EUROLIGA BALONCESTO

Crónica Real Madrid C.F. 101 - Darussafaka Dogus Istanbul 83.

Randolph DarussafakaCon el Madrid casi un mes sin jugar en el WiZink Center, había mono de basket blanco. Ambiente festivo, noche de viernes y lleno. Felipe estaba presente para ofrecer la Copa, pero no se vestía de torero por el stress físico y emocional del trofeo disputado en Vitoria, la falta de sueño y el exceso de kilómetros por su recién estrenada segunda paternidad. Había que tener en cuenta que al Madrid le cuesta entrar después de ganar la Copa, siempre ha perdido el primer cuarto del partido posterior a ganar los trofeos, así ha ocurrido con las últimas 4 últimas conquistadas. Darussafaka era un rival más peligroso de lo que parecía, al disponer de muy buen lanzamiento exterior, poderío en el rebote y calidad. En esta jornada 23 de Euroleague, se jugaba entrar entre los ocho primeros, pero poner la pica en el WiZink es harto complicado. David Blatt es un zorro viejo y muy inteligente, a buen seguro lo intentaría, con un equipo potente creado a base de talonario, gracias a un presupuesto similar al de Madrid o Barcelona. Contaba con la baja por lesión del añorado Marcus Slaughter. El Madrid debería haber eliminado el desgaste mental y físico del torneo disputado el final de semana pasado.

La compañía de espectáculos de Laso se presentaba con un balance de 17 – 5 y 8 victorias consecutivas. El mejor equipo de Europa, sin duda.

El director de orquesta, Don Pablo, decía que el equipo estaba bien, no había nadie lesionado, aunque con molestias estaban todos por el fin de semana intenso, pero que habían intentado cambiar el chip, descansaron lunes entre celebración y celebración y martes, dejaron de verse las caras unas horas y avisaba de que este partido tenía mucha importancia. Se trataba de un equipo que compite muy bien y que había hecho grandes fichajes. Necesitaban recuperar sensaciones e intensidad. A Felipe se le podía dar una rotación por el desgaste físico y emocional. Wanamaker era una de las principales obsesiones del equipo. Un equipo muy compensado al estilo Blatt, con muchos cambios en defensa, Sería muy importante mantener la concentración, porque poco a poco se podían ir imponiendo, como ocurrió en el partido de ida.

Llull, Taylor, Maciulis, Randolph y Ayón formaban el cinco inicial, el que buscaría la novena y la clasificación matemática para los Play offs si superaba el basket average, recordemos que perdió en casa de David Blatt por trece puntos..

Balón ganado por Tony y primera posesión blanca. Asistencia de Llull para Jonas Maciulis, canasta bajo aro, y el mismo protagonista después. Llull para Maciulis que lanzaba un triple, se cometía falta sobre él y disponía de tres tiros libres. Lógico que trataran de detenerle, el lituano tiene el mejor porcentaje de Europa. Dentro los dos primeros. 4 – 0.

Randolph sumaba contra tabla, sacando fruto del bloqueo indirecto. 6 – 2. Draper entraba por Taylor a los dos minutos de partido, cargado ya con dos faltas. Llegaba a continuación el primer momento Llull, triplazo desde ocho metros con asistencia de Ayón cuando se agotaba la posesión, 9 - 4. El propio mexicano colocaría un estupendo gorro a los pocos segundos.

Pero no se despisten, que no había hecho más que comenzar el espectáculo. Llull se lanzaba al contraataque, se clavaba en la línea de triples, y el balón terminaba dentro de la cesta. 12 - 4. Y otro. Llull aprovechaba para armar el brazo desde detrás de la pantalla creada por Randolph, triple otra vez. 15 - 8. Y Llull de nuevo se hacía sitio y anotaba de nuevo de tres. 18 – 8. Increíble El increíble. 12 puntos, 4 de 4 en triples en menos de cinco minutos. No era tampoco tan extraño si tenemos en cuenta que se trata del quinto anotador de media en Euroliga, pero hay días en que....

Al quinto intento fallaba, pero reboteaba en ataque su propio lanzamiento. Hambre. 1 a 4 en rebotes ofensivos, 6 de 10 y 2 de 12 en tiros de campo.

