EUROLIGA BALONCESTO

Crónica Galatasaray Odeabank Istanbul 87 – Real Madrid C.F. 84.

Luka GalatasarayEl Madrid emprendía un duro viaje, doble visita y a cual más complicada. Primero a tierras turcas para enfrentarse a un casi desahuciado Galatasaray. Un Madrid en teoría superior en el uno contra uno, en la cabecera, pero contra un rival muy peligroso en triples, el tercero mejor de Europa en esa faceta, muy físico. Se veían las caras el segundo mejor ataque del continente, vestido de blanco y la cuarta peor defensa, de rojo. Líder contra penúltimo. Un Madrid sólido, con nueve victorias consecutivas en Europa.

Laso decía a sus hombres que los anfitriones suelen poner mucha presencia física en el partido. Juegan con salida por los dos lados. Era importante cuidar los detalles. En el de ida ya le costó al Madrid ganar, lo hizo por 90 – 81 en el WiZink Center.

Nocioni y Trey quedaban fuera del roster, el primero por problemas en un pie y el segundo por ir a ser padre de forma inminente. Draper, Llull, Maciulis, Reyes y Ayón, formaban el sorprendente cinco inicial, en el que destacaba Felipe, que igualaba a Diamantidis en partidos de Euroliga, quedando solo Navarro por delante ya.

Pese a la primera asfixiante defensa del Madrid, triple de Koksal, 3 - 0. Maciulis inauguraba bajo tabla el marcador visitante, 3 – 2 a los dos minutos de juego. Draper reboteaba en defensa y lanzaba en largo para Llull, que anotaba una bandeja algo forzado, echándose la mano a los isquios. 3 - 4.

Draper veía sitio y lanzaba un triple que iba dentro. 6 – 7. A continuación, gorrazo de Ayón, pero pasos en el contraataque, lástima. Y el primer triplazo de Llull por encima de su defensor, 6 - 10. Increíble el porcentaje, 11 de 20 de triples en los dos últimos partidos del ídem.

Llull servía para Gus, que entraba y anotaba fácil. 9 – 12, pero enseguida volvían las tablas. Los locales llevaban cuatro triples anotados, ni de uno ni de dos puntos se habían estrenado aún. 12 – 12, igualdad que se deshacía enseguida, para escaparse los locales hasta los 17 puntos con un parcial de 7 – 0.

Rudy y Randolph daban descanso a Draper y Felipe, y Luka a Llull.

Luka se entendía desde nada más pisar cancha con su interior. Pase milimétrico para Gus, alley hoop bestial. 18 – 14, si bien los turcos continuaban a lo suyo, cinco triples en se momento y siete de ventaja. El acierto desde lejos y una pérdida nada más por cinco del Madrid, causas de la ventaja local.

Gus abría para Luka, triple. 21 - 17. Falta sobre Randolph cuando lanzaba un triple sobre el final del cuarto. Dentro los tres lanzamientos libres a los que tuvo derecho por ello. 25 - 20 y al segundo parcial.

Ayón penetraba y masacraba el aro por encima del gigante Pleiss. 27 - 22. Doncic servía para Gus, siempre importantísimo, dentro. 27 - 24. Mucho más rápido el mexicano que el gigante local, por eso no nos gustan los armarios, señores…

6 a 3 en rebotes ofensivos, pero Luka cazaba un rechace en defensa, subía el balón y asistía bajo aro a Randolph, solo. 30 - 26. Othello daba descanso a un espectacular Ayón. Canasta de Luka, parada y tiro. 32 - 28.

Rudy contraatacaba, se paraba y lanzaba un triple con éxito. 32 – 31, y a continuación servía un alley hoop para Hunter. 38 – 36, que también machacaría tras robo de Jaycee y para culminar un contraataque. 38 - 38, tres a siete en pérdidas. Antes, Contraataque del Madrid, asistencia de Doncic para el intento triple de Jaycee, fallo, rebote ofensivo de Luka, asistencia de nuevo y triple, dentro de JC. Luka imperial y Jaycee, tirador puro, nunca se arruga..

Rudy servía de nuevo, esta vez para Jaycee que estaba saliendo de bloqueo, triple. 40 - 41. El Madrid por delante por primera vez después de bastante tiempo.

Llull dejaba el balón para Randolph, que lanzaba en suspensión certeramente desde la línea de tiros libres, 42 - 43. El propio Llull se acercaba después a la línea de triples y su lanzamiento terminaba dentro de la cesta. 44 - 46.

Pese a esa exigua diferencia, era poco habitual ver seis pérdidas del Madrid a estas alturas del partido, pero 24 - 26 en ese cuarto. Con 49 – 46 se llegaría al descanso.

El juego ofensivo era la característica que se mostraba por parte de ambos equipos, el primero que se pusiera a defender en serio, se llevaría el partido seguramente.

Los turcos estaban lanzando mejor de tres que de dos, por lógica ese porcentaje debería bajar, y el Madrid debía defender mejor y tenía una rotación más larga y de mayor calidad.

Laso decía que tenían que parar sus triples, con una mejor defensa individual para que no crearan ventajas después de superar al primer defensor.

El Madrid no estaba reboteando tan bien en ataque como solía, siendo superado por los locales en ese aspecto.

Taylor entraba por Maciulis con respecto al cinco inicial. Llull dejaba para Ayón, que le conoce hasta en la noche más oscura y sabía que iba a ser asistido. Bandeja y canasta 52 - 48. 2 puntos llevaba en 3 minutos el Madrid, atascado por la gran defensa local. 57 - 48.

