EUROLIGA BALONCESTO

Crónica Olympiacos Piraeus 73 - Real Madrid C.F. 79.

Randolph AtenasDespués de destrozar las malas sensaciones que ennegrecían las sensaciones de la hinchada con la consecución de la brillante victoria ante F.C. Barcelona dos días atrás, el Madrid viajaba a Atenas de nuevo para intentar tomar El Pireo en la jornada 28 de Euroliga. Domar a la bestia local en el Pabellón de la paz y la amistad no es tarea sencilla, ya sabemos que ni de uno ni de otro manjar nos iban a ofrecer, al menos durante los cuarenta minutos en que el balón estuviera vivo. O cuarenta y cinco. O cincuenta. Los locales sólo con una victoria menos que nosotros, eran un rival de aúpa. Y en su casa, además. Entre los dos, sumaban tres de las últimas cinco Copas de Europa conquistadas. Posiblemente los locales intentarían bajar el rimo del partido, no en vano son el equipo que menos puntos recibe en Euroliga, y de la anotación contra una ametralladora como es este Real Madrid. A ver quién imponía su estilo. Aunque cada uno a su manera, ambas escuadras mantienen una misma línea, y les está dando sus frutos a ambos. Laso había comentado que le preocupaban sobre todo Spanoulis y Printezis, baja finalmente, pero también el juego interior y en fin, el bloque en suma. Se había alcanzado el primer objetivo, entrar en playoff, y también el segundo, la ventaja de campo. El objetivo posterior era terminar con el mayor número de victorias posible. Ser el líder al final de la “regular season” en la primera Euroliga del “todos contra todos” es un objetivo nada desdeñable para un entrenador tan ambicioso como él. Y para una plantilla cuajada de vencedores natos. ¿Imposible dosificar a las estrellas para no sobrecargarlas y volcar sus esfuerzos en escalar en la competición doméstica? Complicado cuando menos. El Madrid ganó con comodidad, por 18 y 22 de El increíble en la jornada inaugural de esta edición de locura de Euroliga. Desde entonces mucho habían cambiado los helenos.

 

Sfairopoulos, entrenador Olympiacos, quería que sus jugadores movieran el balón e impidieran que el Madrid lo amasara mucho. No le importaba que sus hombres corrieran, pero con cabeza. Nadie se la quita para ello, de hecho.

Llull, Taylor, Maciulis, Felipe y Ayón formaban el cinco inicial que quería tomar la cancha helena. De lo más guerrillero que puede lanzar sobre pista coach Laso.

Primera recuperación morada en el primer ataque griego. Ayón era titular una vez más en Euroliga, lo ha sido en todos los partidos. Llull para Reyes en la pintura, canastón. Bloqueo ciego y dentro. 2 – 2. Robo en defensa, contraataque y bandeja de Llull. Impecable trabajo de Taylor sobre Spanoulis. Jeff penetraba y la dejaba por elevación, 5 – 6. Rebote ofensivo del Madrid y falta sobre Maciulis. Randolph daba relevo a Felipe, se necesitaban centímetros en la zona. Dentro ambos tiros de Jonas. 10 - 8.

Robo de Llull, gorro sobre Ayón, pero rebote de Jonas y canasta. 10 - 10. Tiempo muerto con todas las estadísticas muy igualadas, incluido el marcador. Draper entraba por Taylor. Mientras, un sorprendente Milutinov estaba haciéndose de oro palmeando los fallos de sus compañeros. Othello relevaba a Ayón, cargado con dos faltas ya. 6 – 0 y 16 – 10. Ranwolf acuchillando el intento de alley hoop griego. El Madrid sin cerrar el rebote ofensivo ni el aro, se había estancado en 10 puntos, 18 ya para los rojiblancos. 5 balones perdidos del Madrid, de ahí la diferencia. Llull, solo desde la línea de tiros libres, anotaba. 18 – 12. Draper para Randolph, clavaba un triple desde la esquina. 18 – 15. Muy bien movido el balón, 1 de 2 en triples. Muy escaso para un equipo dado a lanzar bastantes por partido.

Frente a frente primero y tercero en rebotes, Olympiacos estaba demostrando que son fieras en la captura del rechace. Gancho de Randolph que se salía y anotaba Randolph. 18 – 16, gran reacción después del tiempo muerto. Llull se jugaba su mandarina a dos segundos del final el primer cuarto y lo clavaba. Birch no podía hacer nada. 20 – 19 y fin del primer cuarto. Olympiacos Piraeus había recibido un contraparcial de los de morado de 4 - 9.

