ACB

Crónica Iberostar Tenerife 75 – Real Madrid C.F. 64.

Rudy IberostarPrimero contra segundo clasificados de esta edición de Liga Endesa, se veían las caras en esta jornada 23 en un abarrotado y bullicioso hasta casi la histeria Pabellón Insular Santiago Martín. Fiesta del baloncesto en carnaval. El campeón de todo en los últimos años contra el mejor a estas alturas por resultados, con un partido y una victoria más. El campeón venía de perder en casa ante Herbalife Gran Canaria y en Estambul ante Galatasaray Odeabank Istanbul. ¿Tercera derrota consecutiva o victoria balsámica? Un equipo modesto disfrazado de súper equipo líder no lo iba a poner fácil, a buen seguro.

Temporada de ensueño para los de Vidorreta, basando su éxito en la solidez defensiva, el baloncesto espectáculo y el acierto en los lanzamientos triples. El coach del líder decía minutos antes de iniciarse el choque que el Madrid era un equipo superior pese estar en segunda posición. Tenía que ser el juego colectivo el que prevaleciera a nivel defensivo, de acierto general… lo que eran las bases de Iberostar Tenerife. Un Iberostar que ha igualado ya su mejor temporada con lo que aún queda por jugarse.

Laso hablaba de que el mérito de Iberostar era saber mantenerse arriba, saber competir cada día. No tener un jugador clave les obligaría a hacer un esfuerzo mayor al no tener que focalizar el esfuerzo sobre nadie en particular. Partido muy complicado. El Madrid tenía que imponer su ritmo de juego, independientemente de a cuántos puntos se iba a ir el partido.

Nocioni por sus problemas en un pie y Trey Thompkins, recién nacida su hija, eran bajas, al igual que ante Galatasaray el pasado jueves.

El Madrid llevaba cuatro meses sin perder en casa hasta el fin de semana pasado. Resultó ser Campeón de Copa y pese a contar con un Llull increíble, parecía dormirse después del éxtasis de Vitoria, cayendo ante Herbalife Gran Canaria en casa y en Estambul ante Galatasaray. Dos partidos perdidos en unos días anotando diez o más triples, algo que sólo había ocurrido ante el F.C. Barcelona.

Felipe Reyes estaba a tres rebotes del récord de Granger Hall, por lo que posiblemente se convertiría en Tenerife en el mayor reboteador de Liga española. Un jugador que ha ido mejorando en cualquier faceta en la que ni mucho menos destacaba. 4.289 rebotes llevaba Felipe y en 4.292 quedó el tambaleante y vigente récord.

Al turrón. Llull, Taylor, Rudy, Randolph y Ayón, formaban el cinco inicial del Madrid.

Lanzamiento fallido de Llull, rebote ofensivo y canasta de Taylor para inaugurar el marcador blanco. Los locales ya habían dejado su sello. 3 - 2. Rudy se quedaba solo y anotaba un triple desde ocho meros, 6 - 5.

Con mucha intensidad por parte de ambos equipos, partido prometía. Ayón, al poste, anotaba en semigancho. 8 - 7. Rudy robaba a continuación, se iba a la línea de triples y lanzaba, dentro. 8 – 10. El Madrid por delante en el marcador.

4 de 4 y 2 de 5 en triples en cuatro minutos y medio. 14 - 10. Asistencia para Taylor en saque de fondo y canasta fácil. 14 – 12. Iberostar presentaba la mejor defensa de Liga Endesa, pero el Madrid dispone de un arsenal inagotable y casi imparable..

Randolph a la media vuelta, dejaba el balón dentro destre cuatro metros. 18 – 14. Penetración imparable de Llull y canasta. 21 – 16.

Con 24 – 16, tiempo muerto de Laso. Iberostar estaba lanzando triples como si fueran bandejas, perfectos en el porcentaje. 6 de 6, y Laso se lo hacía ver a sus jugadores. Los lanzamientos estaba siendo demasiado poco estorbados por los blancos.

Maciulis entraba por Taylor, cumpliendo así 100 partidos en Liga ACB con el Madrid. El lituano había ganado todos los títulos nacionales desde que llegó al Madrid, Copas y Ligas. Un talismán esta tanqueta tan mortífera.

Llull por entre las piernas del rival, nos servía una asistencia de alta escuela para Ayón, mate del titán. 26 – 18. De nuevo Llull en acción, penetraba y recibía falta. Dentro ambos. 26 – 20.

