ACB

LA CRÓNICA: REAL MADRID 93-99 F.C. BARCELONA.

"Llull, Taylor, Rudy, Randolph y Ayón. Tomen nota, porque ese ha sido al menos el primer cinco descartando a otros siete y dos de gran calidad, mostrado por el gurú Laso para inaugurar el maratón de partidos oficiales en esta sesión 2016 - 2017. Ya veremos si es el cinco tipo o su idea era frenar a toda costa al peligrosísimo pequeñín ese de la cinta blanca en la cabeza. Look de otras épocas, pero muñeca quirúrgicamente asesina.

 

Eso es atemporal. Bien, a lo que iba. Que el armario blanco es tan profundo que no tiene fondo, sino abismo. Y de cabeza, al juego, que estábamos locos por ver este portaaviones tan lujoso y flamante surcar el parquet. No había mejor manera de comenzar que con un primer cuarto desatado, muy ofensivo, con un marcador de iguales a 26 al final de los primeros exuberantes diez minutos y ambas escuadras luciendo músculo puro y anotador. Los equipos desatados como si no hubiera mañana. Tiras tú y yo más. A salivar desde ya. Si no las mejores plantillas, sí en el top five de lo más explosivo de Europa. Algo a tener muy, muy en cuenta si consideramos el paso atilesco de las franquicias yanquis por estos lares. Impresionante la exhibición de artillería por parte de la escuadra de Laso, que domina como nadie la rotación de una de las mejores escuadras vistas por este par de ojos, y ya he disfrutado de unas cuantas. Cuando ya han desfilado los cinco titulares, te quedan aún en la recámara Felipe, Doncic, Othello, Jaycee, Draper y para rematar Nocioni, ovacionado con cariño enorme por el público baskonista. Pero aún hay más. Jonas (que se vistió pero no se estrenó), Trey y Álex sin jugar. 48 – 47 por encima el Madrid al final del segundo cuarto y descanso.

El Madrid llegó a tener nueve puntos de ventaja, pero ya sabemos que el rival se crece siempre cuando huele la gloria del escudo blanco, y más si es todo un Barcelona. Un rival que parece más combativo, más armado y con mejor dirección desde el banquillo. Perro viejo y griego este Bartzokas. En el tercer cuarto se vendió todo el pescado, perdón por el spoiler, con un Barcelona más entonado pero con arreón final del Madrid y lanzamiento convertido casi triple de Othello sobre la bocina. Los blaugranas pasaron de perder por diez a ganar por seis y tomar una renta más o menos importante que ya no soltaron hasta el bocinazo final. 70 – 73. Regular los nuevos. Draper dirigiendo, defendiendo y anotando. Alfgo más suelto en ataque que en su primera estancia madrileña. Randolph algo alocado pero exhibiendo unas facultades tremendas y Hunter haciendo lo que se le pide, reboteando, intimidando, rebañando balones imposibles (Reyes style) y anotando un poquito más que el añorado masacrador. Luka Doncic en claro crecimiento físico y no tanto baloncestístico. Cómo lanza, cómo penetra, cómo va al rebote… quizás le pierda la indefinición. A ver si por no especializarse se va a liar… Aún en pretemporada, como todo el equipo. Primer partido oficial, no lo lo olvidemos. Tercero de esta campaña.

Quinto si contamos los dos disputados a puerta cerrada. Piano, piano. Preocupante, aunque sin volvernos locos, la escasa aportación de Ayón. De lo peor que se le ha visto de blanco. Le daremos tiempo. Se ha ganado crédito casi ilimitado año tras año. Un grande que no nos defraudará a buen seguro. Ah, por cierto. Hay que meterse en la mollera la nueva regla de las antideportivas. La ignorancia de la norma, que me extraña, no exime de la multa. La primera que sufrimos esta campaña nos costó una técnica por las protestas de Laso y Llull. Increíble El increíble, as usual. 6 de 8 en triples, récord en Supercopa. 27 puntos.

Es igual que esté tocado, que venga casi de vacaciones… es para hablar y no parar lo de este señor. Doellmann parece tenernos tomada la medida en finales decisivos y apretados. El Capitán América no se arruga. Suyos fueron los dos puntos que nos empujaron por el acantilado de la derrota final. Un Navarro entonado y Claver demostrando que no es tan malo como le pintan (16 puntos, qué cosas…), y Tyrese Rice como estrella refulgente. Ya nos hizo un roto que nos costó una Euroliga, y hoy de nuevo nos endosó 31 puntos, una hemorragia demasiado copiosa como para que no fuera mortal de necesidad. Y eso que se marchó al vestuario con la rodilla dañada en un lance del choque. Bartzokas sintió un escalofrío por la espina dorsal de su proyecto. Conclusión, que no hay que alarmarse. Ya dijo Nocioni que el equipo es de alto nivel, que llegan más descansados y sólo faltan sesiones de entrenamiento. Se necesitan aún muchas horas de gimnasio, de sesiones de tiro, de repetición de sistemas y paciencia hasta que los nuevos engranajes sumen a la maquinaria de la nave ya engrasada y pilotada por Laso. 93 – 99 como resultado final e inamovible ya.

Queda trabajar, trabajar y trabajar hasta que este magnífico árbol dé fruta. Atención, que la cosecha puede ser copiosa y jugosa, pero hay que regar y abonar. Bienvenidos de nuevo al mayor espectáculo FIBA."

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.