BALONCESTO

Crónica Real Madrid C.F. 99 – MoraBanc Andorra 93.

Llull MoraBancEl vigente campeón, que había repetido las tres últimas ediciones, se presentaba de nuevo como favorito por momento de juego y plantilla pese al tropezón sufrido ante Unicaja el pasado fin de semana, para llevarse el vigésimo octavo entorchado copero. Nunca antes había perdido el partido previo en las tres ediciones en que ganó el trofeo. Laso ya ha ganado cinco, cuatro como entrenador blanco y otra como jugador, con TAU. Los andorranos regresaban más de veinte años después, con un bloque conjuntado, peligroso, sin nada que perder y mucho que ganar. Llegaban para disfrutar de la ocasión que se ofrecía y a ver lo que ocurría. A buen seguro no regalarían nada, si bien un Madrid enchufado es superior a cualquiera. En el último choque, disputado en el WiZink Center, ganó el Madrid ajustadamente tras una prórroga, alerta amarilla. Bien es cierto que entonces los de Peñarroya se jugaban el pase a este torneo, y que el Madrid les había ganado en diez de los once enfrentamientos entre ambos, pero el peligro andorrano era ese, jugar para divertirse, sin presión. Saski Baskonia, el anfitrión, esperaba en la semifinal al que saliera indemne de este encuentro.
 
El balance en Copa era de 12 – 1 para Pablo Laso dirigiendo al Madrid. Hablaba antes del partido de no vivir del pasado, que las estadísticas tienen poco que ver con lo que se iba a disputar, un partido nuevo, que la Copa es diferente. De MoraBanc destacaba la solidez en el juego, el ritmo, que son capaces de jugar en campo abierto, de correr, cuentan con buenos tiradores, buen juego interior, bases creativos… Muy merecida su clasificación. Para ganarles habría que trabajar mucho (no lo sabía bien). La victoria ajustada en Liga podría servirles como toque de atención para no caer en los mismos errores.
 
Un MoraBanc, por cierto, que llevaba diez días sin competir, al descansar la última jornada de Liga.
 
Llull, Taylor, Maciulis, Reyes y Ayón era el quinteto elegido por Laso para iniciar el choque. Dos de los cinco, Ayón el año pasado y Llull el anterior ya habían ganado el MVP. Rudy, desde el banquillo lucía sus tres trofeos.
 
El primer gorrazo era de Taylor sobre el fin de la posesión andorrana. El Madrid acumulaba cuatro ataques ya sin anotar. Afortunadamente Andorra también estaba desacertado. El Madrid frío y MoraBanc precipitado.
 
Por fin anotaba el Madrid en un contraataque de Llull en alley hoop para Taylor, 2 - 2 en 3’30”. Dos de los mejores ataques de España, desconocidos.
 
Aparte de poner un tapón, Taylor recibía dos gorros y Maciulis reboteaba y anotaba. 4 - 4. Rudy entraba por Maciulis, quizás para dinamitar el encuentro, darle chispa. Nada más entrar, sumaba dos tiros libres. 6 - 7. Atacaba el aro nada más dominar la bola y recibía falta.
 
Randolph entraba por Felipe, a cuatro minutos del fin del cuarto. Tiros libres para Ayón, que fallaba ambos. Doncic entraba por Taylor y el Madrid continuaba muy frío. 6 - 12.
 
Tiros libres para Rudy de nuevo. Dentro ambos. 8 - 12. También de Rudy serían los siguientes tres puntos, con Ayón de pantalla. 11 - 12. Penetración de Luka, dejaba el balón contra el tablero y canasta. 13 - 16.
 
1 de 9 era el paupérrimo bagaje que llevaba en triples el Madrid. Tiros libres para Andorra. 13 - 21.
 
