COPA

El Madrid se lo toma muy en serio frente a la Cultural Leonesa

El Real Madrid retomó en la noche del miércoles su autopista hacia octavos de final de la Copa del Rey. Una eliminatoria que ya dejó sentenciada en la ida, tras volver del feudo visitante con un abultadísimo 1-7.

De esta forma, el conjunto merengue acaba con la escasa emoción que todavía le quedaba a esta eliminatoria. Y lo hizo en cuestión de muy pocos segundos, al romper el marcador en el primer minuto de disputa. Probablemente, los que apostaron por una sorpresa del modesto contrincante del Madrid en portales como 888Sport.es deben andar un tanto decepcionados al contemplar las pocas posibilidades que ofreció el Madrid en estos dos partidos a su rival.

En esta ocasión no fueron siete los goles anotados por el equipo de Concha Espina, sino seis, para rubricar un marcador final de 13-2 en el cómputo global de la eliminatoria. Sin duda sorprendente por poca que sea la entidad del equipo adversario. Hay que trabajar duro para conseguir un resultado así.

La escuadra madridista evitó posibles distracciones y se incorporó al partido por todo lo alto. Tras un grave fallo defensivo de la Cultural, Isco le sirvió en bandeja el balón a Mariano para que definiera en lo que supuso el primer gol de la noche (minuto 1). 

De esta forma, el Madrid dejaba claro que su intención era esquivar por completo una eventual relajación en el Bernabéu. En el 22, es Dani Carvajal quien sirve un balón medido por el flanco diestro para que James, tras mucho tiempo sin marcar, se reencuentre con el gol, cabeceando en el primer palo ante la imposibilidad del meta visitante por impedir su trágico final.

La ocasión se presentaba propicia para que Zidane dosificara esfuerzos y así lo hizo. Además, este partido supuesto el regreso del tan ansiado mediocentro brasileño Casemiro, que se recupera en vistas a una posible participación en el Camp Nou el próximo sábado.

No terminaría aquí la primera parte, ya que todavía podrían contemplarse dos tantos más antes del intermedio. Se los apuntarían de nuevo Mariano, en su segundo de la noche (42), y Yeray González (45), el jugador que rindió anoche a mejor nivel en “la Cultu”. Y no sólo por su espléndido gol, que a la postre sirvió para salvar el orgullo de los colores a los que representa.

Tras la reanudación, continuaría el festín blanco ante el regocijo de su parroquia, feliz por su liderato en liga, y por la distancia precisamente con que en estos momentos aventaja a sus competidores.

El hijo de Zidane, Enzo Fernández, debutó en este Estadio, y al margen de una ruleta que recordó a las que ejecutaba con absoluta maestría su padre, dejó también un tanto en el 63. Precisamente, el cuarto madridista.

La felicidad de Mariano alcanzaría su culmen poco antes de la prolongación de esta segunda mitad (88), donde plasmó su tercer y definitivo gol que le permite salir del coliseo blanco con un meritorio hat-trick.

Sólo quedaría tiempo para un tanto más, y por desgracia, se lo anotó un jugador del equipo leonés en propia meta (César Morgado, 90).

Ahora, toca morderse las uñas esperando el deseado y exigente enfrentamiento que ha de sucederse el sábado en Barcelona…

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.