EUROLIGA BALONCESTO

Crónica Real Madrid C.F. 80 - Darussafaka Dogus 84.

GusEl Madrid buscaba el segundo triunfo ante un rival correoso, cuajado de buenos jugadores y un entrenador, Blatt, con anillo NBA incluido, ya vimos en el partido anterior que no son mancos ni cojos, además de derrotarnos en la visita a su cancha en temporada regular. La intención de Laso y sus hombres era viajar a Turquía en busca de cerrar la serie y los forasteros, robar el factor cancha. Lo consiguieron dándole al equipo de la capital de España su propia medicina. Un dato sorprendente del partido de ida: el Madrid lanzó 15 triples nada más, nunca en toda esta Euroliga lanzó menos, si bien leyó el partido y volcó sus esfuerzos en el juego interior, donde venció. Bien hacía Laso en decir que el equipo visitante era peculiar, con enorme talento individual y alternativas defensivas variadas Así fue como se desarrolló esta sorprendente caída, no tanto como verán a continuación.

El quinteto formado por Llull, Taylor, Maciulis, Randolph y Ayón formaba la propuesta de Laso para evitar las previsibles trampas de una de las revelaciones de la competición.

Clyburn abría las hostilidades con un triple, los del genial David Blatt sentaban sus reales en el WiZink. Taylor machacaba a aro pasado asistido por Ayón para inaugurar el marcador blanco y replicar con contundencia, pero de nuevo llegaba un triple otomano, aunque de nuevo caería la furia sueca sobre el aro visitante, 4 - 6. Canasta de Llull bajo aro a pase de nuevo de Ayón. 6 - 8. El propio Gus a la media vuelta, anotaba. 8 – 10, y de nuevo él, mareando al rival, añadía dos puntos más a aro pasado. 10 -12.

Después de una bandeja de Randolph, llegaba el primer tiempo muerto con 12 - 14. Penetración de Taylor y otra bandeja, 14 – 14. Triple de Maciulis, 17 – 17 sin bajar el balón como es habitual en el lituano. Penetración del propio Jonas dejando el balón por elevación para igualar el marcador a 19.

Con 19 – 22 se llegaba al final del primer cuarto. Ya se podía intuir que al Madrid no le iban a regalar nada, aunque obviamente, en unos Play offs de Euroliga es de Perogrullo. Los de Estambul crecen día a día, enormes jugadores con un gran entrenador. Peligro.

Falta personal sobre Felipe, y entraba Doncic para ver en primera fila el mate de Zizic. 19 – 24. Se sentaba Felipe y entraba Hunter. Bicho por bicho. Otra canasta de Zizic y tiro libre adicional fallado. Canasta para Thompkins y una más para Hunter.

Con 23 – 26, tiempo muerto y Jaycee a pista por primera vez. Canastón de Trey a la media vuelta. 4 de los 6 puntos del Madrid en el cuarto, suyos. Rebote ofensivo de Othello y falta sobre él.

Los jugadores de Darussafaka estaban siendo muy agresivos como en el primer partido, continuaban por delante y de nuevo se pedía tiempo muerto. Estaban acertados en el lanzamiento exterior y dominando el rebote, lo que les estaba dando ventaja, alejando a los jugadores exteriores del Madrid del aro. 25 – 33.

Luka daba el balón a Jaycee, que solo a siete metros anotaba un triple que se salió y cayó dentro, segundo del Madrid. 28 - 34. Muy serios los de verde, pero Hunter consiguiendo la canasta y tiro libre adicional por falta. 30 – 37, fallado el libre. Luka para Randolph en un contraataque, triple con suspense. 33 – 37. 
Falta sobre Hunter, tiros libres y dentro el segundo. 34 - 37. De nuevo personal sobre Hunter y otra vez tiros libres. Dentro ambos. 36 - 39. Muy activo el liberiano y sumando en esta recta final de cuarto. El Madrid, como en el primer asalto, tratando de reducir la desventaja, que llegó a ser de 9 puntos, 34 – 45. Obviamente Darus venía con el objetivo de llevarse de Madrid una victoria. No hay rival pequeño ya, acostumbrémonos.

Falta sobre Taylor, tiros libres y fallados ambos, un problema de los blanco en esta noche de viernes. Repetía el segundo y de nuevo fallaba. 37 - 41, 4 de 9.

Gorrazo de Jaycee sobre nuestro amigo Slaughter, ahí nadie hacía prisioneros. Llull a la media vuelta, canastón. 38 - 41. Se cerraba por desgracia el primer tiempo con triple visitante, un bloque sólido apoyado en el juego exterior pero sobre todo en el juego interior, en especial Zizic y Harangody. Taylor muy bien al principio y rocoso después, decía que estaban recibiendo triples de mucha calidad, algo difícil de defender, pero en el rebote sí se podía y había que mejorar.