El marcador se congelaría ahí varios minutos, pero Llull en un contraataque servía para Draper y rompía ese 18 – 8 desde casi la línea de tres. 20 - 8.

El balón, muy bien movido y el toque final se lo daba Rudy para Treymkins, dentro de tres en tres. 23 - 10. Robo y contraataque complicadísimo de Llull dentro. ¿También sabe anotar de dos? 25 - 10.

Trey se sumaba a la moda del gorrazo. Llull penetraba y por elevación anotaba. 27 - 12, 16 puntos del mahonés. De nuevo, Sergi se iba hacia el aro, o al menos eso parecía, se frenaba tras la línea de triples, dentro. 19 puntos en menos de un cuarto. Con 30 a 14 finalizaban los primeros diez minutos. 5 de 6 en triples había anotado El increíble 23. Todo Darussafaka Dogus Istanbul había encestado menos que Llull. Poca importancia tenía el 9 a 11 en rebotes.

Ya en el segundo cuarto, Darussafaka había anotado su primer triple, uno de sus puntos fuertes, pero es que el huracán Llull parecía haber atraído todos a sus manos. Asistencia de Rudy para Othello que destrozaba el aro y además le hacían personal. No se despisten, o creerán que están leyendo esto de nuevo más adelante. Hunter anotaba el adicional, 32 – 19.

Doncic, recién ingresado en cancha, dejaba una gran asistencia a Hunter, que de nuevo anotaba y recibía personal. Dentro el adicional. 36 – 19.

Con 36 – 25 Laso veía que la ventaja comenzaba a correr peligro y paraba el partido.

Thompkins sacaba falta bajo el aro y disponía de dos tiros libres. Fallaba ambos. En estos minutos se marchaban con un 6 - 11 de parcial sin Llull en cancha. Lo sentimos, pero es humano y necesita respiros de cuando en cuando.

Doncic dejaba el balón sobre el aro, fallaba, él mismo palmeaba, se salía el balón de nuevo, pero Othello lo hundía según se escapaba. Matazo. 38 - 28. Los 8 puntos del Madrid en ese cuarto eran de un protagonista inesperado: Othello, The hunter.

Luka dejaba para Rudy, triple limpio. 41 – 30. A continuación, falta sobre Randolph cuando se iba a comer el aro. Dentro ambos tiros libres. 42 - 32. El propio Tony fintaba, fade away y por elevación lanzaba, dentro. 45 - 32. Festival y el pabellón enfervorecido.

Ataque en el que el balón era muy bien movido tras rebote ofensivo de Randolph, Rudy servía para Jaycee, que convertía su primer triple. 48 - 32.

Triple de Rudy, 51 – 32. 9 de 14 el Madrid desde más allá de la línea de premio extra. Todo esto sin Llull en pista, aunque se incorporaba al festival, junto con Chapu.

Personal sobre Llull, mejor eso que encajar tres puntos. Tiros libres para él, dentro ambos. 53 - 34. 23 iguales en el cuarto con el 23 de blanco en pista ya.

Terminaba el segundo parcial con 53 – 37. Apabullante este Madrid, el de las 12 asistencias, 3 robos, juego coral y buena defensa, provocando un mal porcentaje turco en el lanzamiento.

Hunter decía que Llull es un killer, con una sonrisa de admiración o incredulidad, quién sabe... Como para llevarle la contraria…

Era de admirar lo de Llull sobre todo, pero también había que tener en cuenta a Randolph, y al resto del equipo porque mantuvieron el nivel anotador.

Blatt se quejaba del pobre juego de ataque de su equipo y la mala defensa en determinados momentos que habían permitido al Madrid marcharse.

Los juniors y los infantiles también tuvieron su momento de gloria, ofreciendo sus trofeos de Mini copa al dichoso y abarrotado pabellón. El Madrid de basket vive días de gloria y copas. Nada de vinos con menores presentes.

Laso decía que habían estado muy bien en defensa en el uno contra uno, el primer cuarto había marcado el partido por el momento.

Ya en la segunda parte, el Madrid daba pases y pases extras, pero Ayón servía para Randolph, que sumaba un nuevo triple. 56 - 37. Llull no bajaba de intensidad, penetraba y lanzaba por elevación ante un 2’12 como Zizic, tremendo. 58 – 37.

