EUROLIGA BALONCESTO

Crónica Real Madrid C.F. 89 - Unics Kazan 75.

Ayón UnicsBienvenidos a una nueva sesión de la compañía de espectáculos Laso Biurrún. Acomódense en sus asientos. Estén prestos a disfrutar de momentos impensables en los años anteriores a 2011 sobre una cancha de baloncesto con los hombres de blanco como protagonistas. Como contrincante e invitado al WiZink Center, veremos si no nos agua el show, el equipo ruso de Unics, los universitarios de Kazán, con sede en la localidad del mismo nombre y especialistas en dejar los partidos en vilo hasta el último instante. No hay rival sencillo en esta Euroliga.

Doncic, Llull, Maciulis, Reyes y Ayón, formaban el cinco inicial que rompía el hielo. Quedaban fuera del elenco Trey Thompkins, aún renqueante de su golpazo en la cadera y Álex Suárez. Jeffery Taylor sería un mero espectador, con asiento privilegiado, eso sí. Se estaban enfrentando el tercer mejor equipo reboteador ofensivo de Europa (Unics) contra el tercer mejor reboteador defensivo, el Madrid. De rebotes iba la cosa, y viendo cómo se desarrolló el segundo cuarto, imagino que Laso se llevaría el más grande.

El Madrid comenzó anotando con fluidez: Ayón, Llull, dos tiros libres de Felipe y ya estábamos 6 – 5 y el 9 - 7 que llegaba después de mover muy bien el balón todo el equipo hasta encontrar a Maciulis solo en una esquina, desde donde lanzó y convirtió un triple. Está últimamente muy fino el lituano en esta suerte.
Doncic asistía para Ayón, que anotaba a tabla el 11 - 9. Se producía un intercambio de canastas en estos inicios que en teoría favorecería al Madrid. Hasta ese punto, las defensas no podían con el talento rival, y a más talento...
Doncic recibía acto seguido un involuntario codazo en la barbilla por estar en todos los fregados como a él le gusta, al joven y bravo esloveno. Se tenía que marchar al banquillo dolorido, una constante en los últimos encuentros, encontronazos en su caso. Entra por él Rudy.
Ayón palmeaba un balón que se escapaba del aro tras penetración de Llull. Con ese toque, del mejicano ya sumaba 6 puntos, 13 su equipo y 10 los rusos, momento en que todo se paraba por un tiempo muerto. Pero Gus no solo anotaba, sino que reboteaba, robaba y asistía, como hizo a continuación para Rudy, que sumaba penetrando hasta el aro el 15 - 10.
Un Maciulis muy activo y acertado, con más minutos que a principio de temporada, robaba en defensa, se iba como un misil lituano y explotaba el balón contra el aro a dos manos, 17 - 10. Aunque Jonas destaca habitualmente en estas labores sordas, el equipo en bloque estaba realizando una buena defensa en esos últimos minutos. Destaquemos que había encajado el Madrid 15 puntos menos de media la última semana de lo que le venían anotando hasta entonces. Parece que el proyecto va alcanzando la velocidad de crucero.
El 19 – 10 lo anotaba Felipe y seguía haciendo historia al igualar a Diamantidis en el ránking de anotadores en Euroliga. Al inicio del tercer cuarto le superaría el eterno capitán. Otro eterno, este de los intangibles y de los puntos de cuando en cuando, Maciulis, sumaba dos más, 21 – 12 y pareciera que el choque empezaba a quedar encarrilado.
Comenzaba a continuación el habitual show de Anthony, el primer tapón y llevaba un minuto en pista. Acercarse a la zona cuando Ranwolf la ha convertido en su madriguera es un riesgo que sólo corren los más avezados rivales.
Un Maciulis últimamente con la muñeca muy bien engrasada, anotaba dos puntos más y disponía además de un adicional, 23 - 14. Para entonces, Laso empezaba a mover el banquillo y dar aire a los más importantes, una vez sacudida la mesa con el primer puñetazo.
Con 25 – 18 se daba fin al cuarto inicial después de una asistencia de Maciulis para Randolph que destrozaba el aro. El Madrid, muy suelto en ataque. Baste decir que esos siete puntos de diferencia habían sido nueve poco antes. La buena defensa y el hecho de dejar bien cerrados los rebotes en zona propia rendían réditos. Muy bien sobre todo Maciulis y Ayón.
Con la entrada de Jaycee, se alcanzaba otro hito, al igualar a Bullock como el extranjero con más partidos en el Real Madrid. Sin duda, este Madrid y sus jugadores han venido para romper barreras y no cesan en su empeño. El asesino silencioso haría mucho ruido más adelante, no estropeemos nada.
