EUROLIGA BALONCESTO

Anadolu Efes Estambul 78 – Real Madrid C-F. 80.

Luka EfesUn Madrid tocado en su moral por las dos últimas derrotas, una en Euroliga y otra en Liga Endesa, se presentaba en el Abdi Ipekci Arena en la 15 jornada de la competición europea. Una caída más hubiera sido peligrosa, por no vencer y por la dinámica de juego preocupante que venía mostrando el equipo en las últimas jornadas. Picos de forma, lesiones, estados anímicos, cansancio y demás variables pueden influir en estos tropiezos. El Madrid tenía dos victorias más que el equipo local, frente al que ganó la eliminatoria por 3 - 1 hace dos temporadas, en el glorioso camino hacia la Novena. Estilos parecidos y un equipo duro de verdad. Para hacernos temblar más las piernas, no jugaba Llull, que ya avisó en Sevilla de que sus rodillas no iban bien. Menos mal que la gripe iba pasando, y Taylor y Trey Thompkins entraban en la convocatoria, quedando fuera de ella Suárez y Sergio.

Avisaba D. Pablo antes del choque de que se enfrentaban a un equipo muy atlético, el que más sobresale en este aspecto en Europa, posiblemente, y el que más rebotes ofensivos recoge. La exuberancia física y la polivalencia de los jugadores turcos que pueden jugar en varias posiciones, convertía el duelo en más que peligroso.

El Madrid salía a cancha con Doncic, Carroll, Maciulis, Reyes y Ayón. El mexicano fallaba el primer intento de enceste, un gancho, y Reyes palmeaba la primera canasta del partido, 0 - 2. También anotaría la segunda con la primera asistencia de Doncic.

Reyes y Ayón muy sueltos cogiendo la posición, y Gus se apoyaba en tabla para anotar sus primeros dos puntos, 0 - 6. Un Maciulis solo, inauguraba el marcador de tres propio y del equipo, 4 - 9. La siguiente canasta era de Felipe, que recibía de Ayón y anotaba contra tabla. 9 - 11. Los locales iban despertando y después de perder el Madrid un balón al presionar sobre Doncic, que se quedaba sin bote en su propio campo, llegaba el primer tiempo muerto con tablas en el marcador.

Después de recibir las instrucciones de Perasovic y Laso, los jugadores volvían a la actividad, pero dos faltas en ataque consecutivas del Madrid, cometidas por Ayón y Rudy que había entrado a la batalla por Jaycee, permitían a los turcos marcharse de cuatro puntos, 15 - 11.

Rudy se resarcía asistiendo para Doncic, que anotaba su primer triple. 15 – 14, y de nuevo tres puntos, esta vez de Draper subían al marcador, con Rudy como pasador también nuevo. 18 - 17. Othello, el mencionado Draper y Randolph daban aire a los titulares, que habían comenzado muy activos.

Penetración de Maciulis que aún aguantaba en pista y anotaba un canastón, 21 - 19. De inmediato le señalaban técnica por protestar una personal que creía haber recibido. Se marchaba al banquillo y entraba Taylor por él, con lo que se completaba el relevo al cinco inicial.

Después de dos tiros fallados por el Madrid, llegaba la canasta tras el palmeo de Taylor. Qué capacidad de salto y qué timing… 22 - 21 y tiempo muerto para estudiar una última jugada que no acabó en canasta, y así se llegaba al fin del primer cuarto.

El Madrid, de las 9 canastas convertidas en juego, 8 habían venido de una asistencia, lo que hablaba bien de una gran movilidad del equipo en ataque. El balón corría de mano en mano.

La primera anotación blanca del segundo cuarto, era una asistencia de Draper en alley hoop para Hunter. 25 - 23. Se iniciaban entonces unos minutos de locura, con malas tomas de decisiones por ambos equipos, un correcalles sin fin, balones perdidos, recuperados... El circo de los horrores para los amantes del basket control.

Con 29 - 23, Laso paraba el partido. No quería que los turcos se escaparan bajo ningún concepto. El Madrid estaba atascado en ataque, si bien la defensa no era mala. Los de Perasovic eran ligeramente mejores en rebote, 11 - 9, pero habían perdido dos balones más, 8 a 6.

Draper servía para Rudy que penetraba, se paraba y lanzaba. 29 - 25. También Rudy anotaría a continuación, desde cuatro metros. 29 - 27. Este cuarto lo ganaba Efes por 7 – 6, había que mantener la intensidad atrás y mejorar en ataque.

Un Randolph muy gris penetraba y anotaba. 31 – 29 y en la jugada posterior un tiro libre de los dos de que dispuso. Hunter al poste, lanzaba contra al cristal y sumaba. 33 - 31.

