LA CRÓNICA AMOREBIETA 1-4 RM. CASTILLA

El Castilla visitaba al Amorebieta un rival sobre el papel complicado y mas en su feudo pero con un gran juego y una gran coordinación de todos su jugadores continua intratable, Mayoral y Febas con un doblete cada uno se sobre pusieron al tempranero gol local, a la gran actuación del media punta y el delantero parleño hay que sumar el buen hacer de todo el Castilla de Ramis. El técnico tarraconense, sigue contando sus partidos por victorias (seis), y aunque no consigue asaltar el liderato que ostenta el Barakaldo, al menos no pierde su estela; y aumenta la distancia con el quinto clasificado que ahora mismo es el Arenas Club del cual nos separan 14 puntos.

 

El guión en Urritxe varió en parte para los cachorros blancos. Por primera vez desde la llegada del nuevo entrenador, se vieron por debajo en el marcador. Apenas habían transcurrido cuatro minutos, cuando Ubis batió a un Carlos Abad, que podía haber hecho algo más para evitar el tanto.

El gol en contra no amilanó a los merengues, que poco tardaron en hacerse dueños y señores del partido, y comenzaron a llevar la batuta del choque. Fruto de ese dominio, y en menos de media hora, le dieron por completo la vuelta al marcador, con dos goles de Borja Mayoral. El del empate, finalmente hay que anotárselo a Morgado, que fue el que tocó el balón en última instancia, tras recibir Mayoral un buen balón de Odegaard. En el segundo, el delantero parleño fue asistido por Lazo, que va creciendo según van pasando los partidos, en un balón en profundidad al espacio. Por si fuera poco, antes del descanso el local Ibai era expulsado por doble amarilla, en un Amorebieta aplicado en labores defensivas, pero desaparecido completamente en ataque.

Si ya once para once el control del partido era totalmente madridista, el segundo tiempo con un hombre más, los blancos borraron del mapa a los azules. Liderados por Odegaard (que por fin brilló como se esperaba de él) y Fébas los de Ramis dieron imagen de equipo grande, dando muestra de su calidad, sin ver peligrar su victoria en ningún momento. El noruego se echó el equipo a su espalda, liderando y creando el peligro de su equipo (la asistencia del tercer tanto fue suya), mientras que el jugador ilerdense fue el encargado de poner la rúbrica a los dos goles que certificaron la goleada.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.