Doncic asistía para Randolph que penetraba y el primer cuarto terminaba con 15 - 23 tras un intento triple de Jaycee que se salía de dentro. El Madrid no había estado por delante en el marcador en ningún momento, y sobrevivía gracias a Rudy, que había sumado 7 puntos saliendo desde el banquillo. El porcentaje de triples continuaba empeorando, 1 de 11.
 
Comenzaba el segundo cuarto con tiros libres para Jaycee, ambos dentro. 17 – 23, pero los blancos no arrancaban, aunque Andorra sí, lo que provocaba un manifiesto enfado de coach Laso. 17 - 26 y posesión para los de Peñarroya.
 
Gorrazo de Ranwolf y falta sobre Luka al penetrar. Tiros libres para el esloveno, ambos dentro. 19 - 26. A continuación, Llull lanzaba un alley hoop para Randolph desde el medio campo. 21 - 28.
 
Con 21 – 32, de nuevo tiempo muerto de Laso. Quedaban cinco minutos para el descanso, Andorra se lo estaba creyendo y el Madrid continuaba muy desacertado, nublado. Como dato esclarecedor, los blancos llevaban seis canastas. El resto, tiros libres. Demasiada escasez.
 
Y así continuaría el panorama. O peor, porque para regocijo del público andorrano y del vitoriano, el marcador se estiraba hasta un 21 – 37 que asustaba. Parcial de 0 - 9. Pérdida del Madrid, dos campo atrás... Quedaba mucho, pero las sensaciones que transmitían los blancos eran nefastas.
 
Pase por elevación de Llull para Randolph, que dejaba el balón dentro. 23 - 37. Había que empezar a anotar con fluidez ya y a recortar desde la defensa. De nuevo Llull para Chapu, que había entrado para tratar de contagiar su coraje al resto, penetración y canasta. 25 - 37 con dos minutos y medio para el descanso. Pírrica anotación del Madrid.
 
Acudía Randolph a la línea de tiros libres, después de sufrir falta al haber recibido el tercer pase casi consecutivo por encima del aro. Los dos iban dentro. 27 - 40.
 
Comenzaba a expandirse la buena onda de Chapu con una chapa, enérgico el santafecino. Contraataque de Taylor y Llull con canastón del  balear y personal. Dentro el libre. 30 - 40. Comenzaba a amainar el chaparrón. 
 
Luka servía para Randolph, que convertía un triple, 33 – 40. Por fin parecía que había despertado el equipo que jugaba como local. 8 - 0 para el Madrid.
 
Llull recibía un tapón a un segundo del descanso y el balón salía fuera. Randolph intentaba lanzar sobre la bocina sin éxito. Un equipo había jugado muy bien y el Madrid que había llegado a unos escasos 33 puntos por puro talento, con 2 de 16 en tiros de 3 los blancos. 33 - 43. Había partido.
 
Un Madrid que suele rozar el 60% en tiros de dos no llegaba al 45. Randolph se salvaba de la quema con 11 puntos. El Madrid había perdido los dos parciales, 18 - 20 en este segundo.
 
Laso decía al descanso que no estaban atacando bien, no estaban lanzando bien pese a elegir correctamente las opciones de tiro, que quedaba mucho partido pero había que dar un paso adelante.
 
Ayón era el que mejor había parado a Shermadini, pero sólo había jugado el primer cuarto. Rudy también había sido importante en el primer cuarto pero no pisó cancha en el segundo. La razón por la que Ayón no jugó después podría ser porque en ataque el Madrid no estaba bien y Randolph aporta más puntos que Gus.
 
Se iniciaba el tercer cuarto con buenas noticias. Llull para Doncic, triple. 36 - 46, Luka había entrado por Maciulis como variación con respecto al cinco inicial. Ayón ya había parado a Shermadini en el primer ataque y lo haría también en el segundo.
 
Llull soltaba el balón contra la tabla, pero se salía y Ayón palmeaba, 38 - 48. 12 de 40 el Madrid en tiros de campo. Muy, muy pobre. 38 puntos en 24 minutos de juego.
 