Cuarta personal de Ayón a los dos minutos, y Hunter dentro para protegerle. El Madrid estaba muy cargado de faltas.

Hunter entregaba el balón para Maciulis, triple. 61 – 40. Se invertían los papeles, y era Othello quien recibía de Llull, penetraba, machacaba y recibía personal. 10 puntos, tres mates con adicional. Este lo fallaba. 63 – 42. Les dije que se repetiría.

Maciulis asistía de nuevo, esta vez para Taylor, contra tabla a la media vuelta, dentro. 65 – 44.

De nuevo se repetían protagonistas. Llull dejaba para Hunter, que penetraba y anotaba con una bandeja. 67 – 46. 14 – 11 en el cuarto. Y otra vez el de Mahón asistía, esta vez para Maciulis, puerta atrás, dentro. 69 - 51. 60% a 38% en tiros de campo. Un espectáculo.

Sin embargo, en unos minutos de locos, Darussafaka a base triples, se acercaba. 69 - 60. Laso gritaba metido en plena cancha: “¡nos están metiendo triples solos!” El cuarto marchaba muy favorable a los turcos, y los últimos minutos con un 2 – 9 de parcial.

Los otomanos cometían personal sobre Randolph, que tenía derecho a lanzar tiros libres. Iban dentro ambos. 71 - 60. 18 - 23 marchaba el cuarto.

Carroll amagaba el triple pero desde lo más alto de su suspensión asistía a Hunter, que machacaba de nuevo. 73 – 60. Entre esa canasta y el doble tapón de Hunter y Randolph, se daba un puñetazo en la mesa y se levantaba al público, que no se sentó, porque asistimos a la jugada del partido, o una de ellas, al menos. Alley hoop tremendo tras robo de Rudy, de Lull para Randolph, 75 - 60. Sergio había tenido una primera parte de su participación en el partido más anotadora, para pasar a una más de juego colectivo, asistiendo.

Se había recuperado el marcador parcial, 22 – 23 en el cuarto, al final del cual Doncic lanzaba, sin éxito. 75 – 60. El Madrid había apretado en la recta final para dejar de nuevo el choque aparentemente cerrado.

19 asistencias llevaba el Madrid en tres cuartos, siendo el equipo que lidera la clasificación con algo más de 20 por partido. Tremendo. Diez minutos para aumentar la estadística.

Pocas pérdidas y muchas asistencias, equilibrio conseguido y deseable a todas luces por el Madrid.

Para iniciar el tramo final, Treymkins desde un lateral, colocaba el marcador en 78 - 60. 52% en triples llevaba el Madrid. Doncic servía para Carroll, intento de triple fallido porque cometían sobre él falta, tres tiros libres para él. Dentro todos. 81 – 61.

Doncic para Carroll, que lanzaba por elevación y el balón terminaba dentro. 83 - 66. De nuevo Luka para Ayón, que abría a Treymkins, dentro otra vez. 86 - 69. Y de nuevo Rudy para Trey, bandeja. 88 - 74. 4 asistencias llevaba ya Rudy.

Carroll servía para que esta vez Doncic fuera el que recibiera bajo tabla y dentro. 90 - 77. Los turcos se estaban metiendo en el partido a base de triples, o al menos estaban evitando salirse definitivamente. 15 – 17 ganaban el cuarto. Menos de cinco minutos quedaban para el final.

Ayón bajo aro abría para Treymkins, que de nuevo sumaba tres puntos. 93 - 79, 4 de 4 el norteamericano.

En un contraataque, antideportiva señalada a un Lull que desde el suelo aseguraba haber tocado balón. Y así parecía. Dos tiros libres anotados y posesión para los de verde. 93 - 83. Se metían en el partido en los estertores del mismo.

Doncic asistía para Ayón que bajo tabla dejaba el balón en la red. 95 - 83.

Llull bajo aro abría para Luka, que intentaba y convertía un triple. 98 - 83 a 41 segundos del final. El Madrid parecía haber sabido gobernar todo el partido a raíz de los réditos concedidos por ese tremendo primer cuarto. En este se marchaba empate a 23. De nuevo el número mágico.

