EUROLIGA BALONCESTO

Crónica Estrella Roja Belgrado 82 – Real Madrid C.F. 70.

Jeff Estrella RojaLlegábamos a un nuevo encuentro de Euroliga. Era en el antiguo Pionir, ahora llamado Aleksandar Nikolic Hall, con capacidad para 6.500 espectadores y sin que quedara hueco para ni uno más donde se iba a disputar este interesante choque. El Madrid posee un irresistible poder de seducción, de hecho se trata del visitante que más aforo atrae a las gradas que visita en Euroliga. Todos quieren ver al mejor. En esta ocasión, se enfrentaban el segundo mejor ataque de Euroliga, el del Madrid, contra una de las mejores defensas, a ver quién se llevaba el perro al agua, dejemos a los pobres gatos. El Madrid era mejor a priori en todo, pero había que demostrar tal superioridad, y eso se hace jugando a baloncesto. Y qué mejor sitio para hacerlo que en Belgrado, “la ciudad blanca”. 

Con el alta definitiva de Randolph y las bajas de Maciulis por molestias musculares, y de Rudy por su reciente paternidad, viajaba el nuevo gran valor de la cantera, Dino Radoncic.

Otro joven valor, aunque sobradamente consagrado ya, Luka Doncic, anotaba un triple descomunal para abrir el partido. Le acompañaban Llull, que ejercía de escolta Taylor, Felipe y Ayón en el cinco inicial. El sueco es lo más adecuado que tiene Laso para suplir a Maciulis y fue el mejor del equipo, no se froten los ojos. Jeff es un buen jugador, aunque hasta hace unas jornadas no lo había demostrado.

Bien, el equipo se descentró o es que no había llegado a centrarse, porque desde el triple inicial de Doncic, el parcial encajado era de 8 - 0. Dicho parcial lo rompía Jeff Taylor, que hacía alarde de muelles, se quedaba suspendido y anotaba, como haría a continuación, pero de tres en esta ocasión a pase de Luka, lanzaba y anotaba un triple desde la esquina. 8 - 8 mediado el cuarto. Sofocado el primer atisbo de rebelión serbio

Ayón se las tenía tiesas con el gigante local Ognjen Kuzmic, al que Taylor colocó un soberano gorrazo cuando ya había superado al mexicano. Por anotar no se le iba a olvidar defender al sueco.

Llegaba el primer tiempo muerto del partido con 10 - 8. Estaban muy enchufados los locales. El rival es de los que estimula, saca lo mejor de cada equipo, y los blanquirrojos volaban con una afición así de ruidosa, en un pabellón más reducido que el habitual, con menos de la mitad de aforo, pero el público es el mismo.

El Madrid sobrevivía sin brillar ni sufrir. Venían los jugadores del tercer partido en cinco días y había que dosificar, a ver qué estaba por venir, y vendrían curvas. Cerradas.

Se reanudaba el juego y Ayón abría el juego para Taylor, que colocaba en la cesta (no de melocotones) el balón, triple desde la otra esquina. 11 - 11. Muy bien movido el balón hasta encontrar al jugador mejor colocado. Felipe culminaría un contraataque, y empataba a 13 el partido, como haría Llull, pero a 15 desde la línea de tiros libres. De nuevo un robo de Felipe y contraataque que culminaba él mismo, 15 – 17, primera ventaja del Madrid desde el 0 - 3 inicial. No habría muchas más.

Trey y Othello entraban por Ayón y Reyes y así se iniciaba el movimiento de banquillo. Laso buscaba la solución a los problemas de equipo que comenzaban a vislumbrarse y mantener fresco al bloque.

Pese a todo, el equipo se aferraba al partido. Sumaba con una penetración en slalom de Llull que anotaba canasta, el 18 – 19, y al límite de los 20 minutos trataba de encestar a su manera sin conseguirlo. 20 - 19 y fin del primer cuarto.

El partido hasta ese momento estaba siendo muy movido con diferencias muy cortas. Ningún equipo había impuesto su ley por entonces. Taylor estaba muy bien, 7 de 11 llevaba en triples en los tres últimos partidos. Muy destacable su labor defensiva y además anotando. Había que mejorar en defensa o Estrella Roja daría muchos problemas pese a ser el segundo peor ataque de Europa, pero si no se le plantean problemas...

Hunter anotaba la primera canasta blanca del segundo parcial tras cazar un rebote ofensivo. 22 - 21. En la siguiente jugada, robaba Draper y sufría una falta antideportiva. Anotaba los dos tiros libres y además había posesión para su equipo que no llegaba a buen fin. De nuevo, robo de Draper en defensa que pasaba a Llull y El increíble volaba a anotar en bandeja. 22 - 25 y tiempo muerto local. El Madrid había subido la presión defensiva y comenzaba a correr.

Pese a llevar la delantera en el marcador, los rojiblancos estaban siendo mejores en rebotes y estaban muy igualados los porcentajes de ambos en tiro. La pequeña diferencia en el marcador estaba en las pérdidas de balón: 4 - 1.

La defensa morada no era del todo buena y permitía anotar a los rivales, que de continuar sumando con cierta soltura, podrían ir cogiendo confianza en sus lanzamientos exteriores, uno de sus puntos fuertes.