Se producía el primer intento triple fallado por los locales después de 9 minutos de juego. Ayón percutía contra dos rivales y terminaba anotando. 26 – 22, con un 0 – 6 de parcial. Desde el tiempo muerto, Iberostar sólo había anotado dos tiros libres. Un Rudy muy efectivo en defensa y ataque, dejaba su sitio a Luka. Llull anotaba los dos libres, 26 - 24. Así terminaba un gran primer cuarto. El Madrid había soportado con entereza en chaparrón de fuego enemigo.

Luka, Hunter, Felipe y Jaycee daban relevo a sus compañeros. Doncic anotaba después de un reverso. 30 – 26 y después Hunter masacraba el aro a pase de Luka. 35 – 28.

Doncic botaba, avanzaba y dejaba una bandeja cortando con soltura por el centro de la pintura. 37 - 30. Pero de nuevo se establecía la máxima diferencia en el partido, 40 – 30, lo que hacía que el público continuara desatado, carnaval en ebullición, Tenerife disfrazado de campeón.

Doncic, que n entiende de momentos complicados ni dificultades, anotaba un triple cuando más calentaba el sol, 40 – 33. Rudy robaba en defensa y Hunter anotaba en el contraataque. 40 – 35.

12 - 20 en puntos desde la zona. Tenerife no necesitaba pisarla, ya hacían daño desde más allá de 6,75 m.

Dos tiros libres de Hunter anotados dejaban el luminoso en 43 - 37. Así terminaba la primera mitad, caracterizada por un baloncesto de gran calidad, intenso, locura en ataque. Mucho ritmo en un primer cuarto espectacular, con un acierto anormal en triples (6 de 8), que había disminuido por lógica en el segundo, quizás porque el Madrid había mejorado en defensa haciendo a Iberostar fallar más lanzamientos y reducirse la ventaja.

Laso decía que el inicio de los locales había sido magnífico pese a haber sido punteados los lanzamientos por parte de los jugadores del Madrid. El gran acierto de su equipo había sido no irse del partido, buscando buenas situaciones en ataque. Ya sabían que iba a ser difícil, pero tenían que intentar reducir el porcentaje de triples del líder. Porque jugando frente al primero, no había que olvidarlo.

Y con esa misma medicina se iniciaba el tercer cuarto. Triple de Llul para inaugurar la segunda parte, 43 – 40. El mismo protagonista entraba en la zona y lanzaba por elevación con éxito. 46 – 42.

Rudy recibía falta y disponía de tiros libres. Dentro ambos. 50 – 44, y en la jugada posterior lanzaba por elevación, canasta. 50 – 46. 10 puntos para él.

Pese a haber perdido 9 balones por sólo 4 del Madrid, Tenerife mantenía la delantera. El mayor acierto en triples tenía mucho que ver. Luka para Llull, precisamente, anotaba de tres. 52 - 49. La lectura del juego sin balón, de los espacios de Luka, de auténtico lujo.

10 de 21 y 5 de 16 en triples era un bagaje esclarecedor de lo que estaba ocurriendo, pero aún así el Madrid aguantaba a duras penas. Ganaba 1 – 11 el Madrid el cuarto, pero el partido estaba complicado de controlar. Iberostar continuaba creyendo.

Tiros libres para Hunter. Dentro ambos. 54 - 50. En defensa, taponazo de Ranwolf en n ataque frenado con defensa en zona.

Club baloncesto Canarias 1936, veía cómo Randolph robaba en defensa, subía el balón y dejaba una bandeja. 54 - 52. Con 57 – 52 terminaba el tercer cuarto, tan vibrante e intenso como los dos anteriores. El Madrid se había acercado a dos puntos pero no terminaba de hacerse con el control del juego. Un Madrid que llevaba sólo 52 puntos en tres cuartos, escaso tanteador para o que acostumbran.

Un nuevo arreón chicharrero provocaba que por tercera vez Iberostar se colocara a diez puntos, sólo y quedaban siete minutos y medio para el final.

Taylor dejaba para Jaycee, lanzamiento por elevación a tabla, dentro. 62 – 54. Ya que los triples no entraban, al menos sumaba de dos en dos.

Con 64 – 54, tiempo muerto, con 7 – 2 en el cuarto decisivo. Pintaban bastos. Grigonis había machacado el contraataque previo al tiempo pedido por Laso y se caía el indicador luminoso de fin de posesión insertado en el tablero. A ver si la reparación no enfriaba a alguno de los equipos. Posiblemente a los locales, aunque el colorido y bullicioso público estaba ahí para mantener la presión de la olla. Seis minutos restaban para el final.