Galatasaray se marchaba de 11, 59 - 48 más tiro adicional y Laso pedía tiempo. El cinco del Madrid era poco ofensivo, sólo Llull era un anotador puro. Y lo que él quiera. De ahí el atasco, además de la intensa defensa turca.

Canasta de Llull, cayéndose, 60 - 50. Desatascador, pero 13 - 4 en el cuarto, 4 a 10 en pérdidas en el partido y 8 a 5 en robos.

Felipe casi la perdía pero abría in extremis para el triple de Draper, tercera canasta del Madrid en 7 minutos. 65 - 53.

Galatasaray sumaba prácticamente en cada ataque y el Madrid sufría más para hacerlo. Así era imposible reducir la ventaja. 65 - 53 a seis minutos y medio del fin del tercer cuarto.

Rudy para Hunter, dentro desde bajo tablero. 68 - 55, tres asistencias de Rudy.

Rudy anotaba de dos desde seis metros, 73 - 57 a medio minuto, pero ya 6 pérdidas del Madrid en el cuarto.

Para terminar el tercer cuarto, la canasta del partido. A la media vuelta, sobre la bocina y contra tabla, mandarinazo. Llull creando escuela. 73 - 60 y la esperanza se acercaba en forma de milagro… de Luka Doncic, el alumno más increíblemente aventajado de Sergio. Un cuarto para olvidar, no obstante.

Tiro por elevación de Jaycee con éxito, 75 - 64. Luka para Randolph, triple. 75 - 67. A continuación, Luka abría desde la pintura a Randolph, falta cuando lanzaba un triple. Tres tiros libres. Dentro los tres. 77 - 70.

Rudy triple, 80 - 73. Robo de Randolph y triple de Rudy. 80 - 76. El Madrid había subido la defensa aunque eso le hubiera costado algún triple en contra liberado. Buena selección del tiro y 7 - 16 en el parcial. Rudy, Randolph, Luka y Carroll habían logrado la gesta de bajar la ventaja de 18 a 4 en tres minutos.

Luka mareaba a la defensa y dejaba un pase perfecto para el alley hoop de Hunter, a una mano. 80 - 78. De nuevo Hunter para Randolph, triple. Por delante los blancos después de mucho tiempo 80 - 81. Vendaval de juego, 21 puntos en medio cuarto.

El Madrid no concedía rebotes ni el Galata los cogía, además de defender mejor y acertar más en ataque, pero varias ofensivas con malas decisiones tomadas por los jugadores de Laso, hacían que el marcador estuviera congelado con 80 - 81. Daba la impresión de que el Madrid había hecho lo más complicado y controlaba a un rival asfixiado y boquiabierto por lo que le acababa de caer. Pero había que rematar la faena. Ese 0 - 11 de parcial debía crecer más aún.

Y lo hacía. Randolph para Carroll, que se revolvía y encestaba un triple increíble. 80 - 84 a unas décimas del fin de la posesión, 14 de 23 el Madrid en triples a falta de menos de dos minutos para el final, pero un triple otomano dejaba el partido en un punto. Tiempo muerto.

10 – 24 era el marcador que reflejaba el cuarto, pero una falta en ataque de Hunter a minuto y medio del final nublaba el futuro más inmediato. La sangría continuaba con una estadística esclarecedora: 9 - 16 en pérdidas.

En esos momentos, Luka jugaba de 4, con Othello de 5, Rudy de 3, Jaycee de 2 y Llull de 1.

Alley hoop local, 85 - 84. Menos de un minuto, tiempo muerto. Randoph perdía el balón en ataque, cuando se llevaba ya medio minuto con 85 - 84. Lanzamiento errado de los de rojo a quince segundos y dos rebotes ofensivos en la jugada que podía decidir el partido. Tiempo muerto a 14 segundos del final.

Nueva falta del Madrid que no estaba en bonus cuando necesitaba estarlo. Doce segundos. Falta de Randolph y a la línea de tiros libres por fin Galata, pero elegían mal paciente. Dentro ambos. 87 - 84. Once segundos. Falta sobre Llull a nueve segundos. Fallaba el primer lanzamiento libre cuando más calentaba el sol. Fallaba el segundo a propósito, reboteaba Luka, que lanzaba un triple muy forzado y sin éxito. Así terminaba el apasionante choque. Lástima de remontada sin culminar. 87 - 84 final.

Efectivamente, esos dos rebotes ofensivos en el último ataque otomano habían sido vitales.

Luka celebró que oficialmente no es menor de edad con otra bestial demostración. 13 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias en 22 minutos lo dicen todo. Otro habitual entre los destacados, Tony Randolph, sumó 16 puntos, 2 rebotes, 2 robos y 1 tapón. Un Llull muy bien defendido, sumó 10 puntos, 3 rebotes y 4 asistencias. Rudy jugó buenos minutos, aportando 8 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias, 3 robos y su intensa defensa habitual. Ayón aportó 10 puntos, 3 rebotes, 1 asistencia, 1 robo y 1 tapón. Jaycee Don Carroll, 11 puntos, 8 Hunter y 3 rebotes, y 6 Draper.

Galata ganó su partido más llamativo, el partido del año con un público bullicioso. El Madrid no debería dar gran importancia a esta derrota ni fustigarse por haberse ahogado en la orilla, pero sí recuperarse ya, son dos derrotas en cinco días y llega otro duro rival, el sorprendente líder a cuya cancha hay que rendir visita: Iberostar Tenerife.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.