ACB

Crónica Real Madrid C.F. 76 - F.C. Barcelona Lassa 75.

Llull BarcelonaMenos de cuarenta y ocho horas después de la exhibición de los blancos ante Estrella Roja, llegaba otro enfrentamiento que sin duda iba a ponernos a todos en tensión. Ni más ni menos que el F.C. Barcelona de Bartzokas, Navarro, Rice, Tomic, Claver… intentaría asaltar el fortín casi inexpugnable del WiZink Center. Su más que irregular temporada podría enderezarse con un triunfo de prestigio ante el bloque de Laso, como puede que comenzara su particular via crucis después de aquella victoria contundente merengue en Barcelona en encuentro de Euroliga. Laso contaba con las bajas de Nocioni por lesión y de Trey Thompkins por cupo. El resto, en más o menos buenas condiciones, podían ser de la partida. Los choques anteriores, 248 nada menos, históricamente, favorecían claramente a los locales, si bien en esta temporada habían vencido los blaugrana en Supercopa y Liga Endesa, pero el Madrid les había barrido en territorio comanche en aquella exhibición coral, comandada por Llull y Randolph. Se trataba, pues del primer choque del Madrid como local en esta campaña. En Liga regular marchan empatados, increíblemente viendo el rendimiento de unos y otros, pero en Euroliga es otro cantar. El Madrid ya está clasificado, casi matemáticamente además con el factor cancha a su favor en Play offs. El Barcelona, mientras tanto, anda en busca de un milagro que le pueda permitir colarse en el top eight continental. Los blancos parecen haber recuperado la frescura y la ambición después de ese comprensible pequeño bajón post borrachera de gloria copera. Los de la Ciudad Condal andan tristones, dando bandazos y sin transmitir buenas sensaciones. Ambas plantillas con jugadores de enorme calidad y dos entrenadores de alta escuela, todo por dilucidar con los locales como favoritos a conquistar la victoria.

 

Felipe Reyes intentaría cazar por fin esos dichosos tres rebotes para ser el máximo cazador de la historia de la Liga española. El Presidente y fundador de la ONG Apadrina un rebote lo iba a conseguir, qué mejor rival para obtener ese primer puesto…

Un partido en lo más alto con un dato curioso, en once años, nunca se había jugado un clásico sin que Madrid o Barcelona fueran líderes.

Llull, Taylor, Maciulis, Ayón, Randolph, eran lo componentes del cinco inicial. Llull pasaba a Taylor que abría para Maiuclis, triple, 3 – 2.

El Barcelona es el tercer equipo que más balones pierde y el Madrid el que menos, había que dejar clara esa estadística. Maciulis anotaba su segunda canasta a pase de Ayón. 5 – 4, y los mismos protagonistas, Ayón para Maciulis, canasta contra tabla. 7 – 7.

El Barcelona estaba jugando su mejor baloncesto en meses, nos lo temíamos, era el momento y el lugar de sacar la cabeza del agua.

Tiros libres pata Maciulis después de sufrir falta. Dentro ambos. 9 – 15. A continuación, Ayón por elevación, dentro. 11 – 15.

Rudy entraba por Maciulis, con 2 faltas ya. Esta tanqueta no se esconde jamás. Falta sobre Llull, tiros libres. Dentro el primero. 12 – 17, y el propio Sergio para Ayón, que anotaba una bandeja. 14 – 20. de nuevo Llull, por elevación, dentro, su primera canasta. 16 – 20. Oleson le había estado secando pero le había pasado factura el trabajo y ya ocupaba el banquillo buscando oxígeno.

El Barcelona era el tercer peor reboteador ofensivo de  la Liga, pero en Madrid estaba haciendo caso omiso a esa estadística. Llegaba el primer tiempo muerto de Laso para intentar meter intensidad a su equipo.

Barcelona estaba teniendo más posesiones por sus rebotes ofensivos, como avisaba coach Laso a sus hombres. 0 – 8 en rebotes totales en 8 minutos. Increíble.

Llull servía para Randolpm triple. 19 – 21. Hunter había entrado por Ayón en el tiempo muerto y Draper daba el relevo a Taylor. Un tiro libre dentro de Randolph acercaba más al Madrid, 20 – 21.

