EUROLIGA BALONCESTO

Mi previa Final Four2017 Estambul.

Laso y LlullNos encontramos en los días previos a una nueva edición de esa montaña rusa adrenalínica que es siempre una final a cuatro. Este formato, con sus defensores y detractores, no deja de ser un evento apasionante, el más importante en el mundo de clubes, y que tan buen sabor de boca deja a los vencedores, no tanto a los vencidos, obviamente.

 

Nuestro Real Madrid en los últimos años ha estado presente con asiduidad, si bien el culmen llegó en estas fechas pero de hace dos años, cuando nuestro equipo demostró su supremacía en Europa, venciendo en la capital de este nuestro reino, y levantando la Novena. Esa fue la temporada perfecta, la “perfect season” que llaman los del país que vio nacer al inventor de este sagrado deporte, de una cesta de melocotones al aro retráctil. De la pared de un polideportivo a un tablero de metacrilato. De James Naismith a Pablo Laso.

 

La temporada pasada no alcanzamos esta final a cuatro porque el equipo no encontró las condiciones ideales durante gran parte de la campaña para encontrar su nivel, su ritmo. Un verano duro de campeonatos impidió a tres cuartas partes de la plantilla descansar, lo que unido a la celebración de la Copa intercontinental en fechas y formas descabelladas, terminó de rematar a un bloque que gracias a las manos sabias de Don Pablo y su fantástico equipo de colaboradores, cazó la Copa del Rey, la Liga ACB en un momento culmen de forma física y mental del bloque, y uno de los trofeos más queridos por Laso, ese hombre menudo, entrañable que nos devolvió al status del que nunca debimos caer, y donde Ferrándiz o Lolo nos colocaron en otras eras: el reconocimiento del madridismo cuando los turcos de amarillo y negro nos eliminaron por 3 a 0 en una serie dura, en la que se mostraron netamente superiores en lo físico. Nuestro equipo estaba fundido, ni el espíritu irreductible de cada jugador pudo lograr la gesta. Aquella derrota endulzada por el cariño del entonces Barclaycard Center sirvió como punto de partida para un cambio de tercio triunfal.

 

Desde entonces el Madrid se ha subido a lo más alto, verano mediante, de la palestra nacional y europea. Ha logrado con solvencia terminar como primero la regular Season en la primera Euroliga del todos contra todos, algo muy de alabar, cuando hay gigantes como los que se van a medir contra nuestros chicos en unos días, además de otros venidos a menos, el F.C. Barcelona o el siempre temible Saski Baskonia. Hasta el imbatible aparentemente CSKA tuvo que claudicar ante el empuje de Llull, Doncic, Randolph, Ayón, Felipe y resto del plantel galáctico de que disponemos, con Don Pablo a la cabeza. El autor, con  la inestimable colaboración y apoyo de Herreros, Sánchez y Angulo desde el horno. Don Pablo, el autor de este Madrid de ensueño que juega bonito, el que ha conseguido, ahí es nada, 1 Intercontinental, 1 Euroliga, 3 Ligas Endesa, 5 Copas, las últimas 4 de forma consecutiva (tremendo), y 3 Supercopas de España consecutivas. En Liga Endesa, más de lo mismo, pero entre unos y otros logros, levantamos la Copa al encontrarnos en un pico de forma planificado por el staff técnico y Juan Trapero a la cabeza.

 

Por supuesto, hemos sufrido derrotas porque ni nosotros ni ningún equipo en la historia del deporte ni del baloncesto, somos invencibles, pero la inmensa mayoría de ellas carecían de importancia. No en vano estamos en lo más alto en las dos competiciones en liza y ya hemos conquistado la única de campanillas que se jugó. Hay posibilidades, altas diría yo, de levantar las tres grandes copas. No será fácil el reto que la capital otomana nos plantea.

 

Por quinta vez en siete años tenemos ante nosotros la posibilidad de traernos el trofeo más preciado. Pero un Fenerbahce enrabietado por Obradovic y amparado por la ruidosa afición local, será el punto de partida para escalar esta complicada dificultad. En la final, tengo fe en que estaremos allí, nos esperarán Olympiakos o CSKA, y aunque todos vemos como claros favoritos a Teodosic, De Colo y los suyos, esto es deporte y que nadie descarte una sorpresa con Spanoulis encabezandola.

