EUROLIGA BALONCESTO

Crónica Real Madrid C.F. 95 - Brose Bamberg 72.

Luka BambergUna vez recuperada la potencia anotadora, la exuberancia ofensiva y el desmelene ante Río Natura Monbus Obradoiro el domingo pasado, el Madrid regresaba a Euroliga, la competición más complicada de conseguir, donde más hay que pelear, se notan más las carencias, donde más se exige a cada jugador y en cada una de las facetas del juego se te ven las costuras a la mínima.

Hablaba Pablo Laso antes de iniciarse el choque y afirmaba que era optimista con las bajas del equipo, salvo con Maciulis que se quedaba fuera, aunque esperaba poder recuperarle pronto, quizás para el jueves. Trey estaba ya en perfecto estado de revista, Hunter con el uniforme de combate y Randolph también, pero parecía que su concurso sólo llegaría de ser estrictamente necesario.

Llull, Doncic, Taylor, Felipe y Ayón era el cinco inicial, sorprendiendo la presencia en él del sueco, pero es que Pablo tenía un plan. El Madrid arrancó demoledor atrás y adelante. Un triple de Taylor, y dos canastas de dos puntos de Llull y Reyes, más otra de Ayón, colocaban el 9 – 0 en dos minutos y medio, que serían 11 - 0 con la penetración, rectificado y semigancho de Doncic. Los alemanes parecían asustados, eran literalmente sacados del partido sin saber cómo agarrarse a él.

El Madrid no sólo arrasaba en anotación, sino también en rebotes, llegando a triplicar a los bávaros en esta faceta ya bien avanzado el encuentro, aunque al final esta diferencia quedaría reducida a sólo un 40 - 25.

13 – 3, ya con los alemanes anotando, era lo que marcaba el luminoso después de dos tiros libres anotados por Felipe, que a la jugada siguiente cazaba un rebote ofensivo, otro más, volvía a abrir juego y vuelta a empezar. Capturar el balón en defensa te da la posibilidad de correr y evitar segundas opciones del rival. Cazarlos en ataque, evitar que el rival monte su ofensiva y una segunda opción de anotar.

Además de estar encestando con inusitada soltura, el Madrid estaba cerrando los rechaces y la defensa, con especial mención para la gran labor destructora de Taylor.

Llull asistía a Ayón, que penetraba y sacaba un tiro adicional que anotaba. 16 - 5, y el mexicano que parece haber dado con la medicina para curar su tirolibreítis de campañas pasadas. .

Reyes recibía a tres metros, se revolvía y lanzaba en suspensión, anotando el 18 – 5. Entonces entraba un Trey inédito en las últimas semanas por un fuerte golpe en la cadera por Felipe. Quedaban tres minutos para el fin del primer cuarto.

Ayón abría a continuación para Llull, que anotaba un triple, y otro a después a pase de Draper, que salía del interior de la zona, 24 – 9.

Llegaba el descanso para el guerrero. Taylor dejaba el parquet aplaudido por los ocho mil que acudieron al WiZink Center, después de haber anotado el triple inaugural desde la esquina, haber capturado tres rebotes y conseguir un robo. Rudy entraba en su lugar.

Acababa de incorporase al encuentro, pero desde el comienzo se le veía en su línea ascendente del inicio de temporada. Trey colocaba un taponazo. Ranwolf’s school rules. Con esa brillante acción defensiva culminaba un primer cuarto redondo de resultado esclarecedor: 24 – 9. Muy buena defensa del Madrid y fluidez en ataque, con 8 puntos de Llull como dato más destacable..

Ya enel segundo cuarto, Ayón se hacía sitio y anotaba e inmediatamente lo hacía Draper desde cinco metros, 28 – 13. En defensa, Rudy robaba y le hacían personal cuando se iba como un cohete, después de contar además con la gran actividad defensiva de Ayón y Taylor.

Entraba Hunter por Ayón, lo que significaba descanso para el mexicano y descartar las hipotéticas secuelas de la lesión del domingo en la anatomía de Othello..

Rudy anotaba un triple a pase de Draper y Hunter posteaba y anotaba un gancho, triple. 33 – 13. El Madrid había aumentado en cinco puntos más la diferencia en lo que iba de cuarto.

Trey se estrenaba en la anotación con su elegancia y clase habituales. Recibía, se giraba y lanzaba. Bailarín de claquet con muñeca de seda, pero sin botines, eso sí.

Hunter, acostumbrado últimamente a asistir a sus compañeros, abría el juego para Doncic, que encestaba un triple frontal. 38 – 16.

