CHAMPIOS

champions. real madrid 1-0 psg. la suerte del campeón

18.NACHO FERNNDEZ.UN SEGURO A TODO RIESGOMal partido, mayormente en la primera mitad, el que nos ofreció ayer el Real Madrid, en su enfrentamiento contra el París Saint Germain. Un gol de carambola convirtió a Nacho en protagonista inesperado de un choque en el que los nuestros hicieron mutis por el foro. 

el caso es que no empezamos del todo mal. Dominio alterno, si bien parecía que el Madrid era capaz de imponerse en esos minutos iniciales. Pero chico, lo que es la vida, fue lesionarse Verrati, alma, corazón y vida de los galos, y cambiar el signo de la contienda. Superioridad aplastante de los franceses en el medio del campo. Desparecido Kroos, que volvió a jugar en esa posición más adelantada que dicen que es la suya, con Casemiro lento y desacertado, Modric irreconocible e Isco a medio gas (posiblemente la enorme brecha en su cabeza le supuso un handicap añadido), se hacía muy difícil inclinar la balanza a nuestro favor. 

En estas estábamos cuando llegó una nueva lesión: Marcelo pidió el cambio. Manos a la cabeza de todos aquellos que ven en ese lateral izquierdo la mayor vía de agua de este Real Madrid. Y mira tú por donde, a ver si va a resultar que el Sr. Benítez tiene en el bolsillo de su chaqueta la suerte del campeón, su sustituto, para esta y posiblemente varias semanas más, Nacho, golpeó un balón según caía del cielo, y su zurdazo se convirtió en el primer y único gol del partido, el que sirvió a la postre para darnos una nueva victoria, y mantenernos imbatidos en liga y champions, y líderes de ambas competiciones, y siendo el primer equipo matemáticamente clasificados para la siguiente fase de la competición europea. 

mira que el PSG porfió, y lo intentó, por la derecha con Aurier, y por la izquierda con Maxwell, que parecieron dos aviones supersónicos indetectables para los radares blancos, y con Di Maria filtrando pases de lujo que ni Cavani ni Ibra (el más flojito de su equipo) acertaron a rematar; y con Rabiot, sustituto de Verratti, de capitán general del medio campo, y con los postes del Bernabéu echando una mano a la causa de los locales. 

Por los nuestros, solo puedo destacar a Varane y a Ramos, achicando balones como posesos, con el francés sacando un gol que ya se cantaba tras pifia en el tiro de Cavani, que había recibido un pase filtrado por el centro extraordinario de Di María. El resto, lentos, premiosos, fallones, sin sitio ni capacidad. Mal Cristiano, eficaz Keylor, que batió el récord de imbatibilidad en Champions de Moyá. A lo mejor, poco a poco, los reticentes se van dando cuenta de que ser capaces de mantener la puerta a cero no es ninguna tontería.

Como tampoco lo es que los dioses estén de nuestro lado, y que la suerte, la buena, se incline por nuestros colores. Porque no conozco a nadie que haya alcanzado las más altas metas sin tener como aliada a la diosa fortuna, que de momento parece sonreirnos. Sin duda, tendremos que añadir argumentos futbolísticos más sólidos a la mayor brevedad, pero mientras estos llegan, bueno es que los contrarios adviertan que Dios sigue siendo del Madrid. 

Buenos días a todos. HALA MADRID.   



Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.