felipe y tiros libres. Dentro el primero, su primer punto del partido. Fallaba el segundo. 57 - 54.

El Madrid estaba presionando con intensidad la línea de pase, lo que cortocircuitaba a los de naranja.

Rudy desde un lateral, lanzaba un preciso tiro en suspensión, dentro. 59 – 54.

Robo de Randolph, finalizando Ayón en bandeja. Estos son los pívots que le gustan a Don Pablo Laso, capaces de botar y culminar un contraataque. 61 – 54 a 5 minutos del fin del cuarto.

El Madrid no hacía buen uso de la posesión, 2 a 6 en pérdidas y 61 – 60.

Ayón desde tres metros, 63 – 60. Enorme el mexicano sobre todo en el tercer cuarto. Personal sobre Gus, tiros libres. Dentro ambos. 65 - 62, 12 puntos en el tercer cuarto de los 18 del Madrid eran para el de Nayarit.

El Valencia, eso sí, se disparaba en rechaces capturados, 18 – 23 en total y 6 – 13 en ofensivos. Y eso que el Madrid estaba bastante intenso, taponazo de Ayón.

Canastón de Randolph en una soberbia penetración y se cometía falta sobre Doncic que siempre carga el rebote. Dos tiros para Luka. Dentro el primero, fallaba el segundo. 68 - 64. Con 68 – 66, tiempo muerto de Laso.

Triple de Carroll, 71 – 68, un verdadero canastón. 11 puntos del de Laramie. Estábamos asistiendo a unos momentos de enormes acciones ofensivas por parte de ambos equipos.

Con empate a 71 y 24 segundos para el final del tercer cuarto, balón para el Madrid. Llull se acercaba y alejaba del aro con el balón bajo su control, lanzaba desde más allá de la línea de triples y el balón iba dentro. 74 – 71. Así finalizaba el penúltimo acto de este espectacular torneo.

Se iniciaba el definitivo, el que nos descubriría al nuevo campeón, con una enorme asistencia de Luka para el mate de Randolph. 76 – 73. Uno de los dos protagonistas, Luka, lo sería también de la siguiente jugada. Triple del joven esloveno, 79 – 74. De nuevo triple, esta vez de Jaycee Carroll, 82 – 76 y a continuación, puntos para Doncic y Randolph, canastón de Tony. Tercer partido consecutivo en que el enorme pívot anotaba 20 puntos o más. 87 – 81 a 4 minutos del final.

Había vuelto a pista El Increíble después de un largo (relativamente) y más que merecido descanso para los minutos decisivos. Quedaban menos de tres y el balón era para los de Laso.

Un Llull que amenazaba con entrar en éxtasis anotaba sobre la bocina un triple. 90 - 85. Robo y contra de Llull, dentro. 5 puntos en menos de diez segundos para él. 17 puntos en total. 92 – 85 y dos minutos para el desenlace. ¿Sería el vencedor el Madrid con esta ventaja?

Llull continuaba intentando que fuera así. Tras bloqueo de Ayón, triple de nuevo. 95 – 87. Minuto y medio para el final, pero Valencia continuaba sin rendirse, llegaba con 95 – 91 al último minuto. Tiempo de Laso para calmar y reordenar ideas. Entraba Chapu a cancha para repasar los remaches del acorazado.

Agotaba la posesión el Madrid sin anotar y tiempo muerto de nuevo con 24 segundos para el final y posesión de Valencia, que estaba cuatro puntos abajo.

Cometía falta Taylor, y Valencia se colocaba a tres después de un tiro libre anotado por Dubljevic. 95 - 92. Esa había sido una de sus debilidades. Los del Turia habían estado flojos en tiros libres, el Madrid acertado, con un 80%. Quizás se contrarrestó ese déficit con la superioridad en rebotes, 23 - 39.

Con 17 segundos para el final, posesión para el Madrid y ventaja de 3. A catorce segundos, falta sobre Llull, que había anotado los últimos 8 puntos del equipo. Dentro ambos lanzamientos libres, 22 puntos en su haber. 97 - 92.

Gorrazo de Ayón pero no se recogía el balón y triple de Valencia. 97 - 95, robo de Valencia y parecía campo atrás, pero no lo consideraban así los árbitros. El robo había venido por un saque precipitado de Randolph en largo para Llull que no llegó a recibir. Instant replay para saber el tiempo que había que sumar, se decidía que nada. 9 décimas nada más, mal jugadas por Valencia y el Madrid que sudaba de nuevo para convertirse otra vez en campeón. 27º título para sus vitrinas, el cuarto consecutivo, algo que no ocurría desde hacía 34 años. Nadie en la era ACB lo había logrado.