Este segundo cuarto apenas permitía movimientos en el marcador, el Madrid parecía confiado en la victoria habida cuenta su superioridad, pero los de verde no son de fiar. En Estambul no gana cualquiera, y ellos lo han hecho pocas fechas atrás. Un triple de Chapu era el pobre bagaje ofensivo blanco en tres minutos. Laso se daba cuenta de que su equipo había iniciado este segundo cuarto bastante espeso y pedía tiempo muerto para reordenar ideas y estimular la fantasía de sus hombres.
En los siguientes minutos, se alternaban las canastas, ampliándose la diferencia de los blancos ligeramente. Rudy desde el tiro libre, Hunter, Randolph, que machacaba y volvía a taponar contra el tablero esta vez… y tercera personal de un Ayón que parece empezar siempre muy bien para irse perdiendo en personales y disputas en cada partido. Gus no está contento con su rendimiento, puede ser… Menos mal que Hunter aporta ciertas cositas parecidas a las que suma el mexicano.
El caso es que los rusos no se iban del partido ni dejaban que el Madrid se marchara en el marcador, aunque su defensa no fuera nada del otro mundo, pero si algo habían traído bien grabado a hielo, era el peligro de Jaycee, que se iba al banquillo sin haber anotado ni un punto. El transcurrir del encuentro era similar al del día en que el Galatasaray visitaba el Barclaycard Center. Si el desenlace era triunfal como entonces, bien.
Se llegaba al final del segundo cuarto y descanso con un triple de Llull lanzado desde campo propio que entraba, pero no sirvió al estar fuera de tiempo claramente, aunque ahí queda su sonrisa de fenómeno que no deja de sorprendernos al ver la red taladrada desde tan lejos, lo que hace mucho dejó de ser una casualidad. 40 – 37 era el marcador en el intermedio.
Mejor había sido el Madrid en el primero cuarto, pero ligeramente superior Unics en el segundo, ganado por 15 a 20, aunque ambos bastante grises en esos minutos. Mal segundo cuarto, con solamente 15 puntos anotados, algo inaudito en lo que llevamos de temporada para este Madrid tan productivo.
Maciulis era el máximo anotador de su equipo en la primera parte, y decía al descanso que en el segundo cuarto Unics había defendido muy bien y ellos habían estado atascados, demasiado precipitados en ataque.
Para iniciarse la segunda mitad, entraba Hunter por Ayón. Recordemos que el mexicano tenía a esas alturas tres faltas y bien hacía su entrenador en reservarle para momentos complicados, que los habría..
Felipe inauguraba el marcador blanco para colocar el 42 – 39 en el marcador y Luka tenía el día tristón, sin aportar puntos ni fantasía, aunque sí esfuerzo en defensa y rebotes, siempre dejando muestras de su bravura.
Si el panorama pintaba regular en el segundo cuarto, en este tercero empeoraba. Unics se ponía por delante, 42 - 43. Tres pírricos puntos del Madrid en casi cinco minutos eran el resultado de estar por detrás en el marcador. Enseguida verían el peligro los de Laso, que con dos puntos de Rudy, un triple de Felipe (2.501 puntos en Euroliga en ese momento) y otro de Rudy, volvían a mandar por 50 a 45.
Hunter parecía querer sumarse a la fiesta taponadora y colocaba un soberano gorro, para a continuación capturar un rebote en ataque y anotar. Inmediatamente, alley hoop servido por Llull para que Othello reventara la circunferencia naranja, y a continuación palmeaba un balón que se salía, dejado sobre el aro en una penetración de Llull. 10 puntos llevaba el Hércules de ébano, 6 de ellos consecutivos, para alcanzar un tanteador de 60 - 53.
A Felipe no se le veía tanto, pero continuaba a lo suyo, reboteando entre cuatro y subiendo el balón sin sitio, bloqueando y sumando también desde el tiro libre. 11 puntos en ese instante.
Con un inquietante 62 – 55 se llegaba al final del tercer cuarto. Los rusos no dejaban de tener opciones sin alejarse en el marcador, aunque el Madrid presentaba mejor actitud que en el segundo, mejor defensa. Hasta ese momento, 7 balones perdidos por los blancos, y 10 por los rusos. Una de las claves de la diferencia local, que aunque escasa, servía.
