ACB

Crónica Real Betis Energía Plus 86 – Real Madrid C.F. 85.

Ayón BetisHe aquí la razón por la que es inviable una nueva edición del añorado Torneo de Navidad del Real Madrid. Un calendario tan demencial no permite ciertas alegrías ni bajar la guardia. Lástima, pero al menos disfrutamos de basket de alto nivel competitivo incluso en estas fechas de asueto para muchos. Partido trampa este, a caballo entre las fiestas más entrañables y el regreso al combate por el trono europeo, uno más y de nuevo a Estambul, ciudad maldita últimamente aunque nunca fue plaza sencilla.

Pero antes de eso, primero llegaba la competición doméstica. Antepenúltimo contra líder, bocado apetecible y… ¿sencillo? Regreso a los partidos de Liga Endesa, donde dicen que es sencillo ganar, y hasta los jugadores de segunda línea de combate tendrían (insisto: dicen) con cierta facilidad la posibilidad de llegar hasta semifinales como mínimo. Pero para poder vender la piel del oso, primero hay que cazarlo. Este en concreto tiene rayas verdes y blancas, está adiestrado por un antiguo discípulo de Don Pablo Laso y ex jugador, Zan Tabak. Tres veces campeón de Europa, plata olímpica y una vez campeón de la NBA, algo sabrá del asunto. Miedo me dan las malditas cuñas de la misma madera.

Con la gripe amenazando a varios miembros de la expedición blanca y Luka sufriendo aún las consecuencias de aquel esguince de tobillo doloroso en tierras bosnias, aunque seguro que más le dolió la derrota, el Madrid se presentaba por Hispalis con dudas en su rooster. Una vez más y al igual que ocurre en Euroliga, el Madrid atrae a las masas, y el Palacio de los deportes San Pablo se llenaba por primera vez en la temporada.

Zan Tabak afirmaba antes del encuentro que el tropiezo del Madrid no iba a llegar solo y que había que provocarlo. A ver qué se le había ocurrido al antiguo discípulo de coach Laso.

El propio Laso decía después que la vuelta de Belgrado fue accidentada con más de medio equipo saliendo o entrando en un proceso gripal, apenas sin poder entrenar, que Doncic iba a jugar, y que el partido llegaba muy rápido después de esas dificultades sumadas. Todos los partidos son difíciles, los peligros son distintos en todos, pero cada uno tiene los suyos. Para terminar, resaltaba que las pérdidas y el porcentaje de tres no están al nivel de acierto de la media y se está sufriendo en Euroliga fuera de casa y que hay que controlarlo.

Arrancando ya el choque, veíamos que Thompkins y Taylor, quedaban fuera de la convocatoria (por ser extracomunitario y gripe, respectivamente) para un encuentro en cuyas estadísticas encontrábamos una apabullante: el Madrid había ganado los últimos 16 partidos a Baloncesto Sevilla en sus distintas denominaciones. Desde 2010, agua.

Llull, Doncic, Maciulis, Reyes y Ayón saltaban a cancha de inicio para entrar en calor ante unos locales que llevaban dos meses sin ganar en casa, pero comenzaban anotando primero y poniéndose por delante en el marcador, aunque enseguida Llull penetraba y anotaba el 2 - 2.

Se veía a Doncic desconfiado, sin creer en sus posibilidades, con miedo a quebrar al defensor. Quizás el chico se estaba probando, tarda más en sanar a veces la herida mental que la física. Aún en rodaje, salía al contraataque y anotaba contra el tablero, 5 – 4 y de nuevo sumando, al asistir para Llull, que desde el frontal anotaba un triple solo. 8 - 7.

Robo de Doncic, que de nuevo se marchaba y anotaba, 10 – 9. El equipo que menos balones pierde en Liga Endesa pese al ritmo elevado al que juega, robando. Y de nuevo haciéndose amigos de lo ajeno, esta vez era Maciulis el ladrón. Llull penetraba y anotaba desde la línea de tiros libres su séptimo punto de los once del equipo.

En la siguiente jugada era Llull el que asistía para Reyes, que anotaba de tres. 12 – 14, su primer triple en la competición doméstica esta campaña.

A mitad de este cuarto, comenzaban las rotaciones. Randolph por Felipe y papá Rudy por Maciulis inauguraban el carrusel de cambios.

Ayón, acertando con dos tiros libres y Llull penetrando para romper la zona y anotar por elevación y de nuevo Ayón contra tabla, dejaban el marcador en 19 - 20.

Draper, uno de los jugadores más afectados por la gripe, daba el relevo a Doncic, que no había entrenado más que un poco el tiro por esa torcedura del tobillo izquierdo.