 

Pero quizás la sorpresa sería aún mayor si el domingo no estuviera el rey de reyes en la finalísima, si Chapu Nocioni no estuviera en una de sus últimas grandes guerras por haber capitulado antes, si Laso no engrosara su ya de por sí extenso palmarés, si Llull no maravillara al mundo baloncestístico con sus barbaridades, si Randolph no sacara a pasear su muñeca zurda de seda, sus brazos interminables para coronar con chapas, boinas y demás prendas accesorias al atacante de turno, si Jaycee, nuestro Jaycee no masacrara el aro rival con todo su amor…

 

No puede haber una final de Euroliga sin el rey de reyes, aunque ya las hubo, pero cuando una final no la juega el Madrid es menos final, como una película que termina sin beso a la chica y un fundido al negro con un emocionado “The end”.

Crónica Darussafaka Dogus Istanbul 78 – Real Madrid C.F. 89 (4º partido Play off)

Randolph DarussafakaUna vez recuperada la ventaja de campo el martes pasado en un completo partido, los blancos querían cerrar la serie para regresar a Madrid con los deberes hechos y la satisfacción de haber llegado donde todos les vemos desde hace tiempo: entre los cuatro mejores de Europa. Y más aún, disputando el trono continental con CSKA, si bien en el final de la temporada regular ya quedó claro que Laso y su tropa están un peldaño por encima del resto, solo tosidos por los moscovitas. Los de Blatt nunca se dan por vencidos. Que se lo digan a Ayón, Carroll y Doncic, que después de exhibirse ante el público local, vieron cómo la ventaja que rozaba la veintena se quedaba en un pellizco a falta de pocos minutos. Finalmente se pudo cerrar la victoria, pero es que Darussafaka es así, y bien podría servir ese arreón postrero de hace cuarenta y ocho horas para recordarles a los de blanco cómo se las gasta ese equipo. Controlar a Wanamaker como se hizo el otro día, el espíritu coral en ese aspecto, y cerrar el rebote, además de mantener el acierto ofensivo, se antojaban como algunas de las claves para traerse otra victoria. Y continuar con un dato tan espectacular como las ocho pérdidas por partido, nada más. Ocasión, en fin, de meterse por quinta vez (tres de ellas con Don Pablo Laso Biurrún a los mandos de la nave) en los últimos 7 años para la FF.

Leer más: Crónica Darussafaka Dogus Istanbul 78 – Real Madrid C.F. 89 (4º partido Play off)

Crónica Real Madrid C.F. 80 - Darussafaka Dogus 84.

GusEl Madrid buscaba el segundo triunfo ante un rival correoso, cuajado de buenos jugadores y un entrenador, Blatt, con anillo NBA incluido, ya vimos en el partido anterior que no son mancos ni cojos, además de derrotarnos en la visita a su cancha en temporada regular. La intención de Laso y sus hombres era viajar a Turquía en busca de cerrar la serie y los forasteros, robar el factor cancha. Lo consiguieron dándole al equipo de la capital de España su propia medicina. Un dato sorprendente del partido de ida: el Madrid lanzó 15 triples nada más, nunca en toda esta Euroliga lanzó menos, si bien leyó el partido y volcó sus esfuerzos en el juego interior, donde venció. Bien hacía Laso en decir que el equipo visitante era peculiar, con enorme talento individual y alternativas defensivas variadas Así fue como se desarrolló esta sorprendente caída, no tanto como verán a continuación.

Leer más: Crónica Real Madrid C.F. 80 - Darussafaka Dogus 84.

Crónica Real Madrid C.F. 61 – Fenerbahce Ulker Istanbul 56.

Rudy FenerUn verdadero choque de trenes era lo que se avecinaba esta noche de viernes en el WiZink Center. Laso contra Obradovic, el aspirante ya curtido y triunfante contra el más laureado entrenador de Europa al mando de dos de las escuadras más bestiales del continente, frente a frente. Los de Estambul llegaban más necesitados, pero coach Laso no permite relajaciones y querría asestar el golpe definitivo a la clasificación final de la Regular Season.

Leer más: Crónica Real Madrid C.F. 61 – Fenerbahce Ulker Istanbul 56.  

Crónica Olympiacos Piraeus 73 - Real Madrid C.F. 79.