Un Laso entre emocionado y agotado decía a duras penas que había sido muy duro, que habían anotado y recibido muchos puntos. Lo disfrutó mucho, pero insistía pese a su escasa locuacidad en que estaba muy, muy contento. Una Copa muy complicada, muy difícil, en la que habían sabido mantenerse sin ser espectaculares, pero sólidos, con carácter. Muy contento, repetía algo más relajado ya.

Llull, MVP del torneo con todo merecimiento, afirmaba, lógicamente, estar muy contento. Habían ganado por creer hasta el final. Reconocía incluso que habían vencido de milagro los tres partidos, y se lo dedicaba a los aficionados de la grada, a su familia y al madridismo en general.

Luka decía que había sido muy igualado, felicitaba a Valencia, afirmaba que habían sufrido mucho contra su rival en la final y en los dos partidos anteriores, pero ganar con tanta dificultad es algo que sabe mejor. Ganar para él es una motivación más para seguir mejorando.

Pedro Martínez afirmaba que no había que quitarle ningún mérito al Madrid, que los triples blancos habían estado bien jugados, bien defendidos por ellos, pero contrarrestar tanta calidad es complicado. Su equipo no tiene esa capacidad, por lo que tocaba perseverar. Eran estas unas declaraciones que le honraban, al conceder todo el mérito al Madrid del triunfo, no a demérito de los suyos.

Felipe estaba doblemente feliz, por ser padre y por el título. Apuntaba que el equipo tiene a su favor para ganar que son una gran familia y que se trata de jugadores con mucha experiencia y eso se ve reflejado en la cancha.

Chapu hablaba de que fue complicado lograr el título por jugar contra ocho de los mejores equipos de Europa. Fue muy parejo todo. Estaba tranquilo por poder ayudar más o menos en la medida de sus posibilidades.

Carroll decía que Valencia era un bloque duro, sólido, que se aprovechó de los errores del Madrid, pero se luchó y se ganó. Muy contento de haber anotado cuatro triples en la final.

Rudy comentaba que era la Copa más sufrida que había ganado. El rival había estado muy bien, él reconocía no estar en su mejor momento, pero disfrutó con un equipo que luchó muchísimo contra un enorme rival. Se lo dedicaba a su familia.

Ayón contaba que el Valencia había sido un digno rival, pero que había que seguir trabajando. De Llull decía que es una suerte tenerle y le calificaba como “enorme”. Este equipo gana tanto porque tiene mucho carácter y eso les hace ganar.

Un Randolph muy satisfecho y evidentemente feliz hablaba de que la Copa es un título que le encanta.

Sin estar fino en defensa del todo, el Madrid había ganado, quizás con más sufrimiento precisamente por no estar acertados atrás. Casi cien puntos de media por partido habían tenido que anotar para poder llevarse el preciado tesoro.

Llull era elegido MVP con sus 23 puntos por partido de media en los tres choques, los últimos 7 contra Baskonia y los que daban la victoria contra Valencia, los últimos 10 del Madrid.

El Madrid no ganaba un título en Vitoria desde 1961 y Felipe igualaba a Navarro con 6 títulos de Copa. Debutó allí en Liga, en Copa y allí conquistó su primera Liga y llegaba casi sin dormir, viaje Express a Madrid.

17 finales de 23 posibles este gran Madrid de Laso. Ha ganado 13 y ha perdido 4. Don Pablo Laso Biurrun ha cambiado el rumbo del Madrid, sin más. 27 Copas, la cuarta consecutiva. Un Madrid que hace historia, uno de los mejores equipos de siempre del basket europeo, el Madrid de Laso.

Un Anthony Randolph convertido en algo así como un fichaje de invierno por su aportación brutal en las últimas fechas, sumó 20 puntos, 7 rebotes, 1 asistencia y 1 tapón. Otro pívot, Gustavo Ayón, aportó 18 puntos, 2 rebotes, 1 asistencia, 1 robo y 2 tapones. El Increíble, 22 puntos, 4 asistencias y 1 robo. Luka Doncic, 9 puntos, 4 rebotes, 6 asistencias y 2 robos. Jaycee sumó 14 puntos, 5 Taylor y 3 Hunter. Felipe, Chapu, Rudy y Draper arrimaron el hombro en lo que pudieron.

Cuatro días de locura, con tres partidos jugados a cara de perro, culminados dos de ellos en la prórroga y el último, el que otorgaba el título estuvo también cerca, deben suponer una carga de fatiga mental y física parejas a la felicidad por el trofeo conquistado. En apenas cuatro días regresa la Euroliga, ya en el WiZink Center, donde a buen seguro estos gladiadores victoriosos recibirán el merecido homenaje de una afición rendida a ellos. Darussafaka dará la medida del momento en el que se encuentra el equipo, si continúa creciendo para alcanzar su nivel óptimo o esta semana tan dura le pasa factura. Esperemos que no, porque inmediatamente nos visita Herbalife Gran Canaria, otro hueso duro de roer. Pero esta noche… brindemos por una Copa más.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.