Rebote ofensivo de Ayón, abría para Llull, que anotaba por fin su primer triple y lo celebraba con alivio. 41 - 48. El mismo Llull reboteaba y se iba al contraataque, se cometía antideportiva sobre él. Dentro uno de los dos tiros libres. 42 - 48.
 
Y de nuevo un Llull muy productivo para Ayón que lanzaba un gancho en suspensión y el balón terminaba dentro. 44 - 49.
 
El Madrid se mantenía en el partido en parte por la ligerísima superioridad en el rebote 23 - 20 en los defensivos y más clara en los ofensivos.
 
Se cometía personal sobre Ayón, disponía de tiros libres pero fallaba los dos. 12 de 17 en lanzamientos libres llevaba el Madrid.
 
Doncic asistía para Ayón, a tabla y canasta. 46 - 51. El Madrid se acercaba poco a poco, quedaba atrás el morrocotudo susto de ir perdiendo por 16.
 
Llull lanzaba de tres según llegaba a la zona de ataque rival, ¡chof! 49 - 51.
 
A tres minutos para el final, ganaba 16 - 9 el cuarto el Madrid, tiempo muerto.
 
Rudy para Ayón, dentro. 51 - 54. Enseguida tiros libres para Llull, ambos dentro. 53 – 54 y el Madrid ya oliendo la yugular al enemigo. El propio Llull anotaba un triple y el Madrid se colocaba por delante por primera vez en el partido, 56 - 54. 5 triples llevaban los de Laso en el cuarto. Pese a ello, estaban perdonando triples liberados y le caía la cuarta personal a Ayón en ataque. Problemas con 56 - 57 y tiros libres para los de azul.
 
Llull en la última jugada del cuarto dejaba para Chapu que lanzaba un buen triple pero se salía. 56 - 59. Viendo el desarrollo del partido, no era mala situación para el Madrid que había estado 16 por debajo. 23 - 16 había ganado el Madrid el último cuarto, el primero en el que terminaba por delante.
 
Comenzaba el definitivo con Llull asistiendo para Randolph, que lanzaba en suspensión a la media vuelta, dentro. 58 - 59. De nuevo los dos mismos protagonistas, Llull desde la pintura abría para Randolph, que lanzaba y anotaba un triple. 61 - 61. Grande Tony sobre todo la segunda parte.
 
De nuevo Llull para Chapu, que anotaba un triple después de recibir un mate en su cara de Shermadini. Puro carácter. 64 - 63.
 
Ahí llegaría un nuevo apagón ofensivo de los de Laso, con 8 puntos consecutivos de los andorranos. 64 – 71 a siete minutos y medio para el final.
 
Se rompía la inercia negativa con un triple de Jaycee, 67 - 71, nueve triples había anotado el Madrid, tres consecutivos y en sus tres últimas canastas anotadas.
 
Doncic distribuía para Chapu, que desde la esquina convertía un triple más, el cuarto consecutivo. 70 - 71, diez triples el Madrid y ya sabíamos lo que eso significa…
 
De nuevo triple, pero no de puntos, sino de rebotes ofensivos del Madrid en la misma jugada y Luka anotaba y recibía personal después, empate y posesión blanca. 72 - 72.
 
Personal sobre Randolph en un contraataque entre Luka y él. Fallaba el primero y anotaba el segundo. 73 - 72.  De nuevo Tony Randolph lanzaba desde cuatro metros, dentro. 75 iguales a cuatro minutos y medio del desenlace.
 
Asistíamos a un nuevo arreón pirenaico, 75 - 79 y de nuevo tiempo muerto a menos de tres minutos para el final. El parcial era de 2 – 10, menos mal que llegaba un triple de Nocioni. 78 - 82.De nuevo Chapu para Ayón, canasta. 80 – 82 a minuto y medio para el final.
 