Pero si hablamos de magia, un chico de Mahón no andará lejos. Llull perdía el balón mientras intentaba agotar la última posesión blanca, lo recuperaba casi al límite de los 24 segundos y lanzaba desde medio campo, junto al escudo del Real Madrid… ¡dentro! 101 - 83. Así se llegaba a un final increíblemente espectacular.

Como muestra de la gran labor de los blancos, 28 asistencias se habían repartido, tremendo. Después de un desgaste como el de Copa, que el equipo hubiera actuado así era para quitarse la gorra, blanca evidentemente. Basket average recuperado, por cierto.

Este plantel es insuperable, pero quizás nos estemos acostumbrando demasiado mal. En otras canchas hubieran vibrado más aún, o incluso podrían haber pedido que salieran de nuevo a cancha los artistas.

Llull decía, MVP del partido, que era importante salir con el cuchillo entre los dientes y aunque podría haber habido relajación, salieron duros desde el principio y no dieron margen a la sorpresa. Sobre los tiros imposibles convertidos, decía que se entrenan entre semana, que se buscan situaciones así, pero no son sencillos de anotar.

Laso apuntaba que ya estaban clasificados para Play offs a 7 jornadas del final, que el primer cuarto había marcado el ritmo del choque, que el equipo había desarrollado un trabajo muy bueno en defensa y ataque, moviendo muy bien el balón. Ellos habían encontrado triples abiertos, el Madrid se había relajado y habían tenido la capacidad mental para recuperarse y mantenerse al frente en el marcador. Hablaba de Llull como de un jugador que a veces entra en combustión, y cuando entra en esa situación es así, imparable. Habían encontrado huecos en su defensa, que como se preveía había ido cambiando mucho.

De rebote, el Madrid ayudaba a los otros dos equipos españoles, Barcelona y Baskonia al derrotar a un rival directo por obtener esa preciada plaza.

Rudy decía que desde el principio habían estado concentrados, que el partido había sido bueno desde la defensa, pero ellos se acercaron y el Madrid reaccionó definitivamente. Rudy hablaba de que estaba muy bien antes de la lesión y se mostraba contento por estar recuperando su mejor nivel. Era importante tenerlo para el tramo final de temporada. Sobre Llull se reía y decía “balones a Llull”, y que con esas canastas tan bestiales disfrutan ellos y disfruta la afición.

Darussafaka había ido de menos a más y el Madrid había aguantado el empujón, aumentando al final la ventaja, superando los cien puntos, nada fácil hoy en día. El Madrid está muy sólido, los fichajes se han acoplado de maravilla, Laso les aprieta las clavijas y tengamos en cuenta que lo normal sería que el equipo bajara su rendimiento para volver a subirlo al final de temporada.

D. Sergio Llull Meliá encabezaba la clasificación en las estadísticas, con 26 puntos (6 de 8 en triples), 2 rebotes, 8 asistencias, 2 robos y 31 de valoración. Othello aportó 14 puntos, 5 rebotes, 1 asistencia y 1 tapón. Randolph sumó 13 puntos, 5 rebotes y 1 tapón. Rudy, 6 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias, 3 robos y la intensidad defensiva acostumbrada. Jaycee añadió al grupo 8 puntos sin fallo (un lanzamiento de dos, tres tiros libres y un triple), 3 rebotes, 3 asistencias y 1 robo. Trey Thompkins y su muñeca letal, 14 puntos (4 de 6 en triples) y 2 rebotes. Luka sumó 5 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias, Maciulis 9 puntos y 1 rebote, y un extrañamente gris Ayón, 2 puntos, 2 rebotes y 4 asistencias. Taylor ayudó a frenar al peligroso Wanamaker.

Y bien… Vuelta a la rutina, feliz rutina. Galatasaray será nuestro próximo rival allá en Turquía. Antes, el domingo a las 18,30 visitará el WiZink Center un peligroso rival, Herbalife Gran Canaria, aunque viendo el nivel que están alcanzando nuestros héroes, lo lógico es que la victoria número 16 se vista de blanco. Lo que está casi confirmado cada vez que juega nuestro equipo es que nos vamos a divertir. No en vano, para eso fue creada la Compañía de espectáculos Laso & Cía.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.