ACB

Crónica Río Natura Monbús Obradoiro 90 – Real Madrid C.F. 83.

Luka ObradoiroEl Madrid visitaba una cancha complicada para enfrentarse a un equipo peligroso, pero inferior, a priori, aunque sin duda nada iban a regalar. Segundopor arriba contra segundo por abajo, pero ojo, que estos partidos los carga el diablo, todos quieren jugar el partido del año contra el Real Madrid, Rey de Reyes. Moncho Fernández, entrenador local, hablaba de la plaga de lesiones, algo que les está lastrando desde los primeros minutos de esta temporada. El equipo gallego lleva varias campañas con el mismo entrenador. Se trata de un equipo bien trabajado, algo que preocupaba a Laso, quien comentaba lo poco habitual de que Moncho y él, llevaran siete y seis años en el mismo equipo respectivamente. Comentaba que se trata de un equipo muy conjuntado, con muchas armas a neutralizar, buen tiro exterior, sería una prueba dura para ellos. A pesar de las lesiones habían sabido encontrar soluciones. La diferencia en la tabla no influía, el Obradoiro es peligroso siempre y para ganar habría que sufrir desde el primer minuto. El Madrid se presentaba en el Pabellón Multiusos Fontes do Sar con unos números, 16 victorias y 6 derrotas, que le permitían estar en segundo lugar de la tabla, por detrás del cada vez menos sorprendente Iberostar Tenerife.

Ayón cumplía 150 partidos en Liga Endesa, y formaba parte del cinco inicial con Randolph, Taylor, Doncic y Llull. Randolph abría el marcador morado anotando de tres desde la esquina. 2 – 3.

Falta sobre Doncic cuando servía para Llull, que lanzaba y anotaba un triple que no valía ya. En la misma posesión, penetración y canasta de Llull a tabla, 4 – 5. Rebote defensivo de Taylor, contraataque de Llull y canasta en bandeja, yéndose de todos por velocidad. 6 – 7.

Luka se frenaba tras la línea de tres y anotaba, 6 – 10. De nuevo, Luka atraía la atención de varios jugadores rivales, dejando a Llull solo, que anotaba desde más allá de 6’75. 9 – 13 y triple número 600 del de Mahón en Liga Endesa, el máximo triplista de la historia del Madrid.

Personal sobre Luka, que estaba haciendo daño a los gallegos con su ventaja física y calidad y técnica individual. Dentro ambos tiros libres. 11 – 15 y posesión agotada por Obradoiro gracias a una intensa y ordenada defensa de los de morado.

Falta sobre Gus, tiros libres. Dentro ambos. 13 – 17. Llull se marchaba y entrababa Carroll, 300 partidos del de Wyoming de blanco. Sin duda estos jugadores están haciendo historia. Canasta de Ayón, sencilla. Tiempo muerto, primera ventaja importante. 13 – 19.

Taylor penetraba, dejaba para Luka y anotaba otro triple. 16 – 22. Personal sobre Gus tras rebote de ataque, muy bien el dentro - fuera con Jaycee. Rudy por Taylor a cancha. Anotados ambos tiros libres del mexicano, 19 – 24.

Felipe por Randolph. Yusta, nada más entrar anotaba y dejaba clara su enorme calidad, pero era respondido inmediatamente por Doncic, que anotaba su punto número 10. 21 – 26. Vaya dos… compañeros y campeones hace dos años en el filial madridista.

Jaycee robaba, dejaba para Rudy, gran pase a Luka, otra canasta de LD, 21 – 28 y taponazo de Hunter. El Madrid muy suelto en ataque, intenso en defensa. A ese ritmo era complicado que Obradoiro pudiera aguantar.

Draper entraba a cancha, con un quinteto ya totalmente distinto al inicial. Dee, Jaycee, Rudy, Felipe y Hunter. Personal sobre Jaycee cuando lanzaba de tres, JC había fallado solo uno, 43 de 44 desde que inició la temporada y fallaba el primero. 21 - 30.