Si Hunter había sido el salvador, el que había anotado los últimos puntos para su equipo, llegaba el momento de un especialista, Jaycee. Primero recibía de Llull, se le caía el balón pero lo levantaba y anotaba de dos, pero había mucho pescado por vender aún. Caviar puro si hablamos del Madrid. Otro tapón de Randolph, 4 llevaba el equipo ya, adornaba un comienzo de recta final prometedor. De nuevo Llull para Jaycee, que salía de bloqueo y anotaba ese triple tan difícil pero que él hace tan sencillo y al que nos tiene tan mal acostumbrados, significaba la aparición de algo de claridad por fin.
Inmediatamente, Rudy estaba a punto de perder el balón, pero lo empujaba in extremis para Jaycee, que anotaba de nuevo de tres con un defensor sobre él. Increíble... Pero el show de Jaycee no terminaba ahí. Lanzaba por elevación, mientras le golpeaban por detrás y era premiado con un tiro libre adicional. Tres jugadas de tres puntos consecutivas del mormón, alejaban al Madrid hasta el 71 - 59.
Parecía que el trabajo estaba hecho, pero los rocosos rusos plantaron un parcial de siete a cero que volvió a meterles en el partido. Tiempo muerto y a recuperar sensaciones de minutos pasados.
Dos triples de Llull, fruto de buenas circulaciones de balón por parte del equipo, colocaban el 79 – 70. Los cinco triples anotados en este cuarto, sumaban tantos como en los tres anteriores. Rudy anotaba otro, Llull sumaba dos más en una preciosa penetración con rectificado final y otro tapón de Randolph encendía al público. El cuarto en su cuenta.
Felipe, quién si no, percutía desde la línea de tiros libres, dejaba el luminoso en 86 – 73 y el partido cerrado casi definitivamente a minuto y medio del final. Marcador que apenas se movería ya, para mostrar un definitivo 89 – 75.
El Madrid había anotado 27 puntos este tercer cuarto, el mejor de los cuatro. No obstante, aunque nos quede el regusto dulce de esa mejora ofensiva final, el partido fue extraño como poner el árbol de Navidad en agosto. Los rusos hicieron un partido más pensando en contrarrestar las virtudes del lujoso rival, siendo más destructivos que construyendo, y dejando al Madrid seco durante muchos minutos, aunque al final, lo sabemos desde pequeños, ganan los buenos: se destapó el equipo local.
Jaycee decía al final del choque que el partido fue muy duro, que hubo que luchar mucho para anotar, defender… que Unics es buen equipo y habían venido a pelear hasta el final. El de Wisconsin se mostraba contento con el resultado. Un escolta de lujo para un Madrid de primer nivel, que dejaba hoy 11 puntos.
Laso , que con el de hoy cumplía 101 partidos ganados en Euroliga, sólo superado por el mítico Lolo con 146, decía que Unics tiene un estilo de juego difícil, que no te dejan correr, ni tener rimo y se meten en el partido en cuanto te descuidas, como ocurrió en el tercer cuarto. Moviendo bien el balón, el Madrid se pudo ir ligeramente en el marcador. Muy buen trabajo defensivo, destacaba, sobre Langford y el equipo ayudándose, victoria de bloque. Ponderaba Pablo la labor de Felipe, que había dado muchísima solidez, aportó muchísimo y había sido muy importante para sumar la victoria, con sus 24 de valoración, 16 puntos y 7 rebotes en 18 minutos. Buen trabajo y buena victoria.
El citado Reyes era el más valorado y máximo anotador. Felipe fue bien secundado por Randolph con 15 de valoración, 8 puntos, 4 rebotes y 4 tapones, Rudy sumaba 12 puntos, 7 rebotes y 14 de valoración, Maciulis 9 puntos, 3 rebotes, 2 robos y 12 de valoración, aunque puede que los que más brillaran para el espectador fueran Jaycee y sus puntos, 11, Llull y los suyos, 14 más 7 asistencias, y 10 puntos para Hunter con 1 rebote y 1 tapón.
Partido sin alardes salvo la genialidad de algún artista de los muchos que adornan esta soberana plantilla. Se buscaba continuar con la senda del triunfo, sabiendo que los rusos son de las cenicientas de la clasificación, pero que sus derrotas son cortas, que no dejan de pelear ni permiten alegrías. Así fue, se consiguió un triunfo más para continuar arriba con 7 victorias y dos derrotas, sólo por detrás de otros rusos, CSKA. Claro, que esos y los que visitaron hoy Madrid, se parecen poco. Para el día de Reyes les tendremos por aquí, qué mejor regalo para entonces. Vayan escribiendo sus cartas. Este Madrid es de ensueño, y los sueños a veces se hacen realidad.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.