EUROLIGA BALONCESTO

El rincón de encestar. Zalgiris Kaunas 59 - Real Madrid C.F. 74

Gus ZalgirisOtra semana con sólo un partido de Euroliga para poder recuperar sensaciones, entrenar y viajar a Kaunas. Allá en la fría Lituania sin el embajador Jonas, de apellido Maciulis, baja por amigdalitis galopante. Una cancha siempre complicada, si bien el anfitrión al que hoy visitábamos no atraviesa su mejor momento, pero siempre compiten con arrojo y con el único fin de la extenuación rival. No nos cansaremos de repetir que ni en Liga Endesa ni en Euroliga hay rival pequeño, y si se compite en ambos torneos, calculen la acumulación de cansancio mental y físico, más los viajes.

 

 
El Zalgiris o Zalgirio Arena es de esas canchas poco amables, aunque ninguna lo es con el invasor realmente, donde el público lanza de todo menos piropos, si bien todo dentro de la legalidad y deportividad. Lituania es una de las cunas más nobles en este sano y bello deporte de la canasta que tanto nos alimenta esta campaña sin empacharnos nunca.
 
Llull, Doncic, Taylor, Reyes y Ayón formaban el quinteto inicial propuesto por Laso con la intención de continuar sometiendo con mano de hierro a los de verde, quienes han caído ante los blancos en los últimos dieciséis partidos en los que se han enfrentado en este siglo, salvo en uno. La excepción que confirma la racha de victorias.
 
El inicio del choque no parecía querer dar la razón a las estadísticas, frías, pues los locales tomaron la iniciativa con un triple, pero entre Gus y el capitán Reyes mantuvieron al Madrid cerca mientras entraban en situación el resto de milicianos, consiguiendo la primera ventaja, 4 – 6 y cuatro puntos del cordobés. En los minutos siguientes, fueron Gus y Luka los que consiguieron sostener al Madrid con el marcador favorable. El becario cedido por el Real, Augusto Lima, más motivado que nunca, lideraba una reacción local que llevaba a cerrar el primer cuarto con empate a 17 en el marcador. Inicio dominado por los lituanos que pasó a ser español para terminar en igualdad.
 
El segundo cuarto se iniciaba con el primero de los tres triples que anotaría sin fallo Jaycee Carroll, gran noticia puesto que el de Laramie anda algo tristón, y el equipo lo siente. Entre él y Othello, dispararon al Madrid con un parcial de 0 – 10 y se llegó al final del segundo cuarto y descanso con 33 – 41.
 
En el tercer cuarto los lituanos se dieron cuenta de que el encuentro se les marchaba y cerraron filas en torno a su aro, reduciendo la ventaja hispana hasta rozar la igualdad a mitad de este tercer parcial. A un par de minutos del final y después de muchos minutos marchando por detrás, los locales tomaban la delantera en el marcador, y sólo un Madrid con la presión defensiva más elevada pudo llegar a la recta final con el encuentro igualado a 53 puntos. Los de Jasikevicius habían ganado el parcial por 20 a 12.
 
El cuarto definitivo y último fue una estampida blanca por la llanura lituana, donde Treymkins descerrajó tres lanzamientos del mismo valor sin preguntarle a nadie, y Hunter masacrando el aro dieron una ventaja de once puntos que se antojaba definitiva. Jaycee martilleó el último clavo en el ataúd local con otro triple tras asistencia de Luka. Tres sin fallo, para una ventaja de 14 puntos que aumentarían al final a 15. Demasiado para Zalgiris y más si tienes enfrente a todo un nueve veces Campeón de Europa. Gran defensa y Treymkins anotando tres triples consecutivos en menos de tres minutos, dos minutos y veinte segundos para ser puntillosos, con asistencias de Luka, Rudy y Othello. Todo lo hace triplemente bien este chico, al que uno no sabe muy bien dónde ubicar, si tenemos en cuenta que tiene altura para ser cuatro, pero muñeca para ser tres. En fin, que 29 puntos anotados por el juego exterior y 45 por los pívots o juego interior. Lo siguiente fue un mate de Othello tras asistencia de Rudy, para rematar la minada moral lituana y dejarles más ojipláticos y boquiabiertos por la que les acababa de caer.
 
Los de verde no anotaron su primera canasta en juego hasta mitad de este cuarto. Dos tiros libres antes y otros dos después fue su bagaje en el tramo final, donde se cuecen las habichuelas.
 
Y repito porque me parece interesante. Tres de tres en triples para nuestro querido Jaycee, una gran noticia. Si su muñeca se engrasa definitivamente, este portaaviones tiene un arma mortífera, una más. Quizs sería mejor decir que recupera a una de sus armas más devastadoras.
 
59 - 74 al final (y qué final, con otro canastón estratostrésrico del señor de las mandarinas)... y no, no me he equivocado, al menos no en este dato: el Madrid dejó a su rival en 59 puntos. Que sí, que les congeló el marcador. Un marcador que estuvo controlado en todo momento por el Madrid, que apenas anduvo por detrás en el tanteador y siempre fue por escasas diferencias y contadas ocasiones. Sin excesiva brillantez, pero con solvencia se cumplió el objetivo.
 
Cinco triunfos en nueve salidas en una competición tan sumamente exigente como la Euroliga y mucho más este año, es un bagaje más que positivo. Y sí, es lo que lleva el Madrid hasta ahora tengámoslo en cuenta. Sólo Olimpiacos sigue ya la estela de los de Laso, ambos a un partido de CSKA. Si nosotros estamos mal, a ver cómo están los demás…
 
Una vez más, Ayón fue el más destacado (siempre es de lo mejorcito del bloque de D. Pablo), con 11 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias, 2 robos y 22 de valoración. Llull aportó 8 puntos, 3 rebotes, 8 asistencias y 14 de valoración. La misma que un acertado Hunter, que sumó 14 puntos y 6 rebotes. Jaycee sumó 11 puntos, (tres triples sin fallo), 1 rebote, 2 asistencias y 1 robo, 12 de valoración. Al igual que Doncic, que sumó 6 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias y 1 robo. Un Trey Thompkins decisivo en un momento clave para el desarrollo final del choque, sumó 12 puntos, con 4 de seis en triples, 3 rebotes, 1 robo (nueve puntos y ese robo en el minuto y medio inicial del último cuarto) y 2 asistencias para 9 de valoración. Felipe Reyes sumó 8 puntos 3 rebotes y 9 de valoración. Rudy sumó como siempre en defensa, capturó 5 rebotes y repartió 5 asistencias.
 
Ahora a reponerse del partido, del viaje y a preparar el duro choque que espera el domingo por la tarde ante todo un Valencia Basket, un gran equipo que a buen seguro no dejará pasar la oportunidad de intentar llevarse un prestigioso triunfo del WiZink Center. Allí estarán los blancos para evitarlo y continuar con la intacta inexpugnabilidad de la cancha.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.