EUROLIGA BALONCESTO

Crónica Brose Bamberg Basket 89 - Real Madrid C.F. 91

Gus BambergUn Madrid con el tono competitivo y el camino de la victoria recuperados en las últimas fechas, se presentaba en Nuremberg, para ser más concretos en el Nurnberger Arena, fuera del hogar de Brose Bamberg ocupado por otros menesteres, para someterse al juicio de los peleones teutones. La baja de Doncic obligaría a un sobreesfuerzo a Llull y Draper, y a Rudy y los demás componentes del juego exterior a ser más generosos aún. Como aliciente, si se ganaba y Olimpiakos no lo hacía, el Madrid se colocaría como líder de la competición. Quién lo diría, con los palos que les caen a algunos de estos jugadores y a su técnico… Deben estar locos estos madridistas.

Llull, Taylor, Maciulis, Felipe Reyes y Ayón, constituían el cinco inicial del Madrid. Felipe sería el que inauguraría el marcador del encuentro, el del Madrid y el individual con una personal cometida sobre él. Llull colocaría la segunda al anotar una bandeja y también el quinto punto de su equipo al anotar uno de los dos tiros libres de que disponía tras sufrir personal. 2 – 5. El tercero en anotar sería Gustavo Ayón con dos canastas consecutivas. Se convertiría, como suele ser habitual en unos de los pilares del equipo. 8 - 9.

A esas alturas, la actividad defensiva ya había colocado a Taylor con tres faltas y Rudy le sustituía, anotando inmediatamente de dos. 10 – 11. Los cuatro siguientes puntos blancos serían sendos lanzamientos libres convertidos por Sergio Llull y una canasta. 10 – 15, aunque también asistía, como en este caso a Ayón para que el de Nayarit convirtiera una bandeja en dos puntos. 13 – 17. Acto seguido Gus colocaría un tapón, recogía un rebote en ataque tras fallo de Trey Thompkins que había sustituido a Reyes y anotaba. 16 – 19.

Y a la sexta fue la vencida. Llull anotaba el triple que colocaba el marcador con 21 – 22 a un minuto del fin del primer cuarto. La jugada ofensiva del Madrid que cerraba esos diez minutos también terminaría con un triple convertido. Rudy era el afortunado en esta ocasión tras asistencia de Ayón. Con 21 – 25 sonaba la campana. Bien el Madrid en ataque y defensa, sin grandes alardes, pero apuntando a una anotación elevada, como le gusta a este equipo y a nosotros, claro. Ambos bloques habían repartido 4 asistencias y el Madrid ganaba en rebotes por 7 a 11. Gran actitud de los alemanes, pero Llull y Ayón sobre todo habían decidido, proporcionando una pequeña ventaja a los suyos.

Hunter entraba por un Ayón que había hecho un primer cuarto tremendo y Llull le aclaraba el panorama para dejarle a Othello un balón franco y que masacrara el aro. 23 - 27. Acto seguido, era Rudy el que asistía para Jaycee, que se lanzaba en una penetración y anotaba canasta. 25 - 29. Draper también se sumaba a la fiesta y anotaba de tres. 25 - 31.

Estaba siendo muy superior la aportación del banquillo blanco, con la ventaja de dar descanso a los titulares sin que apenas se sintiera la diferencia de rendimiento en el equipo..

A continuación, Draper asistía a Rudy, que anotaba de nuevo un triple, 28 - 34. Por desgracia, se produciría un arreón de los alemanes, con un parcial de 8 – 0, 36 – 34 en el marcador y tiempo muerto pedido por Laso para detener la tendencia. Los locales se habían sobrepuesto cerrando algo mejor el rebote y lanzando mejor de tres que el Madrid, 5 de 8 y 3 de 11 en triples.

Jaycee sumaría los dos puntos del empate a 36 con una nueva penetración con rectificado y canasta. Enseguida, en un contraataque llegaba una de las canastas de la jornada. Draper lanzaba un pase picado para Randolph, que había corrido como un guepardo y nos deleitaba con un matazo a una mano. 36 - 38.