En el minuto 7, por fin llegaba el descanso para Sergio, se iba Llull al banquillo. Por culpa de un parcial de 7 – 0, pedía tiempo muerto Laso. 29 - 25. Nuestro coach se mostraba sumamente enfadado al comienzo del minuto.

La bronca no surtió efecto y el parcial aumentó a 10 - 0. Muy agresiva la defensa local, que estaba provocando pérdidas de balón y malas decisiones de los jugadores de morado.

Continuaba Laso dando aire a sus jugadores y buscando soluciones. Entraba Randolph, lo que significaba que no había lesión ya, pero quedaba por ver el estado del norteamericano después de estar algunos partidos out.

Se producía una nueva pérdida en ataque y Reyes cometía falta, señalada como antideportiva. El parcial engordaba hasta 13 - 0, 35 - 25. Todo el equipo local estaba sumando puntos, mientras sólo seis lo hacían por el Madrid. 8 puntos de Taylor, 6 de Llull, 4 de Felipe y poco más. Estaban muy activos los anfitriones, parecía que jugaran hombres contra niños.

El propio Taylor, llegaba en posición liberada a la esquina, desde donde lanzaba tras recibir de Llull un nuevo triple y otra vez lo convertía. 36 – 28 después de 4 minutos sin sumar puntos el Madrid. Llull sumaría dos más, pero el Madrid estaba manifiestamente atascado en ataque. El apagón era general, y ni con Jaycee, Llull y Randolph en pista se anotaba con fluidez.

Incluso los tiros libres se fallaban, los dos que lanzó Felipe al recibir una personal. Al errar el segundo, Radolph peleaba el rebote y le hacían falta. Tony fallaba uno. 39 - 31.

Por fin se estrenaba Carroll. Asistencia de Gus para Jaycee y bandeja, 41 - 33. El parcial era de 21 - 14 en este cuarto. En el primero tampoco se había pasado de los 20 puntos. Algo inaudito en el Madrid. Eso habla del estado del equipo, faltaba frescura de ideas.

Y veíamos, tenía que llegar, una jugada en la que era muy bien movido el balón. Para finalizarla, Ayón pasaba a Randolph que anotaba fácil. 43 - 35.

Robaba Taylor en defensa y lanzaba un triple Llull al final del cuarto. Lo fallaba, se capturaba el rebote ofensivo, el balón llegaba a Taylor, que lanzaba muy forzado, fallaba. Reboteaba y recibía personal Randolph, pero fuera de tiempo. 43 – 35 era el resultado al final de la primera mitad.

Tiempo para la reflexión, se avecinaba Lasina. Se comenzaban a ver ciertas similitudes con el partido ante Darussafaka. Decía Pablo Laso en esos minutos a los micrófonos que el Madrid tenía que ajustar como equipo, ser más duro en defensa sobre el equipo rival, porque cualquier jugador local les estaba haciendo daño. El porcentaje de tiros además había bajado. Actitud y acierto en el lanzamiento era lo mejorable, así como los balones perdidos. Estrella Roja estaba muy acertado anotando y no se conseguía cerrar el rebote. Había que jugar de forma un poquito más inteligente en ataque y el partido podría tener opciones de caer del lado madridista.

Bien, pues actitud y un extra en la atención por el rebote defensivo y ofensivo eran la receta para remontar y empezar a anotar con fluidez y mandar. Era la teoría, la práctica sería otro cantar.

Comenzaba la segunda parte con otro triple de Taylor. Era evidente que el Madrid había conseguido subir la intensidad y los locales no anotaban con tanta facilidad. Un simple espejismo, por desgracia. Con 45 – 40, Doncic se torcía el tobillo al resbalar. No podía segur, era ayudado a abandonar la cancha por un rival y recibía el aplauso deportivo de la afición serbia.

El último canto a la esperanza sería una entrada veloz de Llull, que conseguía un canastón contra tabla. 45 – 42 y todo por decidir. El cambio de actitud, con más ritmo, más movilidad y sensaciones mucho más positivas estaban dando la vuelta al partido. Pero el Madrid no estaría tan cerca más adelante. Quizás la lesión de Luka pesó en la cabeza de los compañeros, les descentró más aún… Quién sabe.

Taylor anotaba otro triple desde la esquina a pase de Llull, 50 – 45 y se pedía tiempo muerto en cancha. El Madrid ganaba por 7 - 10 este cuarto gracias, entre otros factores, a que Llull estaba muy activo. Taylor llevaba 5 triples para un total de 17 puntos. Importantísima su aportación.

Se cometía personal sobre Llull, que era premiado con dos tiros libres, anotaba los dos, y a continuación Ayón anotaba dos puntos más con rectificado y fade away incluidos, 55 – 49. El Madrid aguantaba pero no se acercaba lo suficiente. Los locales estaban rompiendo muy fácilmente la defensa de los visitantes en el uno contra uno. Una defensa muy blanda, posiblemente por la pesadez de piernas.