Un balón perdido del Madrid en el primer cuarto, cinco de Obra. Primer balón perdido por el Madrid en el segundo al primer minuto.

Rudy veía a Draper en un lateral y marcaba de dos, pisando la línea de tres. 21 – 32. 0 – 8 de parcial. Rudy se trabajaba la posición y anotaba desde cinco metros. 24 – 34.

Rebote ofensivo de Felipe y personal sobre él. Asistencia del capi para Jaycee y canasta a tabla penetrando. 26 – 36. Gran actividad defensiva morada. Obradoiro también había apretado en defensa, por lo que la anotación por parte de ambos estaba siendo escasa. 26 – 36 a tres minutos del descanso.

Tiempo muerto después de un robo sobre el ataque del Madrid y personal antideportiva señalada a Rudy. 6 pérdidas del Madrid ya, 5 en ese cuarto.

Con 33 – 36, 7 - 0, Laso paraba el partido. 12 - 8 en el cuarto a menos de dos minutos del descanso. Rebote monumental del entrenador vitoriano, disputándole el título de rey del ídem a Felipe. Faltaba concentración, había que cuidar el balón, lo que se había hecho al inicio quedaba en el olvido ya. Tiempo muerto cortito pero intenso y clarito. El mensaje fue directo al orgullo de los campeones.

Minuto y medio para el descanso. Rebote ofensivo y mate a una mano de Hunter, 33 – 38. Cuando parecía que el tirón de orejas del coach había surtido efecto, arreón local. Con 37 – 38 se alcanzaba el descanso y se aventuraba lasina en las tripas del Fontes do Sar… y con razones.

Ayón abría el marcador morado con una bandeja a pase de Llull en un contraataque, 43 – 40 y Randolph anotaba un triple, pero los gallegos llevaban tres ya en ese pequeño tramo del cuarto. Otro más, y Taylor daba la réplica con un nuevo enceste de tres, 49 – 46, contestado de nuevo por otro local. Taylor anotaba de dos y los de Moncho Fernández sumaban otro triple. 55 – 48.

Llull y Doncic anotaban sendas bandejas, 55 – 52 y triple de Randolph, 60 – 55 tras asistencia de Luka. Llull anotaba después, 64 – 57. El 66 – 59 lo clavaba con furia Gus Ayón en un contraataque a pase de Rudy, quien anotaría un triple a pase de Llull para cerrar el cuarto en un contraataque. 66 - 62.

Jaycee anotaba de dos a pase de Rudy, y también la siguiente canasta. 71 - 66. Con 73 – 66, rebote ofensivo de Hunter, que abría para el tiro de tres de Llull, fallido. Ocho triples había anotado el Madrid. Seis intensos minutos para el final. Un Madrid que intentaba anotar de tres en tres, pero quizás sería más inteligente sumar, sin más. Tiempo muerto, el partido peligraba.

Luka para Jaycee, que penetraba y anotaba, muy activo y acertado en ataque, 6 puntos en el cuarto para el cañonero de Laramie. 73 - 68. Luka, tras rebote defensivo, asistía a Rudy y triple. 73 - 71. En 25 segundos, dos abajo solo el Madrid. Mini reacción. Esa es su grandeza.

Penetración de Luka, personal y adicional. Dentro, 17 puntos del esloveno, 75 – 74. Obradoiro ya en bonus y el Madrid con tan sólo una falta a cuatro minutos del desenlace.

Dos triples consecutivos en los que el balón se le salía de dentro a Luka, en el segundo personal en ataque de Othello luchando por el rebote, impedían al Madrid tomar el mando.

El Real no perdía en este pabellón desde 2009, pero parecía complicado llevarse la victoria en esta visita. A dos minutos y medio del final, 79 – 74 y tiempo muerto de nuevo.

Llull dejaba para Hunter, que penetraba, anotaba y recibía personal después de dos bloqueos y continuación en la cabecera. Dentro el adicional. 79 - 77.