De nuevo Draper asistía, esta vez para Jaythree, triple, y rápidamente robo en defensa, contraataque y Carroll que anotaba de nuevo penetrando. Como lo haría tras robo de Hunter y nueva entrada del de Wyoming. Y en la jugada posterior, con una asistencia de nuevo de Draper, triple de nuevo. Jaythree completamente en estado de ignición. 12 puntos en dos minutos, increíble. 18 iguales marchaba ese espectacular cuarto sin grandes diferencias en el marcador.

Otro robo, esta vez de Rudy, corría Draper, penetraba y anotaba la canasta además de disponer de tiro libre adicional. 41 - 51. Quedaban dos minutos y medio para el descanso, pero el Madrid ya no anotaría más. Con 47 – 51 se marcaría el final de esta primera mitad apasionante.

Los alemanes de Brose se había enganchado al partido al final del segundo cuarto, cuando hasta de diez se había ido el Madrid. 11 a 16 en rebotes, pocas pérdidas, 6 a 5, lo cual tiene mérito visto el desparpajo anotador exhibido por ambos equipos. Buen nivel defensivo, buenas precisiones en el pase y tiro por ambas partes.

Llull, Maciulis, Taylor, Reyes y Ayón repetían quinteto inicial y la primera jugada del tercer acto se saldaba con falta en ataque teutón y técnica. El partido tomaba unos minutos de juego desbocado pero sin acierto, hasta que Llull, quién si no, penetraba en la zona local y anotaba. 51 - 53.

De nuevo Llull se acercaba corriendo y botando al aro, paraba y lanzaba un perfecto tiro en suspensión, dentro. 51 - 56. Estábamos asistiendo a una versión muy completa del menorquín, muy centrado, muy anotador y pasador.

Ayón, otro de los grandes protagonistas blancos, anotaba con un semi gancho a la media vuelta. 56 - 58. Ahí se atascarían mínimamente los blancos y los de negro tomarían la delantera después de bastantes minutos, 59 - 58.

Pero el propio Gus restablecería el orden tras una penetración, canasta y personal cometida sobre él. Lástima que fallara en el adicional. 59 - 60. De nuevo Llull servía para Ayón, que otra vez sumaba penetrando. 61 - 62. Partidazo del mexicano.

Los dos puntos siguientes serían anotados por Felipe en tiros libres. 61 – 64 y de nuevo una entrada a canasta de Llull contra tabla, dificilísima. 62 - 66. Otra vez sería protagonista el mexicano al sumar dos más tras asistencia brutal de Rudy. 64 - 68.

La superior calidad del Madrid y en rebotes, 18 – 26, les permitían mandar en el marcador. Y la actividad defensiva en algunas fases, como la de Llull. Robo, contraataque y canasta. 64 - 70.

Durante esos minutos, el titán de Nayarit creció más que nunca y cada balón lanzado por sus compañeros sobre el aro y escupido, era redirigido en forma de palmeos orientados por Gus cual colocador de volley para que el equipo organizara un nuevo ataque. Colosal. Muy metido en el partido.

Con un ajustado 69 – 70 tras un nuevo arreón bávaro, se llegaba al final del tercer cuarto. El partido estaba aún muy vivo, el Madrid jugando bien, pero los alemanes se las estaban arreglando para continuar ahí, sin perder la estela de los aspirantes a líderes de la competición, encabezados por un colosal Llull con 19 puntos y un cuarto por jugarse. Además, se habían capturado ya 11 rebotes ofensivos, pero sin sacar excesivo provecho de ellos.

Otro de los destacados de la noche , Jaycee estrenaba el último cuarto tras penetración y canasta a aro pasado. 71 - 72. Ayón también asistía y servía para Treymkins, que lanzaba dentro de la cesta el balón desde más allá de la línea de tres. 73 - 75. El partido continuaba siendo bonito y movido, no apto para amarrateguis del basket.