El partido continuaba a un ritmo de anotación relativamente fluido. Rudy subía el balón rápido, pasaba a Llull que asistía a Ayón y anotaba a aro pasado, 19 - 22. Como en la jugada posterior, cuando Llull nos deleitaba con un espectacular manejo de balón, lanzaba por elevación desde cuatro metros y canasta que subía al luminoso. Después era Rudy el que servía para Randolph, que a dos metros lanzaba y anotaba. 21 – 26 y tiempo posterior de Laso para organizar el último ataque del primer cuarto. Sus hombres se iban a encontrar con una defensa en zona uno – tres – uno que se repetiría en varios momentos posteriores del encuentro.

Dejaba pasar el tiempo Llull, le hacían falta y llegabn los tiros libres para él. Dentro los dos con tres segundos pos jugarse. Con 23 - 28 terminaba el primer parcial. Casi la mitad de los puntos del Madrid, eran obra de Llull, 13, y 5 rebotes ofensivos de los de morado. Las sensaciones apuntaban a que el Madrid estaba empezando a demarrar.

Si bien eso era lo que aparentaba el tramo final del primer cuarto, el segundo arrancaba de modo muy distinto. El Betis se mostraba muy entonado y el Madrid bastante precipitado, produciéndose un parcial de 5 - 0 de inicio, roto desde la esquina con un triple de Randolph. 29 - 31. De nuevo era Randolph el que sumaba. Se revolvía y dejaba el balón con la izquierda, además de sufrir una falta en la jugada posterior. Toni estaba haciendo daño y sumaba a su casillero los dos tiros libres lanzados. 29 - 35. Para rematar el tirón de los de morado, se señalaba técnica a Nachbar, con el consiguiente tiro libre para Jaycee, anotado y posesión adicional. Randolph asistía a Jaycee que lanzaba por elevación y anotaba, cerrando un parcial de 0 - 10. 29 – 38.

La máxima diferencia llegaría con un tiro libre de Randolph anotado de los dos de que dispuso. El Madrid no volvería a estar tan lejos ni los verdiblancos dejarían de creer. 29 - 39.

Felipe reboteaba una y otra vez y anotaba también, aunque el rey de los puntos en esta primera mitad continuaba siendo Llull. Sobre el fin de una posesión anotaba un triplazo desde 8 m. 36 – 44 cuando los sevillanos querían sacar la cabeza, y de nuevo dos puntos del Increíble a pase de Jaycee. Serían los últimos del Madrid en la primera mitad. La jugada ensayada por Laso no obtenía fruto, pero en los 6 segundos restantes Betis hacía un Llull con un triple a tablero sobre el timbre. 41 - 46 al descanso.

Los locales habían conseguido igualar algo el marcador ante un rival superior en potencial pero no en ímpetu competitivo. Demasiados puntos recibidos por Betis a pesar de que habían cortado la sangría de rebotes ofensivos de los de morado.

Laso decía al descanso que los dos finales de cuarto no habían sido buenos, encajando cinco puntos por errores (no sabía la importancia que iban a tener). Ellos estaban intentando correr, siendo agresivos y valientes. Había que estar físicamente duros los 40 minutos y más listos en la defensa de uno contra uno sobre un Mahalvasic que estaba haciendo mucho daño.

Comenzaba la segunda mitad, Ayón reboteaba en ataque y anotaba. 41 - 48. A continuación, robo del mexicano y contraataque cortado con falta sobre él mismo. Un pívot que corre, Laso style.

10 pérdidas a 4 en ese momento, eran una de las causas de la ventaja madridista. Ventaja que aumentaba gracias a dos canastas consecutivas de Felipe tras asistencias de Doncic y Llull y un tiro libre anotado.

Ahí se estancaría el equipo, que encajaría seis puntos posteriormente sin anotar. El Madrid entraba en una fase de precipitación en ataque y Betis anotando con cierta continuidad, 50 - 53 en 4 minutos de juego. Esa tendencia negativa se rompería con dos tiros libres de Luka. 50 - 55.

Pero el Madrid atascado, seguía sin sumar. 56 - 57 a seis minutos y medio del final del tercer cuarto. Tiempo muerto de Laso intentando dar ideas para romper el aro local. Rudy tomaría las riendas del equipo y anotaría los siguientes cinco puntos del equipo, tres por canasta y personal más otros dos tiros libres a la red. 58 - 62.

Ayón rompía el monopolio del Señor Fernández y anotaba tras penetrar Randolph y dejarle el balón, 58 – 64, aunque Rudy estaba con la muñeca caliente y recibiría de Llull para anotar un triple importantísimo. 60 - 67.

De nuevo conexión balear para cerrar el tercer acto, Llull viendo el hueco donde no lo había y Rudy anotaba bajo aro, solo y fin del tercer cuarto. 60 – 69 tras un parcial de 2 - 11. Todo parecía encarrilado con el final del partido en lontananza.

Pero el comienzo del último cuarto no presagiaba nada bueno. Tres tiros seguidos de Rudy en tres ataques y ninguno dentro no eran una buena noticia. Al cuarto ataque, asistencia de Jaycee para Ayón que por fin sumaba. 65 - 71. Era a continuación el mismo Jaycee quien penetraba y anotaba por elevación, pero los de morado no rompían con asiduidad la defensa de los de Tabak. A seis minutos del final, tiempo muerto y Betis sólo estaba ya tres abajo, 70 - 73. Este cuarto mostraba un parcial de 10 - 4 que subiría a 12 - 4.