19 – 22 en ambos cuartos, de ahí esos 6 puntos de ventaja. El Madrid, todo el rato a remolque. Había ganado de 8 hacía dos días, y en el descanso la situación era similar al choque previo.

Ningún jugador blanco llegaba a los 10 puntos, algo muy extraño, y había que mejorar el tiro exterior y en otros aspectos frente a un equipo sin miedo a ganar al campeón de la fase regular. Darussafaka es posiblemente la horma del zapato del Madrid. Se defienden a triplazo limpio, ojito.

Laso decía al descanso que había que mejorar muchas cosas, lo primero la energía, recuperar la sensación en las luchas, el contraataque, la defensa… en todo. Si igualaban esa intensidad se podía empezar a hablar de juego. Un Laso visiblemente preocupado. Y eso que en el partido anterior el Madrid estuvo menos intenso aún, pero los turcos no, estaban creciendo.

Ya en el tercer cuarto, Llull asistía para Ayón, canasta y personal. 40 - 44, tercera de Zizic además. Dentro el adicional. 41 - 44. Rebote ofensivo de Taylor, canasta fácil. 43 - 44 y 5 – 0 de salida. Triple de Llull, por fin su primer acierto lejano. 46 - 47. Llull mareaba a su defensor y le clavaba un triple en la cara, dos arriba el Madrid por primera vez en la noche. 49 - 47. Ayón recibía de espaldas al aro, abría para Llull, triple, el tercero. Los últimos 9 puntos del equipo, suyos. 52 – 47, tiempo muerto y varios ataques del Madrid encadenando buenas acciones ofensivas. 14 – 3 en el cuarto. La defensa blanca mordía y Taylor por el suelo afanándose al máximo por cortar un ataque, recibía la felicitación de Laso pisando el parquet incluso.

De nuevo triple de Llull, cuatro ya. 55 – 49 y el partido saltando por los aires. A la siguiente el Madrid sumaba tres más y con Llull en el ajo, pero asistiendo a Treymkins. 58 - 51. Falta sobre Llull, libres. Dentro el segundo. 59 - 53. Primer gran cuarto del Madrid en la eliminatoria, pero los equipos de Blatt nunca se rinden, ojo. Canasta de Ayón, 61 - 55.

Cuando nadie lo esperaba, Llull desde más allá de siete metros, dentro. 64 - 58. 16 puntos en el cuarto y 20 en total. Cinco triples para él. Ayón recibía de Llull, penetraba y anotaba. 66 - 61. Personal sobre Trey, tiros libres dentro, 68 – 63. Con 68 – 64 terminaba el tercer cuarto, deslumbrante con intento triple errado por Llull, pero bien lanzado. Un Madrid mucho más positivo, con buen ritmo de partido y Llull en éxtasis. 30 puntos de Madrid en este cuarto, pero los de verde aguantaban aún el tipo.

Ya en la recta final, personal sobre Thompkins y después sobre Llull. 68 – 70. El Madrid sin tomar el puso al cuarto aún. Defensas alternativas de los de Blatt haciendo mucho daño. 0 – 6 en dos minutos y medio. Mientras, veíamos a Luka lloroso después de una fraternal charla con Laso en el banquillo. Enorme relación bidireccional, enriquecedora para ambos enormes activos del madridismo.

Llull conectaba con Ayón, recién incorporado al partido y canasta. 70 - 72, el Madrid necesitaba vitamina azteca. Rebote en defensa de Llull y contraataque supersónico de Llull, pura potencia y fe, aguantando las tarascadas rivales. 72 - 72. Laso le premiaba con algo de descanso después de 14 minutos de magia consecutivos. Rudy ejerciendo de base, la grada enchufada y Llull de regreso apenas un minuto de tiempo real después. Gorrazo de Thompkins, que demostró tener sangre, aunque sólo a veces. Algo es algo. Las defensas, desde luego habían cerrado los aros, ayudados por la escasa tolerancia arbitral en el contacto.

Ayón con dos rebotes ofensivos consecutivos daba vidas extras al Madriud, pero no las aprovechaba. Quizás había que penetrar y no empecinarse en lanzar de lejos. Falta sobre Taylor cuando en efecto, penetraba. Dentro el primero, rebote al fallar el segundo de Ayón y falta sobre él de Zizic. Mientras, un Jaycee enfadado por el cambio recibía el consuelo y las explicaciones de un Laso duro pero comprensivo, guante de seda en mano de hierro. Ayón fallaba el primer tiro libre, dentro el segundo, empate a 74 a tres minutos y medio del final.