Draper estaba jugando un partido bastante completo y servía (19 – 15 en este apartado) para Jaycee, que de nuevo anotaba un triple. 76 – 78 y restaban para el final cinco trepidantes minutos. También serían suyos los siguientes tantos, dos tras canasta y tiro libre adicional convertido por recibir personal. 80 – 81 y dos más al convertir un lanzamiento por elevación. 82 - 83. 24 puntazos para Carroll.

Llegaba la hora de la verdad y sabíamos que Brose es un equipo que suele perder los partidos con final ajustado. A ver cómo se desenvolvía en esta situación.

Fallaba un intento triple Trey, el rebote ofensivo importantísimo era para Rudy y se cometía falta sobre él. Llull, Jaycee y Fernández aparecían por todas partes, muy móviles. Rudy anotaba uno de los dos tiros.

Lo que parecía ser la sentencia, llegaba en forma de triplazo de Llull a un minuto del final. 82 - 87. 22 puntos hasta entonces, con 6 rebotes y 2 asistencias. Brose había fallado su lanzamiento previo y habían cometido dobles al capturar el rebote en ataque.

Se les ponía muy complicada la situación a los alemanes por la buena defensa del Madrid y los acertados cambios de balonmano de Laso. Además, en triples y tiros libres Brose se desangraba. Pero no habían dicho su última palabra. Matazo de Theis y Brose a 2 con 20 segundos por jugarse. Otro tiempo muerto más.

Para darle más emoción al epílogo, pérdida de Llull en ataque al dudar y pitarle dobles y cometía falta rápida. Tiros libres para Brose convertidos, 87 iguales, 17 segundos por jugarse y posesión blanca.

Los alemanes decidían hacer falta rápida pero elegían mal paciente. Llull anotaba los dos tiros libres limpios. 87 - 89. Los locales también sumaban dos puntos en su ataque y quedaba la última y postrera posesión en manos de uno de los grandes clutch players del baloncesto europeo. Penetración y canastón de Llull contra la parte más tabla por elevación. 89 – 91 y solamente un segundo para el final.

Los alemanes sacaban y lanzaban un triple desde su propio campo que tocaba aro, pero Llull sólo hay uno, y fue quien le dio la victoria del Madrid, la decimocuarta en esta Euroliga, segunda consecutiva fuera de casa y ganados los cinco últimos encuentros. Una derrota más de Brose en el límite.

Llull decía al final que cometió un par de errores en el tramo final (humilde… ¿y los aciertos, crack?) en un gran ambiente y ante un gran equipo y público.

El talentazo de Llull, los puntos de Jaycee y la labor colosal de Ayón… claves. 16 puntos, 8 rebotes (5 ofensivos), 4 asistencias y 2 tapones descerrajó Gustavo Alfonso Ayón Aguirre sobre la sien alemana. Llull aportó la sangre fría de los grandes en los instantes finales, 26 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias. Jaycee fue capital con sus 24 puntos (bendita familia, qué bueno que regresó) y 2 rebotes. Rudy 9 puntos, 5 rebotes y una actividad defensiva e intensidad contagiosas, Draper 5 puntos y 4 asistencias, y Felipe 4 puntos y 3 rebotes.

Sin tiempo para digerir esta importantísima victoria que coloca al Madrid líder de la Euroliga más difícil de la historia, hay que empezar a pensar ya en EA7 Emporio Armani Milan, que vestirá y visitará Madrid el próximo viernes. Luego llega un interminable fin de semana sin baloncesto en el que no imagino qué vamos a hacer. Seguro que D. Pablo lo tiene claro: trabajar para mejorar más aún este colosal equipo. ¿Se puede? Por supuesto aunque es difícil, pero él lo va a intentar porque siempre pide otro esfuerzo para superarse.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.