Un hilo de esperanza para los que se temían lo peor, llegaba en forma de triple. Maciulis servía para Jaycee que se revolvía, anotando por fin de tres. 72 – 76 y un Othello más gris de lo habitual anotaba a la media vuelta desde tres metros. 74 - 78.

Pero los verdiblancos cada vez creían más, hasta conseguir empatar a 78 después de un ataque precipitado de Llull. Parecía solucionarlo Jaycee descerrajando un triple desde la esquina para intentar romper el partido. 78 - 81. Los locales anotaban su ataque, le tocaba al Madrid y Llull solo contra el mundo, anotaba un canastón con la izquierda, 80 - 83. Se trataba de sus primeros puntos en la segunda parte.

En el ataque posterior, los locales anotaban de nuevo, lanzaba Llull desde cuatro metros y fallaba. quedaba un minuto. Anotaba Betis para ponerse por delante después de mucho tiempo, 84 - 83, y llegaba un tiempo muerto de Laso.

Como consecuencia de las instrucciones del entrenador vitoriano, lanzaba un triple Rudy, fallaba, reboteaba en ataque Felipe, inconmensurable lo de este señor, y hacían falta sobre él. Mahalbasic cometía la quinta personal. Llull lanzaba un triple desde ocho metros, fallaba, el Madrid cogía un rebote ofensivo, el balón llegaba a Jaycee, que lanzaba y fallaba, reboteaba Felipe y anotaba. 84 - 85 y sólo 17 segundos por jugarse.

Sacaban de banda los hispalenses y cometía falta rápidamente Felipe con dos segundos perdidos nada más. Anotaban ambos los locales y se ponían por delante a quince segundos del final.

Tabak confió en su defensa y no hicieron falta, el tiempo se fue consumiendo, Llull amasaba, penetró, dobló para Felipe, que bajo aro no pudo levantar el balón ante un bosque de brazos. Se peleaba por el rebote, pero en esos momentos sonaba la bocina y caía la sorpresa, sin tiempo para más.

Los de morado se miraban incrédulos, protestando algunos no se sabe muy bien el qué, mientras los verdiblancos entraban en éxtasis. Mucha hambre de los sevillanos desde el primer momento para derrotar al Madrid, al líder, desde el primer segundo, desde el hambre que da la distancia en la calsificación. Decía Tabak que a él no le importa quién es el rival, que esta victoria valía igual que cualquier otra.

Evidentemente, pero no hay que volverse locos ni olvidar que esta caída no tiene una grave importancia en la clasificación, aunque siempre es positivo vencer, y quizás sí sería peor caer en Estambul. Pero lo más grave no es eso. Ojo con la dinámica que va tomando el equipo.

Los dos combinados compitieron hasta el final, con sólo 16 puntos del Madrid en el último cuarto por la gran defensa local, clave para llevarse el encuentro, sin dejar opciones fáciles de tiro a los blancos. Betis jugó su mejor partido del año sin duda, puede que al tener la enfermería vacía por fin.

El Madrid con porcentajes de tiro peores, un rebote más y el doble de asistencias, cayó por una posesión mal ejecutada o muy bien defendida por el rival, pero siempre se le vio inferioridad en la intensidad.

Los 12 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias, 1 robo y 1 tapón, convirtieron a Ayón en el mejor del Madrid, seguido muy de cerca por Felipe, con 12 puntos y 11 rebotes. 20 puntos, 3 rebotes y 5 asistencias adornaron las estadísticas de un Llull renqueante de la rodilla en algunos momentos. Randolph sumó 10 puntos, 4 rebotes y 1 asistencia. Doncic, Jaycee y Rudy fueron importantes en determinados momentos del partido, y Maciulis, Hunter y Draper bastante grises, aunque son jugadores de un perfil que siempre suma.

Lo peor no es haber caído, sino que las molestias físicas no terminan de desaparecer aún después de cinco días sin partidos. Para sumar dificultades, la gripe importada de los Balcanes está visitando los hogares de los jugadores y por desgracia no hay tiempo ni para limpiarse la nariz.

El miércoles entrenamiento en Sevilla y a las dos del mediodía, vuelo a Estambul para enfrentarse a Efes el jueves a las 18’00 h. e intentar cortar esa racha negativa en Euroliga fuera de casa en el último partido de la primera vuelta.

Mientras, vamos a continuar disfrutando de las fiestas más familiares, de las viandas más exquisitas, los dulces típicos de estas fechas y los días de asueto. Pero ojo, no hay que despistarse. En nada estamos en Turquía con las espadas en todo lo alto y las orejas tiesas, que los otomanos últimamente nos mojan las ídem.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.