El Madrid había perdido los dos primeros cuartos y perdía este por uno, aunque no se rendía pese a que la diferencia local iba aumentando punto a punto ante la algarabía de la afición. Robaba Llull, la subía y pasaba a Randolph que anotaba fácil, 61 - 51.

Con 62 – 51 llegaba el fin del tercer cuarto. El Madrid estaba muy tocado, las sensaciones eran de todo menos buenas. 19 - 16 había perdido de nuevo el cuarto. El equipo, después de mejorar fugazmente, estaba de nuevo muy flojo en defensa. Como dato preocupante, desde el triple inicial de Doncic, sólo Taylor había anotado triples, cinco. El Madrid ganaba en porcentaje de tiros libres, en asistencias y en robos. En lo demás era inferior. ¿Cansancio psicológico, físico, ambos?

Comenzaba el cuarto de la verdad con zona 3 - 2, planteada por Laso, tumbada sin contemplaciones con un triple, que es como se rompen estas defensas y todas, en realidad. Menos 14 para empezar y de nuevo un balón perdido. Suerte que se cometió una falta antideportiva sobre Draper para cortar su contraataque. Anotaba los dos Dontaye y además se contaba con la posesión. 67 - 53. También serían suyos los dos siguientes puntos, un canastón. 67 - 55.

La mala noticia continuaba llegando desde 6’75. 0 de 3 Carroll y 0 de 6 Llull es algo inaudito. El deja vu de Darussafaka se iba haciendo realidad, salvo en que de nuevo llegaba un triple de Taylor, el sexto. 70 - 58. Otra mala nueva era que la defensa era muy débil. Cualquier jugador del Madrid era roto con la mirada. Los de Belgrado estaban ya jugando ataques largos, que era lo que les interesaba. Lo que no le interesaba al que iba por detrás en el marcador era recibir dos técnicas consecutivas, a Laso y Nocioni. Tiros libres y posesión. Si quedaba alguna posibilidad, se esfumaba aquí, posiblemente, si es que no lo había hecho ya anteriormente.

Si que desde lejos estaba negado, Carroll lanzaba por elevación y anotaba, 72 - 60. De lo poco que sumaba el Madrid, lo más fiable era Taylor, que anotaba dos tiros libres. 75 - 62. El Madrid continuaba nulo en lanzamientos de larga distancia, por lo que Jaycee soltaba de nuevo su tiro por elevación, que terminaba dentro. 80 - 65. A continuación, Taylor daba un pasito lateral y anotaba otro triple, frontal. 7 de 10 en triples. De nuevo anotaba Jaycee y final del encuentro con 82 – 70 en el marcador de un pabellón henchido de satisfacción. Preocupante la falta de ambición de los jugadores por maquillar el resultado, por vender cara su derrota. Quizás les faltara hasta el aire.

Llegaba la segunda caída consecutiva fuera de casa del Madrid, que presenta una tarjeta de cinco derrotas y nueve victorias, continúa en lo alto de la clasificación de una competición muy traicionera. Los rivales de Liga Endesa son duros y desgastan, los de Euroliga aún más en algunos casos y la falta de descanso más los viajes pesan. Sin Rudy ni Maciulis, más la sobrecarga de partidos y la lesión de Doncic en el transcurso del partido, se produjo la sobrecarga, la falta de frescura, y eso se vio reflejado en el juego. El tiro empieza por las piernas. De ahí que Taylor no acusara el cansancio, porque juega menos que los demás, sin olvidar que es un portento físico.

Mal día eligió el sueco para destacar, aunque de no ser por él, el roto hubiera sido más duro. Jeffery Taylor, con 25 puntos (1 de 1 en tiros de 2, 7 de 10 en tiros de tres y 2 de 2 en libres), además de 2 rebotes, 1 asistencia y un robo, con 27 de valoración, era lo más destacable del Madrid. Muy lejos Ayón por su poder reboteador, Llull con 12 puntos y 5 asistencias y Draper con 6 puntos y 2 robos. Algún detalle de Othello, la brega infinita de Felipe y algunos puntos de Jaycee, insuficientes. Muy alterados Randolph, queriendo ganar el partido él solo y Nocioni, y desacertado Thompkins. Con este panorama, es lógico salir derrotado de una cancha de baloncesto.

Increíble el dato: 0 de 5 y 0 de 6 en triples Jaycee y Llull, respectivamente. El triple inicial de Taylor y los siete de Doncic, los únicos anotados por un equipo especialista en ello. Un síntoma más de la soberana empanada que sufrió el equipo en su visita a la capital de Serbia.

Ahora llega el tan ansiado breve parón de Nochebuena y Navidad, que quizás sirva a los jugadores y al entrenador para olvidarse unas horas del baloncesto rodeados de sus seres más queridos, para regresar a la competición contra el modesto Real Betis Energía Plus. Será el martes 27 en Sevilla. Esperamos ver para entonces una versión del Madrid más parecida a la mostrada ante Río Natura Monbus o Brose Bamberg. Seamos cautos y comprensivos, son humanos, no máquinas, y este camino está tan lleno de piedras que cualquiera puede tropezar y caer. Por caer, hagamoslo en el tópico y típico deseo de estas fechas: Feliz Navidad.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.