FÚTBOL. FINAL COPA DEL REY JUVENIL. REAL MADRID 1-2 RAYO VALLECANO. ENORME DECEPCIÓN.

VALDEBEBASNo pudo ser. En una tarde aciaga, con ausencia total de juego colectivo, permitiendo al Rayo imponer el ritmo del partido, con una defensa blandita y una delantera incapaz de culminar en gol las ocasiones, el Juvenil A del Real Madrid ha caído de forma concluyente en la final de la Copa del Rey juvenil. Se cierra la temporada sin conseguir ningún título, por lo que la misma debe ser considerada decepcionante, sin paliativos.

 Y el caso es que no comenzamos mal. Hasta cuatro ocasiones tuvimos en los primeros quince minutos, en los que Lazo por su banda era capaz de llevar el peligro a la portería vallecana. Sin embargo, me dio la impresión de que tanto el sanluqueño como su compañero Borja Mayoral estaban demasiado ansiosos, más atentos a la acción individual que al juego colectivo. 

Pasado ese primer arreón, equilibró el Rayo Vallecano la situación de juego a partir del minuto veinte. En el veinticinco, tras una mala salida de Oliveros, y el consiguiente barullo en el área, Puche aprovecha para enviar el balón al fondo de la red. Era el 1-0. La eliminatoria se ponía cuesta arriba. Aún así, en un saque de esquina ejecutado por Lazo desde la derecha del ataque blanco, Lienhart fue capaz de conectar un certero cabezazo que acabó en la red. Era el empate a uno, la posibilidad de rebobinar y empezar de nuevo, con juego de equipo, con precisión en los pases, sin ansiedad ni individualidades. 

Llegamos al descanso. Podemos decir que en el minuto 45 se terminó el partido. El Rayo tendió su red sobre el césped del estadio Alfonso Murube de Ceuta, endureció el juego, y los chicos de Ramis no supieron salir de la trampa. Apagón absoluto, ni una sola jugada, ni una sola ocasión, todo fiado al patadón en largo a Mayoral. 

En el río revuelto, llegó el minuto 21. Un inocente despeje de Lienhart, ausente de la más mínima contundencia, consecuencia de una defensa blanda e imprecisa toda la tarde, quizás con la excepción de Reguilón, cayó en el pie izquierdo de Quique, y el balón se coló mansamente en la red, sin que Oliveros llegará al mismo. 

Quedaban 24 minutos por delante más el descuento. Ramis introdujo los cambios, pero nadie fue capaz de cambiar el aire del partido. El Rayo se refugiaba en las faltas, y cada vez ponía más peligro a sus contraataques, si bien tampoco era mucho. Así llegamos hasta el minuto 50. Penalti y expulsión de Clavería, que despejó con las manos un balón que iba a la red. Lanzó la pena máxima Sergio Molina, floja, a media altura, ideal para el portero, que despejó el balón. Se consumó la derrota, y el fracaso de un equipo exquisito. 

Se habla de la reestructuración de la cantera. Viendo los resultados de nuestros equipos, creo que absolutamente necesaria. 

Buenas tardes a todos. HALA MADRID. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.