Llull penetraba y anotaba por elevación sobre Tomic y tiro adicional para redondear una jugada propia de un superclase como él. Dentro. 23 – 23. Rudy amasaba el balón en la última posesión, cedía a Llull que lanzaba un lejano triple, pero quedó en rechace del aro, 23 – 23 al final de los primeros diez minutos.

El Madrid había remontado en la última parte del primer cuarto, hasta 8 abajo había estado pero con posibilidad de ponerse en cabeza en lla última jugada. Un mundo por jugarse aún.

Jaycee daba descanso a Llull. 3 de 14 en triples Carroll llevaba el de Laramie en los últimos partidos, algo bajo de forma esa muñeca mortífera últimamente.

Doncic por Draper y Felipe por Randolph completaban la oxigenación del quinteto en pista. 4 a 13 en rebotes, el Madrid de nuevo frío, como al inicio de partido, 0 – 5 de parcial.

Jaycee anotaba al contraataque, 25 - 28. Más de dos minutos y medio para anotar en este segundo cuarto. Luka maduraba a su defensa, doblaba a Hunter que abusaba del aro. 27 – 28.

Ambos equipos agresivos, en bonus los blaugrana a mitad del cuarto.

Falta sobre Jaycee, tiros libres. Dentro ambos. 29 – 30. Un 97’9% de acierto el cañonero. 39 tiros libres seguidos, desde octubre no vemos un fallo suyo desde la línea.

Luka nos ofrecía una asistencia cinco estrellas para Hunter, canasta y el Madrid por delante por primera vez desde el 5 - 4, y robo y mate de Jaycee a dos manos. Qué bonito lanzas y matas, JC… 33 – 30. 8 – 2 después del tiempo muerto.

Luka reboteaba en ataque, se salía de la zona de más tráfico y triple. 36 -32. Hunter y Doncic habían cambiado la tendencia del encuentro. Los balones divididos eran casi siempre del Madrid, más intenso desde que Laso llamó a capítulo a sus chicos.

Personal sobre Felipe, su clásico 52 en 12 temporadas. Dentro el primero, a 42 puntos de ser el máximo anotador del Madrid en Liga, solo por detrás de Biriukov. 37 – 32. Falta de nuevo sobre Felipe. Tiros libres. Dentro ambos. 39 – 32.

Llull para Randolph, triple. 42 – 34, y de nuevo Llull para Hunter, dentro. 44 – 36.

El Madrid estaba calmado, sin obsesionarse, tirando poco de tres, pero con acierto. Luka reboteaba en defensa, se iba contra el aro pero abría para Llull, triple sobre la bocina. Increíble… 11 arriba, pese a uno de los mejores partido del Barcelona en la temporada. 47 – 36. Luka, Hunter y al final, Llull, sobresalientes, y a toda la defensa blanca.

Rudy decía que no estaban cerrando el rebote en defensa, y que cuando habían cerrado el rebote podían haber corrido.

Laso comentaba que el trabajo estaba siendo muy bueno independientemente del marcador. Pese a los rebotes no capturados, muy contento con el trabajo de sus chicos. Habría que apuntar que sobre todo con Doncic, + 16 con él en pista.

Ya en la segunda parte, Taylor penetraba rompiendo a su defensor, a tabla. 49 – 40, y luego canastón de Llull, 51 – 42. Pero un 4 - 11 de parcial en cinco minutos, dejaba el marcador en 51- 47.

Llull asistía para Rudy, triple. 54 - 47. El Madrid necesitaba puntos. Maciulis le había dejado sitio al balear, que a la primera desatascó el marcador. Con 54 – 51, tiempo muerto de Laso. Se había esfumado casi en su totalidad el cómodo colchón cosechado al final del segundo cuarto.

Triple de Jaycee, 57 – 51, y Llull atrayendo la defensa para dejar solo a Ayón, que anotaba una canasta fácil. 59 – 54.

Llull clavaba un triple desde la frontal, 62 – 57. Los lanzamientos de tres no lanzados ni anotados en la primera parte le estaban manteniendo al frente del marcador al Madrid. De nuevo Llull, intentaba anotar en la última posesión del cuarto, pero no lo conseguía. Con 62 – 57 se afrontaba la recta final de este apasionante choque. 15 – 21 en este cuarto.