Hunter recibía de Luka, se revolvía y anotaba. 20 - 21. Continuaba aumentando a 2 - 11 el parcial desde el tiempo muerto de Laso. Gorrazo de Ranwolf cuando iban a masacrar su aro, pero eso es lo único que encontraron, porque el balón ya volaba de allí. Completaba anotando y Luka a su servicio. 23 - 23. de nuevo Ranwolf destrozando el intento de triple heleno con otra chapa.

11 – 4 en rebotes ofensivos, había que cerrar esa sangría y otra, 3 – 7 en pérdidas. Contragolpe de Hunter y Randolph, que mataba de espaldas. Tiempo muerto. 25 - 25. El Madrid poco a poco iba jugando mejor en ambas zonas. Jaycee anotaba lanzando por elevación. 25 - 27.

Llull dejaba el balón a un tremendo Randolph, que intentaba y conseguía anotar un triple desde la esquina. 28 - 30. Con 33 – 30, de nuevo tiempo muerto. Los griegos dominaban en rebotes ofensivos y balones perdidos.

Gran asistencia de Luka para Hunter, 33 – 32. Robo de Luka, contraataque y canasta. 33 - 34. Thomkins reboteaba, lanzaba para Rudy, que dejaba de nuevo para Treymkins, dentro. 35 – 37 y de nuevo tiempo muerto. Con 37 – 37 terminaba el primer tiempo, partido de altos vuelos.

Randolph había sido el mejor del Madrid en la primera parte. 11 puntos de contragolpe había anotado su equipo en la primera parte. Laso decía que tenían que ser más duros en el rebote, pero estaban controlando bien el pick and roll. La desventaja de 23 – 17 en rebotes era dolorosa, sin duda.

Repetía quinteto el Madrid al inicio del tercer cuarto. En dos minutos, dos triples de Olympiacos, cero puntos del Madrid. Pero Llull atraía defensas, abría para Taylor que convertía un triple lateral. 43 – 40. 4 de 10 desde más allá del 6’75. Llulll penetraba y lanzaba en carrera, dentro. 46 - 42. Falta sobre Felipe, tiros libres. Dentro ambos. 48 – 44. Ecuador del cuarto y otro rebote para Felipe, balón para Llull, bien movido y triple de Maciulis. 48 – 47. El Madrid había cerrado algo mejor el rebote en defensa, y poco a poco habían encontrado tiros liberados y convertidos.

Sobre la bocina de la posesión lanzaba Ayón desde cuatro metros, dentro. 50 - 49. Llull dejaba para Randolph, que anotaba a la media vuelta. 52 - 51. Llull y Maciulis robaban en defensa, el menorquín lanzaba por elevación y canastón. 52 – 53. Llull se quitaba de encima a su defensor y clavaba un triple frontal, 52 – 56. Se trataba de la máxima diferencia foránea por el momento.

El Madrid estaba en cancha con tres bases, los que hay: Draper, Llull y Luka. Cuarta de Ayón y al banco. Falta sobre Llull, tiros libres y ambos dentro. 54 – 58, siete puntos consecutivos y descanso para él. 54 – 58. Así terminaba el tercer cuarto, con malos ataques por parte de ambos equipos pero el mando por parte de los de Laso.

Falta sobre Luka, tiros libres para él y dentro ambos. 54 – 60. 2 - 11 de parcial. Randolph se revolvía y anotaba por encima de su defensor, 56 – 62 a 8 minutos del final. De nuevo Randolph, a pase de Luka,  pivotaba y anotaba. 58 – 64. El Madrid había dado la vuelta a la estadística, 15 – 20 en rebotes.

Llull penetraba, tiro fallido y palmeo de Hunter. 58 - 66, quinto rebote ofensivo morado. A cinco minutos para el final, Llull enviaba el balón a Hunter que lo cazaba y anotaba, 60 – 68 con cuatro minutos para sufrir. El Madrid estaba controlando mucho mejor el partido. Quedaba mucho, pero el equipo transmitía buenas sensaciones, mostraba un bastante buen juego, cerraba el aro con una intensa defensa y el ataque era todo lo fluido que un equipo como el griega permite. 14 – 26 era el marcador parcial desde la mitad del tercer cuarto.