22 – 11 en pérdidas. El Madrid había cerrado la sangría, pero no fue capaz de desviar el punto de mira enemigo. Triple de Llull y el Madrid por delante después de una eternidad. 79 - 80 a minuto y medio del juicio final.

Con 82 – 80 y menos de un minuto para la culminación, tiempo muerto. 14 – 18 ganaba el cuarto el Madrid, pero no era suficiente.

Llull fallaba su triple, medio minuto y ataque gallego. Lanzamiento fallado y personal del Madrid en el rebote de Luka. Tiros libres, dentro ambos. 84 - 80, tiempo muerto y se veía venir la campanada. Los últimos nueve partidos los había ganado el Madrid allí, pero en este no parecía que fuera a ocurrir lo mismo. Llull dejaba para Randolph, que lanzaba de tres sin éxito, el rebote defensivo era gallego y Llull recibía técnica, protestaba porque protestaba airadamente que no se pitaba igual bajo ambos aros. Anotado el tiro libre, 85 – 80, dieciocho segundos y posesión. Ambos tiros dentro. 87 – 80, y triple de Llull, El irreductible. 87 – 83. Diez segundos. La cara de Laso desde hacía muchos minutos era esclarecedora. Muy enfadado. Más que eso. En estado de ebullición.

Llull lanzaba de nuevo de tres, fallaba, rebote local, falta de Jaycee y de nuevo tiros libres. Dentro el segundo. 90 – 83 ese era el inamovible resultado final. Desde tiempos de Messina no perdía el Madrid en este pabellón. Escalofríos solo de recordarlo.

La conquista aún reciente de la Copa supuso un punto de inflexión, el Madrid ha caído en su rendimiento desde aquel logro, un bajón en un momento de la temporada no especialmente decisivo, pero tiene que empezar a elevar su nivel desde ya.

En el tercer cuarto, el acierto en el lanzamiento exterior dinamitó el partido, no fue posible para un irregular Madrid levantar el resultado.

Laso comentaba que el segundo tiempo del Obradoiro había sido muy bueno, con mucho acierto, muy bien jugado y habían merecido la victoria. Por parte de su equipo, habían perdido la ventaja de la primera parte, sin ser capaces de mantener el balón, cometiendo fallos, pérdidas absurdas que habían permitido al rival meterse en el partido. Luego había dado la sensación de que no podían con ellos, y lo calificaba como una buena lección, aunque tuvieron buenos momentos de baloncesto en el primer tiempo, pero no habían sabido controlar el partido y mantener al Obradoiro a raya, habían crecido y no habían sabido darles respuesta en el segundo tiempo. El dominio del rebote y de la valoración era muy amplio a su favor y no se podía estar contento con el partido.

Luka Doncic fue el mejor de los de morado, con 17 puntos, 2 rebotes y 3 asistencias. Gustavo Ayón, en su partido 150 en ACB, 10 puntos, 5 rebotes, 1 asistencia y dos robos. Sergio Llull, 17 puntos, 2 robos, 1 rebote y 5 asistencias. Othello, 5 puntos, 3 rebotes, 2 robos y 1 tapón. Carroll aportó 10 puntos y 3 robos. Rudy, 8 puntos, 2 rebotes, 3 asistencias y 3 robos. Un apagado Randolph, 9 puntos, 1 rebote y 1 robo. Taylor, 5 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias. Felipe capturó 4 rebotes en los doce minutos de que dispuso y Dontaye 2 puntos y 1 robo. Maciulis no jugó, ni Álex Suárez.

Hay que despertar. El miércoles nos visita un casi desahuciado F.C. Barcelona. Vendrán con la única ilusión prácticamente de llevarse una victoria de prestigio y se dejarán el alma, como hacen todos contra el Campeón. Dos días después, el viernes, visitamos al poderosos Olimpiakos y el domingo recibimos a un siempre correoso Retabet Bilbao Basket. Entonces sí habrá cinco días de respiro para preparar la visita del potente Fenerbahce, pero vamos a ir cazando presas según vayan viniendo, que la de hoy parecía mansa y… mordió.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.