Randolph AtenasDespués de destrozar las malas sensaciones que ennegrecían las sensaciones de la hinchada con la consecución de la brillante victoria ante F.C. Barcelona dos días atrás, el Madrid viajaba a Atenas de nuevo para intentar tomar El Pireo en la jornada 28 de Euroliga. Domar a la bestia local en el Pabellón de la paz y la amistad no es tarea sencilla, ya sabemos que ni de uno ni de otro manjar nos iban a ofrecer, al menos durante los cuarenta minutos en que el balón estuviera vivo. O cuarenta y cinco. O cincuenta. Los locales sólo con una victoria menos que nosotros, eran un rival de aúpa. Y en su casa, además. Entre los dos, sumaban tres de las últimas cinco Copas de Europa conquistadas. Posiblemente los locales intentarían bajar el rimo del partido, no en vano son el equipo que menos puntos recibe en Euroliga, y de la anotación contra una ametralladora como es este Real Madrid. A ver quién imponía su estilo. Aunque cada uno a su manera, ambas escuadras mantienen una misma línea, y les está dando sus frutos a ambos. Laso había comentado que le preocupaban sobre todo Spanoulis y Printezis, baja finalmente, pero también el juego interior y en fin, el bloque en suma. Se había alcanzado el primer objetivo, entrar en playoff, y también el segundo, la ventaja de campo. El objetivo posterior era terminar con el mayor número de victorias posible. Ser el líder al final de la “regular season” en la primera Euroliga del “todos contra todos” es un objetivo nada desdeñable para un entrenador tan ambicioso como él. Y para una plantilla cuajada de vencedores natos. ¿Imposible dosificar a las estrellas para no sobrecargarlas y volcar sus esfuerzos en escalar en la competición doméstica? Complicado cuando menos. El Madrid ganó con comodidad, por 18 y 22 de El increíble en la jornada inaugural de esta edición de locura de Euroliga. Desde entonces mucho habían cambiado los helenos.

Leer más: Crónica Olympiacos Piraeus 73 - Real Madrid C.F. 79.

Crónica Phanathinaikos Superfoods Athens 88 – Real Madrid C.F. 82.

Llull PanaUna victoria en suelo griego daría al Real Madrid la ventaja de cancha para los Play offs, si bien virtualmente ya la tenía conseguida. Laso había dicho en los días previos que nunca ha contemplado la posibilidad de un partido en el que su equipo no lo dé todo, no vaya a ganar, especule. Y no piensa en ello por él, por los propios jugadores, por la limpieza de la competición y por el permanente afán de mejorar. Así pues, si bien una derrota no era grave para nada, sí se presentaba como objetivo interesante conservar ese primer puesto y obviamente certificar ese factor cancha tan importante, ser cabeza de serie. Contaban los blancos con la baja, una vez más, de Chapu Nocioni, cuyo pie no acaba de recuperarse de ese maldito edema. Álex era el otro descarte.

Panathinaikos Superfoods nos recibía esta jornada 26 en su OAKA Indoor Hall de Atenas. Los helenos estaban obligados a ganarnos para mantenerse entre los ocho primeros. Pascual contra Laso, el partido número 53 en que se enfrentaban ambos, dos entrenadores que han marcado la historia del baloncesto español los últimos años. Felipe contra Bou, reyes del rebote europeo, con un rebote más el griego en Euroliga. Cuarta mejor defensa de Europa los griegos, pero uno de los peores ataques, frente al Madrid, el equipo que más anota como visitante. Llull, cuarto máximo anotador de la contención se presenta siempre como la mayor amenaza blanca. Sexto contra primero, dos derrotas consecutivas los locales. El Madrid ganó en su último partido a Estrella Roja, ofreciendo aquel prime cuarto fabuloso, de los mejores en la historia de Euroliga.

Leer más: Crónica Phanathinaikos Superfoods Athens 88 – Real Madrid C.F. 82.

Crónica del Real Madrid C.F. 98 – Estrella Roja Beograd 68.

Doncic Estrella rojaRegresaba la máxima competición continental al WiZink Center con un rival al que medirse más complicado de lo que podría parecer a priori. En el partido de ida, los balcánicos nos vencieron por 82 – 70 y marchaban quintos, empatados con Baskonia, nada más y nada menos, y a tan sólo un partido de Fenerbahce. No en vano son la mejor defensa de la Euroliga… pero no un gran ataque. Aquella victoria del encuentro de ida ante el Madrid, disparó a los balcánicos, que ganaron siete partidos consecutivos contra rivales tan duros como CSKA o Baskonia. Una victoria le aseguraría al Madrid el factor cancha gracias a la victoria de Zalguiris sobre Panathinaikos. Taylor, 25 puntos y Luka, 13 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias, fueron los mejores en la ida. Llull liderando la media de anotación del equipo con más de 16 puntos, Randolph la de rebotes con más de 5 y Maciulis como el triplista más certero, anotando más de la mitad de sus intentos, eran los jugadores más destacados en la competición continental antes de este choque, fiebre del viernes noche..