Si a la fluidez ofensiva se le añadía la superioridad en rebotes defensivos, 18 – 10 en rebotes defensivos, encontrábamos la explicación a tanta diferencia.

Por si los puntos no estaban llegando con suficiente frecuencia, se sumaba a la fiesta la ametralladora de Wyoming. Doncic asistía a Carroll, que salía del bloqueo como si yo aparezco en el salón de casa y lanzaba con su rapidez, elegancia y eficacia habituales. Tres más. 41 – 16.

En 18 minutos el Madrid ya había anotado más que en 35 en Estambul hace cinco días. Cuando la vaca está por dar leche, la da hasta por los cuernos.

Hunter continuaba engordando las estadísticas reboteadoras propias y del equipo, rebañaba un rebote ofensivo más y anotaba. 43 – 19, como Jaycee aumentaba la de asistencias. Una para Doncic, que anotaba un triple. 46 - 22.

Terminaba el segundo cuarto con un rebote defensivo, contraataque de Hunter botando cual base, que sufría personal y caída peligrosa al entrar a canasta, sin consecuencias. De los dos tiros libres, fallaba uno. Con 47 – 25 terminaba el segundo cuarto y primera mitad en la que habíamos disfrutado de un gran acierto ofensivo y un enorme compromiso defensivo del Madrid, con Doncic y Llull como máximos anotadores.

Luka decía en ese intermedio que no era un partido fácil, pero que con la buena defensa que estaban haciendo y cerrando el rebote, estaban en el buen camino. 8 puntos en 9 minutos y 10 de valoración para él eran datos más que positivos, aunque Taylor, era el mejor en +/-. Con él en pista, + 22 para el equipo.

Laso al descanso decía que la sensación que le transmitía su equipo era de solidez defensiva. Estaban controlando bien el rebote, aunque algún triple se podía haber defendido mejor. Se mostraba satisfecho por tener el ritmo ofensivo controlado y estar obteniendo buenas posiciones de tiro. Aún así, apostillaba que había que trabajar mucho aún para cerrar el partido. Así se expresaba Laso, un perfeccionista nato.

Los jugadores también lo son, y no bajaban el ritmo. Triple de Llull tras circulación precisa de la bola para desayunarnos el tercer cuarto y el Madrid doblando al rival, en el marcador y en las sensaciones. 50 – 25.

Y su alumno más aventajado, el niño maravilla, robaba, contraatacaba y servía para Llull, que le devolvía la bola y anotaba de dos. 52 – 25.

Taylor tampoco se relajaba. Reboteaba en ataque entre cuatro y recibía personal. Muy metido en el partido el sueco. Doncic seguía y seguía a lo suyo, penetraba soportando los hachazos alemanes, anotaba, recibía personal más tiro adicional encestado. 55 – 28. Otra jugada de tres llegaría rápidamente. Llull pasaba al centro para Taylor, que lanzaba confiado el triple y lo anotaba. 58 – 30.

El partido era un festival ofensivo local, al que El Increíble aportaba más espectáculo aún. Alley hoop para Ayón que machacaba a dos manos. El Madrid estaba gustandose en ataque y en defensa. Con 11 puntos y 6 asistencias llegaba Llull hasta este tiempo muerto pedido por los alemanes, que no sabían cómo salir del desfiladero.

Pero el Madrid continuaba a lo suyo. Su ritmo no decaía. Robaba Ayón, una de sus tantas especialidades, botaba en el contraataque y dejaba una bandeja. El mismo protagonista robaba de nuevo, se marchaba solo y machacaba a dos manos. El mejor ladrón del Madrid. 64 – 36. La caldera a presión y el anfitrión casi doblando al invitado. Eso no se hace.

+ 15, + 7 y + 6 eran las diferencias que había logrado el Madrid en los dos primeros cuartos y lo que se llevaba de este tercero..

Si la anotación era fluida, el rebote no dejaba de serlo tampoco. Hunter capturaba uno más en ataque, lanzaba y fallaba, otro a continuación de Trey que recibía falta y anotaba los dos libres. Los mismos protagonistas serían los actores principales de la posterior jugada. Rebote en ataque de nuevo de Hunter, que abría para Trey y desde más allá de la línea de triples anotaba el 69 – 38.

De postre para una exhibición tan descomunal y ya sobre la bocina que cerraba el parcial, lanzaba Llull contra el tablero y anotaba otro mandarinazo para su increíble colección. 72 - 40, con sólo 15 puntos alemanes en este cuarto y 25 del Madrid.