El rebote ofensivo mantenía al Madrid a flote, pero había que aprovecharlo. Los tiros lejanos no entraban, había que tirar de puertas atrás, penetrar y dividir. Con 74 – 78 y dos medio para el final, tiempo muerto de Laso. La defensa de Blatt, cortocircuitando a los blancos. 0 de 5 en el cuarto en triples, aunque 5 rebotes ofensivos, pero que no sirvieron para anotar después.

Un Madrid muy ofensivo, con Llull, Jaycee, Rudy, Randolph y Ayón iba a por el partido. Canasta de Jaycee de dos y gorrazo de Rudy tremebundo. 76 - 78. El Madrid no quería vender la derrota a bajo coste. Al sacar Darussafaka, o intentarlo, se comían los cinco segundos y balón para el Madrid. Buen triple de Jaycee, pero errado. Ataque verde nulo también. Llull sobre Ayón, que de espaldas al aro recibía falta de Marcus. 8 puntos en el cuarto había anotado el Madrid, y quedaba algo más de un minuto. Peligrosa sequía. Dentro ambos y 16 puntos para El titán, empate a 78. Un minuto para el final. Defensa muy buena del Madrid, pero genialidad de Wilbekin. Darussafaka, dos puntos arriba a menos de un minuto del final, 48 segundos para ser exactos. Jaycee lanzaba un triple forzado porque no había tiempo y Rudy quedaba en el suelo, golpeado por un rival. Falta rápida de los de blanco que veían complicarse sobremanera la victoria. Dentro ambos tiros libres turcos, cuatro arriba, medio minuto, triple errado de Llull, rebote ofensivo de Luka, canasta de Randolph. Dos puntos abajo pero solo 7 segundos. Diez intentos triples en el cuarto y cero aciertos, así es muy complicado. 12 puntos anotados después de un cuarto de 30.

El factor cancha estaba en juego. Falta de Luka, tiros libres y seis segundos por jugarse. Dentro ambos tiros libres. 80 – 84 y de nuevo tiempo muerto, casi imposible. Randolph lanzaba de tres sin éxito y así terminaba el choque. Confirmado. El Madrid tendría que ganar sí o sí en Estambul al menos un partido para no quedar fuera a las primeras de cambio.

Si alguien es capaz de arrancar una victoria en cancha rival es el Madrid. Un equipo como el nuestro, enchufado y centrado es incluso muy capaz de cerrar allí la serie. Pero no el de este viernes. El Madrid sólo podía presumir de haber jugado muy bien el tercer cuarto, con 19 puntos en los dos primeros y muy pocos en el último y decisivo, lo cual dice mucho de la defensa, la energía de que hablaba Pablo Laso que tenían los turcos y que el Madrid no supo aportar.

Blatt hablaba de que pequeños detalles habían marcado el partido y su importante victoria. Los equipos de Blatt dan mucha guerra, ya lo avisamos, y jugadores tiene de sobra.

Llull y Ayón, sobre todo, destacables, no fueron suficiente para llevarse la victoria. Dos equipos visitantes en estas series decisivas habían robado una victoria en cancha rival, a estas alturas ya... El acicate de jugar en casa la Final four sin duda empujaba hacia el triunfo.

Segunda derrota del Madrid en Euroliga en toda la temporada, y vaya momento para hacerlo…

Un Titán fue el mejor del Madrid. 16 puntos (6 canastas de 2 sin fallo y 4 de 5 en tiros libres), 8 rebotes (4 ofensivos), 5 asistencias y 1 tapón. Llull, menos increíble que de costumbre pero siempre dando la cara, aportó 22 puntos, 1 rebote y 6 asistencias. Un sobrio Taylor arrimó el hombro como de costumbre, con 9 puntos (4 de cuatro en tiros de 2) y 3 rebotes (2 ofensivos). Thompkins anotó 9 puntos y 2 rebotes. Luka no estuvo bien, pero aún así dejó 5 rebotes, 6 asistencias y 1 robo. Randolph y Othello, 7 puntos ambos, y 6 y 1 rebotes respectivamente. Maciulis, 5 puntos y 2 rebotes. Rudy, 4 rebotes y 2 asistencias además de una intensidad intachable. Un Jaycee firme en su intento de anotar pero sin conseguirlo, consiguió 5 puntos y 1 tapón. Felipe y Draper estuvieron apenas cuatro minutos en pista dejándolo todo.

El miércoles tendremos que disputar el primer match ball en Estambul. Si no vencemos, pesará sobre nuestra cabeza una peligrosísima espada de Damocles que nos puede cortar el gaznate el próximo viernes. No creo que un equipo tan potente y curtido en mil batallas europeas como el Madrid sufra dos derrotas consecutivas en la cancha de Marcus y sus compañeros, ni en ninguna otra, pero más raro fue aquel verano que no paró de nevar, aunque no olviden que la nieve es blanca y a buen seguro cubrirá el Volkswagen Arena.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.