22 a 16 era la anotación de los hombres de banco, ni un roster más extenso y de más calidad le estaba sirviendo al Madrid para conseguir ventajas.

Pero aún se podía complicar más la situación, Randolph recibía falta técnica. De nuevo técnica sobre Randolph al cometer una personal y aplaudir irónicamente la decisión arbitral. Descalificado. Lo que paorta Tony,la calidad que tiene, pero con qué facilidad se va de los partidos. Lástima. Tiros libres como consecuencia de ello y máxima diferencia, 66 – 54 con cinco minutos y medio por jugarse.

Taponazo de Hunter, que parecía tomar las riendas de su equipo ante la ausencia de Randolph. Luka servía para el propio Othello, canasta. 67 – 56. Cinco minutos para el final.

Los líderes estaban dominaban el rebote, mantenían un exquisito orden en ataque y una gran intensidad en defensa. Muy acertados.

Con 71 – 56 y a tres minutos del final, se establecía la máxima diferencia. El partido parecía visto para sentencia. Posiblemente el agotador ritmo de partidos que apisona al Madrid le estaba pasando factura de forma definitiva. Los de Laso eran incapaces de igualar el acierto y la intensidad locales.

Tiros libres para Llull, fallaba el rimero, dentro el segundo. 71 – 56 y enorme canasta lateral de Doncic, irreductibles, pero ya sin tiempo. 73 – 59. Menos de minuto y medio. Ayón para Maciulis, triple, 73 – 62. Un minuto y canasta de Rudy contra el mundo, 75 – 64. Ya no habría más puntos. Se producía finalmente la victoria de Iberostar contra el Madrid, se repetía la historia tras la primera obtenida la pasada temporada por los isleños.

Con este triunfo, Tenerife reafirmaba su liderato, asegurandose ya haber hecho la mejor temporada de su historia.

El Madrid se había quedado en muy pocos puntos y los locales habían sido fieles a su estilo, pero con una anotación final menor de la prevista.

El Madrid solo estuvo por delante con 8 – 10, muy al comienzo del choque. Solo 6 triples anotados suponían u excesivo lastre, y más si tenemos en cuenta que habían anotado el doble, 12 los insulares y con mejor porcentaje. Superiores en rebote los locales también.

Veíamos a Pablo Laso resignado, calmado comentando que el inicio de partido había marcado el desarrollo del mismo, y que Iberostar había estado muy sólido todo el partido. Ante la cuestión de que se trata de la primera vez en la temporada que habían perdido tres partidos seguidos, el entrenador blanco no se preocupaba, como tampoco le da importancia a ganar tres partido consecutivos. Sí le preocupaba recuperar al equipo mental y físicamente después de tantos viajes y partidos, había que recuperar jugadores.

Una vez más, Luka Doncic había sido el mejor, con 9 puntos, 9 rebotes, 4 asistencias, 2 robos y 1 tapón. Un consistente Hunter aportó 9 puntos, 5 rebotes, 1 robo y 1 tapón. Un destacado Rudy ofreció 12 puntos, 4 rebotes, 2 asistencias y 3 robos. Un Llull quizás demasiado cargado de minutos, ayudó con 15 puntos, 1 rebote y 1 asistencia. Un Ayón poco decisivo con respecto a lo que acostumbre, dejó su casillero en 6 puntos, 2 rebotes y 1 asistencia. Taylor aportó 4 puntos, Maciulis 3 y un desacertado Carrol, nada más que 2. Felipe, con apenas 7 minutos en pista, sólo pudo sumar un rebote, quedandose a 2 de igualar el récord de Granger Hall.

Se presentan unos días de oro para recuperar sensaciones, ventilar ideas y descansar en la medida de lo posible. El viernes recibimos a Estrella Roja en Euroliga y el domingo viene un maltrecho F.C. Barcelona que a buen seguro intentará lamer sus heridas a nuestra costa. No me cabe ninguna duda de que el próximo domingo estaremos hablando de que este Madrid de época se ha levantado una vez más con éxito de estos tropiezos que, por otra parte eran de esperar después del sobreesfuerzo físico y mental de levantar un trofeo tan duro y exigente como la Copa. A reponerse para tomar de nuevo la senda de la victoria. No se puede ganar siempre y para llegar a lo más alto hay que tomar impulso. En ello estamos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.