Posiblemente el cansancio había pasado factura. Desde que está Pablo Laso al frente, nunca había perdido cuatro partidos seguidos nuestro Madrid, y desde hace cuatro años, no había sumado tres. Era el momento de dar el do de pecho.

Leer más: Crónica del Real Madrid C.F. 98 – Estrella Roja Beograd 68.

Crónica Galatasaray Odeabank Istanbul 87 – Real Madrid C.F. 84.

Luka GalatasarayEl Madrid emprendía un duro viaje, doble visita y a cual más complicada. Primero a tierras turcas para enfrentarse a un casi desahuciado Galatasaray. Un Madrid en teoría superior en el uno contra uno, en la cabecera, pero contra un rival muy peligroso en triples, el tercero mejor de Europa en esa faceta, muy físico. Se veían las caras el segundo mejor ataque del continente, vestido de blanco y la cuarta peor defensa, de rojo. Líder contra penúltimo. Un Madrid sólido, con nueve victorias consecutivas en Europa.

Leer más: Crónica Galatasaray Odeabank Istanbul 87 – Real Madrid C.F. 84.

Crónica Real Madrid C.F. 101 - Darussafaka Dogus Istanbul 83.

Randolph DarussafakaCon el Madrid casi un mes sin jugar en el WiZink Center, había mono de basket blanco. Ambiente festivo, noche de viernes y lleno. Felipe estaba presente para ofrecer la Copa, pero no se vestía de torero por el stress físico y emocional del trofeo disputado en Vitoria, la falta de sueño y el exceso de kilómetros por su recién estrenada segunda paternidad. Había que tener en cuenta que al Madrid le cuesta entrar después de ganar la Copa, siempre ha perdido el primer cuarto del partido posterior a ganar los trofeos, así ha ocurrido con las últimas 4 últimas conquistadas. Darussafaka era un rival más peligroso de lo que parecía, al disponer de muy buen lanzamiento exterior, poderío en el rebote y calidad. En esta jornada 23 de Euroleague, se jugaba entrar entre los ocho primeros, pero poner la pica en el WiZink es harto complicado. David Blatt es un zorro viejo y muy inteligente, a buen seguro lo intentaría, con un equipo potente creado a base de talonario, gracias a un presupuesto similar al de Madrid o Barcelona. Contaba con la baja por lesión del añorado Marcus Slaughter. El Madrid debería haber eliminado el desgaste mental y físico del torneo disputado el final de semana pasado.

Leer más: Crónica Real Madrid C.F. 101 - Darussafaka Dogus Istanbul 83.

Crónica Unics Kazan 77 – Real Madrid C.F. 81.

Felipe KazanEl Real Madrid sección de baloncesto, buscaba hoy su undécima victoria consecutiva, la decimoséptima en Euroliga, y permanecer sin conocer la derrota en la segunda vuelta. Ganar le daría muchas opciones de pasar a la siguiente fase, cuartos de final, y además era interesante conservar la primera posición ante un rival teóricamente de menor entidad.

El Madrid era claro favorito antes del choque. Pablo Laso y los suyos presentan esta temporada unos datos similares a los de la temporada que ganaron la Euroliga, hace dos, no tanto, si bien las posesiones ahora son más largas.

Leer más: Crónica Unics Kazan 77 – Real Madrid C.F. 81.

Crónica Baskonia Vitoria Gasteiz 71 – Real Madrid C.F. 79.

Luka BaskoniaDespués de toda una semana de descanso, entrenamientos y recuperación, el Madrid se presentaba en el Fernando Buesa Arena, una de las canchas más complicadas de Europa, en la que nunca había ganado en Euroliga, y ante uno de los equipos más potentes hasta hace unas jornadas. Las bajas por lesión de Rudy y Felipe no eran ni mucho menos una buena noticia, pues si en un partido hacían falta gladiadores de su estirpe, era en este. El resto de la plantilla tendría que dar un paso al frente para que tan sensibles bajas no se convirtieran en un problema.

Leer más: Crónica Baskonia Vitoria Gasteiz 71 – Real Madrid C.F. 79.


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.