Canasta de gancho de Felipe después de rebote ofensivo, 64 – 59 para abrir el parcial. Llull rompía la defensa, dejaba a Hunter que estaba recibiendo falta sobre falta, esta antideportiva, y fallaba el primer tiro libre. 65 – 59. 7 a 8 en pérdidas, mucha tensión, el marcador moviéndose a paso de caracol, 3 a 2 en el cuarto. 65 – 59.

En un contraataque tras robo de Luka, fallaba la canasta, pero llegaba Felipe, se llevaba dos rebotes consecutivos y entraba en la historia. Se paraba el partido para reconocérselo, el público, su familia que invadía la cancha y la ACB. El hombre que más veces ha reboteado en toda la ustoria de nuestra potente Liga. 4.293 rebotes. Celebración en medio del fragor de la batalla…. E inmediatamente había que anotar dos tiros libres. Granger Hall dejó de ser el número uno. Dentro sólo el primer tiro libre. 66 – 62.

Jaycee anotaba después de dos rebotes ofensivos, 4 rebotes en ataque llevaba ya el mediano. 68 – 65. El propio JC, anotaba después por elevación y libre adicional. 70 – 65.

Falta sobre Luka cuando penetraba, dentro el segundo tiro libre. 72 – 69. Menos de dos minutos para el desenlace de este thriller.

10 a 8 en pérdidas, la estadística se había dado la vuelta y el F.C. Barcelona se ponía por delante en el marcador después de muchos minutos a un par de posesiones del final, 26 segundos. 72 - 73. Llull penetraba, pasaba a Ayón que anotaba con suspense bajo aro. El Madrid había ido a lanzar sin gastar tiempo. 74 – 73 y 20 segundos para el final.

Canasta de Tomic y siete segundos para el final. Tiempo muerto. Era suficiente para crear un ataque, pero no cabían errores.

Se la iba a jugar Laso con cuatro pequeños y Randolph de cinco. Rudy jugaba para Llull, que penetraba, se paraba a cuatro metros, step back y lanzamiento dentro con el marcador del tiempo a cero... casi. Tiro mortal de necesidad. 76 – 65. Medio segundo para el Barcelona en la última posesión, infructuosa. Victoria después de otra mandarina de oro del Increíble. Otra vez lo había hecho, otra vez había sentenciado al F.C. Barcelona. Se acaban los calificativos para el gigante mahonés.

Llull decía aún extasiado que había sido una buena jugada (¿buena? ¿Nada más), hacía autocrítica afirmando que el partido por su parte había sido demasiado acelerado, queriendo hace demasiadas cosas a la vez. El Barcelona venía tocado pero su equipo estaba preparado para que ello por la calidad de sus jugadores. Decía que jugar con Luka es un lujo, que el partido del Madrid había sido muy serio, que se les complicaba la clasificación si no ganaban tras las victorias de Tenerife y Valencia. Sobre Felipe y su hazaña, opinaba que era un ejemplo como jugador y como persona, que era un lujo haber jugado tantos años con él.

Felipe, el hombre récord comentaba que era un día muy feliz por él, su familia, los aficionados y por todos. Recordaba a Granger Hall porque seguía mucho a su hermano Alfonso que jugó contra él. Orgulloso de entrar en la historia.

Un gran Othello Hunter era el más valorado por los locales, por sus 7 puntos, 10 rebotes y un +/- de 14. Sergio Llull, el hombre decisivo, el clutch placer merengue, terminó con 16 puntos, 1 rebote, 1 robo y 7 asistencias. Carroll, 14 puntos, 4 rebotes ofensivos y 1 robo. Luka sumó 4 puntos, 8 rebotes y 1 robo. Ayón aportó 6 puntos y 4 rebotes. Maciulis, 9 puntos y 1 rebote. Felipe 6 puntos y los tres rebotes que necesitaba para entrar en el Olimpo. Randolph, 9 puntos y 3 rebotes. Rudy 3 puntos, 2 rebotes, 1 asistencia y 1 robo. Taylor aportó defensa e intensidad y 2 puntos, y Draper unos minutos de respiro para Llull.     

Bien, pues esta victoria blanca deja a seis equipos entre la segunda y la séptima posición, nos encontramos ante la Liga más igualada de la historia. El clásico 248 de la historia queda en casa como suele ocurrir, pero hay que sudarlo hasta el último segundo como hemos podido comprobar, disfrutar y padecer. No en vano, nos encontramos con el campeonato doméstico más duro de Europa, digan lo que digan.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.