Rudy continuaba repartiendo juego y lo hacía para Taylor, que anotaba otro triple para su colección de las últimas fechas. 36 – 35, y el balear anotaba dos tiros libres. 36 - 37. El Madrid de nuevo sacando el cuello por encima del agua.

Quedaban segundos y el equipo presentaba una muy buena defensa en la última posesión. Los turcos se comían el balón. Dos segundos y el Madrid intentó anotar pero no pudo ser. 36 – 37 era el resultado al descanso. El Real se había ido haciendo fuerte y podía mirar al segundo acto con cierto optimismo.

Pese a faltar Llull, el equipo estaba jugando bien, todos los jugadores aportando variables positivas. Dato a tener en cuenta cuando faltaba la piedra angular de esta temporada. Por la parte negativa, Ayón estaba ya con tres faltas. Laso pedía en esos momentos controlar el rebote y el contraataque rivales, aunque realmente no lo habían hecho mal hasta el momento. Nuestro coach siempre exige más. No hay mejor forma de crecer.

Se iniciaba la segunda parte con Doncic sirviendo para Ayón que anotaba a tabla. 36 - 39. El siguiente balón iba a Felipe, que lo perdía y cometía antideportiva. La posterior posesión se saldaba de igual forma: balón perdido del Madrid y falta de Ayón, que se tildaba también como antideportiva y además era la cuarta. Efes había subido el nivel de presión defensiva y los blancos lo estaban sufriendo, y de qué manera... Gus tenía que dejar la cancha camino del banquillo, entraba Hunter para intentar hacer la labor del mexicano lo mejor posible.

Y ya sabemos que si algo es susceptible de empeorar, a menudo ocurre. Técnica para Laso cuando el Madrid había cerrado el rebote en defensa después de un lanzamiento fallido y salía con la posesión, perdiéndola. E inmediatamente, técnica a Rudy, al que se acusaba de estar protestando con excesiva vehemencia desde el banquillo.

El Madrid corría el riesgo de irse del encuentro con estas incidencias, pero Doncic penetraba y anotaba a 6’37” para el final del cuarto y se sancionaba como falta una acción sobre Felipe, que anotaba los dos tiros libres, 46 - 43. Los dos dentro. El propio capitán colocaba un estupendo tapón a Granger y de nuevo penetraba Doncic para anotar dos más, 46 - 45.

La llegada de la cuarta personal de Ayón había trastocado los planes de Laso, que hacía saltar a cancha a un convaleciente Trey con 49 a 45. Veríamos en qué condiciones se encontraba. Y por lo visto bastante bien, pues a los pocos segundos de pisar el parquet turco, anotaba un triple limpio desde la esquina, 49 - 48. Inmediatamente llegaba otra canasta de tres, esta vez de Doncic que llegaba a la línea, veía espacio, lanzaba y anotaba con sangre fría. 49 - 51. Tiempo muerto de nuevo.

La igualdad en el marcador era una constante y el Madrid aguantaba los intentos de los turcos de romper el partido, colocándose incluso por delante. Los madridistas habían ganado el primer cuarto e iban ganando este tercero, destacando los 10 puntos, 4 asistencias y 3 rebotes de Doncic.

Un Luka que penetraba de nuevo para anotar después de que Maciulis anotara un triple desde la esquina. 54 – 56, y de nuevo Doncic asistiendo para otro triple más, de Treymkins esta vez. 58 - 59. La buena defensa del Madrid y la superioridad en las capturas, 16 – 19 en rebotes defensivos, le permitían continuar en la brecha.

Pero los otomanos se jugaban mucho también y apretaban el acelerador. Con 63 – 59, Laso pedía tiempo muerto, se le empezaba a escapar el ritmo del partido al Madrid, algo que había controlado con bastante eficacia y la concentración no era la misma. De hecho, un dato lo reflejaba: 8 - 11 en pérdidas.

El cuarto se cerraba con una asistencia de Draper para Hunter, que penetraba y anotaba, 63 – 61 y una última posesión agotada por Dontaye, que lanzaba y fallaba. Todo por jugarse en diez minutos con el Madrid dos puntos abajo. Ambas defensas estaba siendo buenas, agresivas, y los blancos con todas las opciones, aún agarrados al partido pese a que habían sufrido dos antideportivas y dos técnicas.

Un Hunter muy activo en rebotes defensivos y ofensivos, recibía falta al atacar en la primera posesión de la recta final del partido. Llevaba 6 puntos, 8 rebotes 5 robos Othello. Posteriormente era Taylor el que rectificaba en el aire y sufría una nueva falta. Anotaba los dos tiros libres y el encuentro quedaba igualado a 63 a 8 minutos y medio del final.

