EUROLIGA BALONCESTO

FUIMOS UN EQUIPO Y POR CUARTO AÑO ENTRE LOS 8 MEJORES DE EUROPA.

Comienzo esta crónica en primer lugar felicitando a nuestro Real Madrid, da gusto este equipo con sus jugadores y cuadro técnico, nunca entendía que se dudara de este y que muchos de esos que se consideran seguidores no creyeran en ellos (no lo digo yo) y así lo demostraban con sus palabras en redes sociales o artículos blogueros (primeramente veían imposible entrar en el top 16, después que ganar la copa era una quimera. Luego que estábamos virtualmente eliminados del top 16. y ahora ya empiezan a decir que es imposible eliminar al Fenerbache) por tanto y por todo ello mi mas sentido pésame para ellos, pero muy a su pesar por cuarto año consecutivo estamos entre los ocho mejores equipos de Europa, después me gustaría comentar el favoritismo que nos da la ACB, por ejemplo el Barsa también clasificado para cuartos, jugara su partido de liga domestica mañana sábado, nosotros el domingo a las 18:15. (JUGAMOS EL MARTES AMBOS

Y ya por último reconocer la dificultad que entraña la eliminatoria contra el Fenerbache y con el factor pista en contra, pero es lo que tiene cuando acumulas un sinfín de lesiones, compites en el grupo mas igualado de la historia de la euroliga, te castigan reiteradamente los arbitrajes, y algún rival que otro tiene suerte, mucha, en algunos instantes finales de partido. Tiempo habrá este fin de semana para analizar la eliminatoria, pero ahora si, voy con mi crónica del partido ayer.

El Real Madrid tuvo que tirar de orgullo, de acierto en el triple en el primer cuarto y de defensa en los últimos veinte minutos para derrotar por 83-70 a un combativo Khimki y clasificarse para los cuartos de final de la Euroligade baloncesto.

Sabedor de que con la victoria del Barcelona el Real Madrid volvía a depender de sí mismo para clasificarse para los cuartos de final, el equipo salió dispuesto a luchar por su destino desde el primer momento. El ambiente en las gradas también ayudó a que un ritmo trepidante se instalara en el partido y más después de que SergioLlull clavara dos triples consecutivos que dieron las primeras ventajas del partido.

Esa fue la clave del primer cuarto, el acierto en el triple. El Madrid consiguió 8 de 10 en los primeros diez minutos, mientras que el Khimkise quedó en 1 de 4. Con las defensas claramente superadas por los ataques, el Madrid comenzó a evidenciar que tenía un problema con Tyrese Rice al que no había manera de frenar. Claro que no menos grave fue el problema que el equipo ruso encontró en Felipe Reyes. El capitán dominó bajo los tableros y también anotó dos triples consecutivos, el segundo con tiro adicional. Con tan desenfrenado ritmo el marcador final del primer cuarto llegó hasta un 33-28.

La salida en tromba del Real Madrid, que pareció querer jugar con algo más de defensa, le dio la máxima ventaja hasta esos momentos, 39-28 (min.12). Once puntos, que rápidamente se perdieron porque Rice siguió siendo una pesadilla y se sumó al festival de triples con 3 de 4 en este periodo. Jaycee Carroll (2 de 4 triples) en el segundo cuarto y 12 puntos, fue el encargado de sostener al Real Madrid en el marcador, Aparte de ayudado por todo el equipo cabe mencionar en estos minutos la sensacional aportación de Wyly Hernangomez y por ello al final se alcanzarón  los vestuarios con un marcador de 54-49,  y el partido en franquia aún con la estelar actuación de Rice en este cuarto, se pudo empatar el segundo cuarto en un parcial de 21-21.

En la salida del tercer cuarto, el Madrid pareció apostar por un juego más controlado y con un 5-0 en los primeros 3 minutos, 59-49 (min.23) volvió a la decena de puntos de ventaja, ante un Khimki que pareció dar los primeros síntomas de fatiga. Que quiza fuerón producidos por las instrucciones que Pablo dio a los suyos en el descanso, sobre todo en la faceta defensiva y en como parar a Rice.

El trabajo defensivo del Madrid comenzó a dar sus frutos, pero al final, el Khimki arregló mínimamente el cuarto y que dejó al Real Madrid con un 66-58 y buenas opciones para conseguir el pase a los cuartos de final.

Carroll, autor del 5-0 en los dos primeros minutos del último periodo, 71-58, personificó el orgullo del campeón para demostrar su deseo de seguir en la competición. A falta de poco más de cinco minutos para el final, otro triple de Carroll elevó la renta a 78-64 y poco más tarde fue Sergio Rodríguez, el Chacho, el que se sumó la fiesta para poner un 81-66 en el marcador que prácticamente sentenció el partido y el pase a las eliminatorias. El campeón tiró ahora de experiencia para no dejar escapar a la victoría.

Real Madrid (33+21+12+17): Rudy (8), Maciulis (3), Reyes (18), Ayón (4), y Llull (11) -equipo inicial-, Rodríguez (10), Taylor, Nocioni (2), Carroll (23), Hernangómez (4) y Rivers.

Khimki Moscú (28+21+9+12): Rice (24), Shved (6), Dragic (5), Augustine (11) y Monia (2)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.