El último tramo se iniciaba con una técnica al banquillo alemán, lo que era igual a tiro libre de Jaycee anotado y posesión, que se saldaba con un triple, de nuevo de Carroll a pase de Hunter. 76 - 40. Otro triple llegaría enseguida, este vez de Trey 79 – 42, con los bávaros laminados sin compasión por los madridistas.

Hay que valorar el lujo que significa llegar al último cuarto sin que éste tenga ya relevancia, habida cuenta la cantidad de partidos jugados ya y los que quedan por jugarse, para nuestro bien y el agotamiento si no se hacen bien las cosas de los jugadores.

Con seis puntos consecutivos de los alemanes por ninguno del Madrid, parecía que el partido entraba en su declive, pero Laso pedía tiempo muerto. Ambición. El parcial 7 – 11 en este cuarto no gustaba a nuestro entrenador.

Una asistencia de Rudy a Hunter, y dos tiros libres de Draper dejaban el marcador en 83 – 59. El Madrid iba bajando la guardia, obviamente. Anotaba con menos fluidez y su defensa iba perdiendo intensidad. Luka asistía a Nocioni, que bajo canasta anotaba y a continuación era Chapu el que servía a Luka para que anotara un triple. 88 – 66.

Jaycee intentaba otro triple, el balón era escupido por el aro, pero Hunter cazaba el balón en el aire y lo destrozaba contra el aro. Palmeo brutal. 90 – 69.

En la posterior jugada sí anotaría Jaycee, pero de dos. Si el triple no entra, se lanza un tiro por elevación. Quien sí conseguiría el triple sería Thompkins. Doncic abría para Trey, que con su seguridad y elegancia innatas encestaba desde la esquina. 95 – 69. El triple alemán sobre la bocina a lo Llull, dejaba el marcador final en 95 – 72, lo que significaba la novena victoria del Madrid.

Doncic, máximo anotador del partido y mejor jugador sobre la cancha, decía al final que lo más importante es ganar, que el equipo ayuda siempre a conseguir estas cosas. Habían controlado muy bien el partido desde la defensa, cerrando el rebote y con el buen movimiento del balón.

Laso comentaba que el equipo había estado muy sólido desde el inicio, dominando el rebote, que había sido clave en el tercer cuarto, no caerse y aumentar la diferencia, para terminar pensando ambos entrenadores en el partido del jueves. Para terminar, hablaba de Doncic, un chaval que puede hacer grandes cosas, están encantados con él, muy contentos con su progresión y esperando que siga mejorando.

16 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias y 3 robos (25 de valoración) convirtieron a Luka en el mejor del partido. Ayón, con 13 puntos, 7 rebotes, 2 robos (19 de valoración), Llull con 14 puntos, 2 rebotes, 6 asistencias (18 de valoración), Hunter con 9 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias (15 de valoración), Thompkins, con 13 puntos, 3 rebotes, 1 tapón (12 de valoración), y Taylor, que fue una de las claves por su defensa y sus 6 puntos, 7 rebotes, 1 asistencia, 2 robos (10 de valoración), sobresalieron. Buenos minutos también de Felipe, Jaycee, Rudy, Draper y Nocioni. No fue necesaria la participación de Randolph.

Así se cerraba un gran partido del Real, un equipo que salió de vestuarios con una gran concentración, consciente de que continuaría la competición en menos de 48 horas, por lo que era necesario hacerlo todo bien desde el principio. Ni Laso posiblemente esperaría que el partido se rompiera tan pronto. De hecho así lo ratificó al final. Desde esa ruptura en el marcador, ese 11 - 0, todo habían sido problemas para los alemanes. El Madrid sale fortalecido después de la victoria holgada ante Obradoiro y Brose.

Ahora espera Estrella Roja en Belgrado, un equipo que juega muy bien en casa, con cerca de veinte mil bulliciosos espectadores que apretarán mucho. De allí intentará traerse una nueva victoria, la décima. La cancha es de las más ruidosas de Europa, pero si el nivel defensivo se mantiene y la inspiración en ataque permanece, los blancos tienen muchas papeletas para traerse un pasajero más de regreso: un nuevo triunfo que a buen seguro no será nada sencillo, pero con estos jugadores, todo es posible. No olvidemos que estamos ante la plantilla mas talentosa de la historia del basket europeo, según dijo alguien antes del partido de hoy. No seré yo quien le lleve la contraria.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.