Rudy aparecía en esos instantes para sumar de tres en tres. Primero destrozaba al defensor y posteriormente recibía de Taylor para anotar el segundo triple seguido, 68 – 69. Pero cuando mejor estaba el balear, le señalaban una antideportiva muy rigurosa en defensa. Como datos, hasta ese momento había lanzado 25 tiros libres Efes y 8 el Madrid, ambos equipos con 8 robos, 57 a 58 en tiros de campo y 10 a 12 en balones pedidos. Un Madrid que se atascaba en ataque y Efes que subía la presión en defensa. 72 - 69. Pero Rudy quería tirar del carro, penetraba y anotaba, 72 - 71.

A falta de cinco minutos para el final, Laso decidió que era el momento de sacar a pista al Titán con sus cuatro faltas. Ayón anotaba a una mano, se revolvía y sumaba. 72 - 73. A esas alturas no podíamos saber obviamente, de la importancia que Gus iba a tener en la recta final del encuentro, además de lo que ya había sumado.

Los turcos no se daban por vencidos y anotaban con más soltura que el Madrid, pero los blancos no se venían abajo. Una nueva penetración de Luka culminaba en canastón. 75 - 75. También el joven esloveno sería protagonista en la siguiente acción. Rompía al defensor y clavaba un triple frontal. 75 - 78 y pedía tiempo muerto Perasovic a 1’52” del final. Había anotado 17 puntos Luka, además de haber repartido 8 asistencias y haber capturado 4 rebotes con 28 de valoración y sólo 1 pérdida. Tremendo.

Pero Luka no cesaba de producir. Asistía para Ayón que anotaba. Veníamos de un rebote en ataque en el que todos parecían buscar a Luka continuamente, el Madrid estaba atascado pero el talento imberbe tiene algo especial. 78 - 80.

Muy buena defensa de los de Laso, forzando el error, provocando un tiro forzado que no entraba, capturaba un rebote poderoso y capital Ayón y pitaban falta sobre Luka. Sacó Rudy sobre Jaycee, que recibió, pero resbaló y recibió la presión de dos jugadores, el balón salió rebotado y después de revisarse la jugada, se concedía la posesión a Efes con sólo 8 segundos por jugar.

Perasovic ordenó una jugada individual con penetración de Heurtel que recibía un limpio taponazo de Ayón. Decisivo Gustavo, que aguantó 5 minutos con 4 personales. Su premio y el de sus compañeros, el resultado final. 78 - 80.

Por fin llegaba la victoria en Turquía, sin Llull, pero apareció de nuevo Doncic, asistiendo, anotando y leyendo el juego, quedándose cerca del doble doble. Ninguno de los dos equipos dominó el partido, el juego. Se resolvió por matices, por saber competir, por tener más calidad, más espíritu competitivo. Como premio, romper la inercia negativa, la de las derrotas fuera de casa y las cosechadas en suelo turco.

Laso decía al final que más o menos se había controlado el partido, que esto es un deporte de equipo (evitaba destacar a alguien), que sabía que iba a ser muy duro, que la defensa en transición había sido muy buena ante el equipo más físico de Europa, que habían jugado inteligentemente, Luka había tirado del equipo y valoraba positivamente a Thompkins por su aportación importantísima y puntual.

Fantástico el carácter ganador de Doncic. El esloveno dejaba para las estadísticas 17 puntos, 5 rebotes, 9 asistencias y 31 de valoración en 23 minutos. Positiva también la aportación de Hunter, colosal sobre todo en defensa, con 6 puntos, 8 rebotes, 5 robos y 13 de valoración. Muy bien Rudy en ciertos momentos nublados en ataque del equipo con sus 14 puntos y 3 rebotes, además de lo que siempre produce en defensa. Y de nuevo destacar la labor fundamental de Ayón bajo tableros, 7 rebotes, 8 puntos y 1 asistencia. Thompkins con sus 6 puntos, Taylor con 7 y 2 rebotes, Felipe con 8 puntos y 3 rebotes, y 8 puntos de Maciulis también fueron importantes. Flojos Draper y sobre todo Randolph (3 puntos) y Jaycee que no anotó.

Se cierra el año con victoria que es lo que suele hacer este gran Real Madrid, ganar, pese a algunos tropiezos propios de un camino tan largo y complicado como lo es el de esta temporada. Aguarda ya el año que viene, el día 3 a las 19'30 h. un Baskonia que también está sufriendo los avatares de una dura campaña, pero cuenta a su favor con el factor cancha. Esperemos arrancar el año con la misma dinámica con la que lo terminamos. Que 2017 nos llene de alegrías y victorias blancas. Cuidado con las uvas, hay que tomarlas de una en una, como los tiros libres.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.