CHAMPIOS

LA CRÓNICA: ROMA 0-2 REAL MADRID

El Real Madrid se impuso en el partido de ida correspondiente a los octavos de final de la Uefa Champions League, celebrado en la noche de ayer en el estadio Olímpico de Roma, con un Cristiano Ronaldo espectacular por momentos y en general mostrándose como un equipo muy serio y solidario, apoyado en Keylor Navas en portería bien los centrales y con un Toni Kross que es la eficiencia personificada en el pase. Aunque para mi los jugadores mas destacados en la noche de ayer fueron Marcelo el cual reaparecía tras sus lesión en el hombro y el propio Cristiano Ronaldo.

Una gran jugada de Cristiano Ronaldo sirvió para que el Real Madrid golpease primero ante la Roma (0-2) en la eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones, un partido muy serio aunque sin mucho brillo en el juego el de los merengues, que salvaron con un aprobado alto  la presentación de Zinedine Zidane como técnico ante toda Europa.

La capital de Italia nunca tuvo rey, pero Cristiano decidió ponerse la corona y demostrar sus galones. Una jugada magistral, con recorte incluido al rival, terminó por resolver el duelo del Olímpico antes de que Jesé pusiese la guinda al partido y practicamente el candado al billete a cuartos. No fue un partido para el recuerdo, pero sí una agradable vuelta para los merengues a su competición fetiche.

Ni el omnipresente Salah, el más activo de los romanos, pudo batir a Keylor Navas. El egipcio, junto con Dzeko que entró en la segunda parte fueron quienes más problemas crearon a la zaga blanca. En la cual Sergio Ramos y Varane salieron victoriosos de casi todos sus duelos con los delanteros romanos.

Marcelo fue quien se llevó los honores. Su precipitada recuperación no impidió que fuese el mejor del Real Madrid en los primeros 45 minutos. El brasileño se ganó los elogios en una volea que pudo haber sorprendido a Sczesny y sobre todo, a Isco, que fue su mejor socio cuando el partido se había oscurecido. El malagueño hizo fluir por momentos el fútbol de los de Zidane. Aunque como casi siempre demasiado intermitente.

Así hasta que llegó el rey de Roma, el jugador que más goles marca fuera de casa y el que puso la espada en todo lo alto. El de Madeira quebró a Florenzi y marcó con un disparo violento, de los que ni la mirada puede frenar. Los de Spalletti intentarán despertar con un tiro lejano de Vainqueur, pero no hubo forma de meter mano a los blancos.

No tanto por el orden defensivo, que dejó bastante que desear, sino por el escaso acierto de los cuartos clasificados en la Serie A. Dzeko se topó con el lateral de la red y Salah insistia otra vez. Sin embargo, nada iba a permitir que los madridistas salieran victoriosos del olimpico. Perdonó el rival las que tuvieron y los de Zidane no lo hicieron.

Tras dos jugadas exquisitas de James, cuyo violín en la pierna izquierda endulza el peor de los pases, apareció Jesé (que llevaba solo dos minutos en el terreno de juego) con un potente lanzamiento desde el borde del área. El canario, se reviindicaba de la mejor manera posible y sentenció el triunfo y, prácticamente, el billete para los cuartos de final. Salieron Totti y De Rossi, pero el monarca jugaba de blanco. Este miércoles, de gris. El Madrid, con Cristiano al frente, reinó en Roma. Hala Madrid y hasta la próxima.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.