Llull para Hunter, de nuevo dentro. 62 – 70, 6 puntos seguidos del cazador. L & H, Sociedad Ilimitada. Menos de cuatro minutos para el cierre. Llull penetraba, se paraba y contra tabla anotaba otra canasta. Sferopoulos paraba de nuevo el partido, no encontraba soluciones al arsenal morado. 9 – 14 en el cuarto, 17 – 21 en el anterior. 63 – 72 y sólo tres minutos para el final.

Pasos de Hunter, balón para los griegos, triple de Spanoulis y el susto en el cuerpo. Esta película ya la habíamos visto y no nos gustó el final jamás. A cuatro, 68 – 72 y aún dos minutos para el final.

Llull penetraba y le hacían falta. Dos tiros libres para él. Primer fallo en tiros libres del Madrid. Anotaba el segundo. 68 – 73. 

El Madrid se había atascado, en parte por la gran defensa helena. Rebote defensivo, contragolpe de Llull, 70 – 75. Menos de un minuto. Personal sobre Spanoulis, fallaba el segundo tiro libre, pero el rebote era para Randolph y se cometía personal sobre él. 71 – 75 a 28 segundos. Dentro ambos lanzamientos libres. 71 – 77 a 28 segundos. Dos tiros libres anotados por Olympiacos y otro tiempo muerto. 73 – 77. El Madrid iba a llevarse, salvo hecatombe de dimensiones bíblicas el partido anotando tan sólo 6 triples de 16 intentos, algo inaudito. Vencer en una de las canchas más complicadas de Europa sin el arma más mortífera del equipo le daba más valor aún a la victoria.

Falta sobre Randolph, ambos tiros libres anotados. 73 - 79. 19 segundos. Spanoulis recibía, no anotaba y ahí terminaba el partidazo. El mejor del Madrid después de la Copa. Serios, sufriendo, tomando buenas decisiones, con sólo un bajón y aquel parcial de 8 – 0. Con esta victoria de prestigio, se enviaba un mensaje para CSKA y al propio Olympiacos: este Madrid es capaz de ganar en cualquier cancha. Un Madrid que jugará contra Fenerbahce y Efes en casa la semana que viene, el viernes a las 21’00 y el viernes posterior.

Randolph decía que el Madrid había cuidado el balón para ganar y cerrado el rebote, y Laso que la defensa había sido intensa, habían movido bien el balón, y que cerrar el rebote les había permitido controlar el ritmo del partido.

Como no podía ser de otra manera, el gigante Anthony Erwin Randolph Jr. se convertía en el MVP del partido con sus 21 puntos, 5 rebotes, 1 asistencia, 1 robo y 4 tapones. Su lugarteniente fue Sergio Llull, de nuevo el mejor o de los mejores. 24 puntos, 1 rebote, 5 asistencias y 1 robo fueron sus credenciales. Maciulis contribuyó con su defensa, su poderío, su valentía y 7 puntos, 4 rebotes (2 ofensivos), 2 asistencias y 1 robo. Un imponente Hunter ayudó en momentos clave con 10 puntos y 2 rebotes ante su ex equipo, cuya afición demostró el cariño que se ganó durante su estancia allí. Draper se fajó en defensa, con 4 rebotes, 2 robos y ayudó con 2 asistencias. Felipe, 4 puntos, 2 rebotes y 1 asistencia. Grises Luka (4 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias), Jaycee (2 puntos, 2 rebotes) y Ayón (2 puntos 1 rebote). Taylor aportó 5 puntos y 2 rebotes, pero sobre todo una enorme defensa, en especial secando a Spanoulis. Entre él y Draper, hicieron que el genio de Larissa se quedara en 9 puntos. Rudy estuvo intenso como es habitual y ayudó a mover el balón, pero sólo jugó 10 minutos y cogió 1 rebote, el mismo que tendrá porque él siempre se exige más, pese a que no se le pueda reprochar nunca su entrega.   

Además de ser una victoria de enorme prestigio, le concede al Madrid ser como mínimo segundo al final de la temporada regular. Ha merecido la pena el esfuerzo. Ahora a recuperarse del viaje de ida y vuelta, llegar a Madrid y cargar las pilas lo máximo posible, porque se acerca otro hueso, Retabet Bilbao Basket, cuyos jugadores habrán disfrutado cómodamente en sus casas de un intenso y entretenido a ratos partido de baloncesto. Esa es la ventaja que tienen los griegos y el resto de ligas, que se enfrentan a rivales de poca enjundia. Aquí lo mismo te gana el segundo por arriba que por el final de la tabla, no hay enemigo pequeño.

  

  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.