ACB

"Crónica Valencia Basket 79 - Real Madrid C.F. 94."

Si alguien me pide que resuma el encuentro del Madrid hoy, le diría que he visto a un equipo en franca proyección, con una base demoledora ya conocida por todos, y unos brillantes retoques en esa misma línea. Un ejército espectacular que poco a poco va encajando, como lo hacen las placas tectónicas provocando terremotos por doquier.

Desde el inicio tuvimos la oportunidad de ver, sin que ello sea novedad pero por ello deje de impresionarnos, a un balear empapado de la poción mágica e inagotable que le hace brillar como a nadie. Un Sergio Llull que se encuentra en estado de gracia desde que mi corta memoria recuerda, pero debe ser mucho ya, porque no consigo vislumbrar entre mis atribuladas neuronas un partido en el que no sobresaliera. Bien, con ese demarraje inicial del mahonés a la cabeza de las hordas forasteras, se sentaban las bases para lo que iba a ser un encuentro circular o redondo, que es lo mismo, del Real Madrid.

Muy concentrados desde el inicio, como si no hubieran sufrido un brutal subidón adrenalínico después de haber jugado hace sólo 72 horas contra (o con) el poder yanqui. Suficiente tiempo para recuperarse del titánico esfuerzo de remontar más de veinte puntos y jugar 53 minutos. Inicio perezoso de partido de Valencia basket y de tercer cuarto sobre todo. Dos momentos claves que les costaron caros para el desenlace final de este choque. Serios, insisto, que no enfadados, los truenos de Madrid desde el inicio. Por cierto, Thompkins descartado de nuevo pese a su brillante exhibición el día de autos. No fue hasta casi el descanso cuando los locales se quitaron de encima la toronja con la que habían salido o se sacudieron el vendaval blanco que les estaba zarandeando sin piedad. Pero entonces Laso, hombre de mil recursos y plantilla descomunal, echó mano de un Nocioni que ha adelantado esta campaña su espectacular y habitual estado de forma primaveral para poner orden y un 36 – 42 que no era para estar cómodos, pero mejor ganar de seis que perder por los mismos al descanso. En ese momento, 1.156 asistencias para el Increíble Llull, superando el récord de nuestro querido Chacho, y 4 más al término del encuentro para alcanzar las 1.160, máximo en la historia del Real Madrid. ¿Pero a este tío quién le para? Y eso que no era base… Sergi es base por altura dividido entre dos y lo que le dé la real gana.

También es justo destacar que por fin estábamos viendo y en esa línea continuaríamos, los mejores minutos de Randolph desde que llegó al Madrid. Ya se va encontrando en su salsa, no es el centro de atención como en Loko, pero se va a adaptando a su nuevo rol, y la ausencia de ansiedad por empezar a hacerlo bien quizás le ayude… Sergio continuó con su ritmo infernal en la reanudación, encabezando un 4 - 16 de parcial en el tercer cuarto, para anotar el Madrid 34 puntos. Brutal. Qué maravilla para los ojos disfrutar del magnífico movimiento de balón por parte del equipo y efectividad en los lanzamientos. Partido finiquitado a todas luces. Recital en ataque y en defensa. Doncic dio descanso a Llull y apenas se notó, tomando responsabilidades en ataque, taponando y reboteando en defensa. Brutal en intensidad y físico. Creciendo. 48 – 62 mediado el tercer cuarto.

Velocidad de crucero y dando lo que todos intuimos en ese cuerpo de hombre que aún es púber. Rudy, a la chita callando, puso los 20 de ventaja con un triple, el tercero de seis hasta ese momento, para completar poco más tarde el parcial con un 54 – 76 en un tercer cuarto imperial: 34 puntos, 9 asistencias, y 6 de 9 en triples, por contar algunas maravillas de este Real Laso. Un 9 – 0 de inicio en el último cuarto metió a Valencia en el partido, pero ipso facto cortado el amago de alzamiento por un tiempo muerto de oh, sí… Laso, el que no sabe parar esos levantamientos enemigos. En la pista, dicha rebelión fue abortada por Felipe y por el de siempre, por el que nos deja sin palabras, por ese, sí.

El increíble Llull. Dos penetraciones, una de ellas con 2 más 1 y sanseacabó. 65 – 89 era una máxima diferencia más a dos minutos del final, recortando toda ilusión de remontada local. Llull nos dejaba 7 lanzamientos convertidos de 8 intentados para 18 puntos, si es que hablamos sólo de anotación, aunque ya sabemos que el menorquín es mucho más que eso. Pero el más abusón en Valencia fue Rudy, el crack que nunca se va, al que se ve por toda la cancha y que siempre aporta intensidad, rebotes, defensa, anotación… ¡Jugón! ¿Su espalda? Bien, gracias. Cada día mejor, como dijo al final del partido. Bueno para el Madrid. A destacar, me reitero, la defensa asfixiante del Madrid hasta el ataque postrero levantino. 75 – 94 final en un partido serio, con más intensidad blanca que naranja, de jugar bien a ráfagas. Luka (uno más en la rotación. Los mejores minutos del Madrid, 11, con él en pista), Rudy, Sergio, Othello (cayó de pie el gigante de ébano), Gustavo, Randolph (más entonado cada minuto), Jaycee, Chapu… Labor coral. Todos sumando y el equipo creciendo a lo alto y no a lo ancho. Descanso la próxima jornada para nuestra desgracia, pero calma, que llega la Euroliga, las curvas y los puertos de categoría especial. "agarrense"

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.