Con 80 - 84 y ochenta segundos por jugarse, posesión para el Madrid. Culminaba en triple de Jaycee después de un ataque espeso en el que hubo varios lanzamientos errados, Llull y Doncic sobre todo se habían precipitado, y rebotes de ataque. El propio Jaycee tuvo que hacerse sitio y a punto estuvo de sufrir un tapón por detrás. Triple vital de un tirador letal. 83 - 84, tiempo muerto. 
 
El Madrid permanecía vivo gracias a las segundas opciones que le habían concedido los 12 rebotes ofensivos capturados.
 
Dos tiros libre convertidos por Albicy dejaban el marcador en 83 – 86, pero llegaba la igualdad con un colosal triple a pase de Llull de Randolph a menos de cinco segundos y posesión para Andorra. Empate a 86 y el Madrid que sólo podía defender sin falta para alcanzar el salvavidas de la prórroga.
 
Albicy tiraba penetrando contra tabla en el últimos suspiro con Llull estorbándole lo justo, pero no entraba el lanzamiento. Nos íbamos a la prórroga. 86 - 86.
 
El tiempo extra se iniciaba con una penetración de Llull culminada con el balón dentro. 88 - 86. A continuación, doble tapón de Ranwolf sobre un Shermadini visiblemente cansado de luchar contra el propio Tony, Ayón, Nocioni... Doncic servía para Randolph, de nuevo triple, 91 – 86, 25 puntos para él y el Madrid que había entrado con decisión en la fase vital del partido. A los de Peñarroya les pesaba el cansancio físico y el mental, se les había escapado la oportunidad de sus vidas
 
Esos cinco puntos arriba del Madrid suponían su máxima diferencia durante el partido. Andorra parecía desinflarse por instantes. Personal sobre Luka tras rebote defensivo y contraataque. Tiros libres para él. 93 – 88, algo más de dos minutos para el final. El marcador podría dar esperanzas al que iba perdiendo, pero las sensaciones no decían lo mismo
 
Llull llegaba a la canasta contraria y lanzaba desde cuatro metros, 95 - 88. De nuevo máxima diferencia. Una de las claves del partido, el haber sido muy superior en rebotes el Madrid, 50 a 39. Luka muy completo, a 3 asistencias del triple doble. 
 
Penetración de Llull contra el mundo, canastón. 97 - 88. En la siguiente jugada, falta sobre él y tiros libres. 14 puntos en esta segunda parte y prórroga. Los dos dentro. 99 – 88 con un parcial de 16 - 2. Con 99 – 93 se llegaba al final de este agónico encuentro.
 
El débil le dio un buen susto al gigante. Se encontraron con un 80 - 84 a falta de cuarenta y cuatro segundos del final pero no cerraron el partido.
 
Laso decía para cerrar que el baloncesto es así, que los partidos no se ganan simplemente por ser el Madrid, que lo habían pasado mal por estar nerviosos, sin acierto, pero lo habían reparado con un esfuerzo defensivo y ofensivo con el que se encontraba orgulloso. Ese esfuerzo y ese trabajo le alegraban. Al no tener acierto en el tiro, los rebotes habían mantenido con vida al Madrid. Sabía que el partido iba a ser difícil y estaba contento con la victoria, ya pensando en recuperar y descansar para el partido del sábado. 
 
Randolph, decía que estaba contento. El equipo jugó con mucha fe y las segundas opciones les dieron la oportunidad de alcanzar la remontada.
 
Llull comentaba que habían ganado la primera final, felicitaba a Andorra por su gran partido. Sabía que era duro perder, estaba contento por hacer dado un paso más hacia la final y la victoria. La primera parte había sido de las peores del año, con falta de acierto, de intensidad en defensa. Ellos habían crecido, jugando sin presión. Había que quedarse con la reacción del equipo al final.
 
Un Llull que fue de menos a más, fue el más valorado. 22 puntos, 7 rebotes y 11 asistencias para él, 28 de valoración. Anthony Randolph con 25 puntos, 6 rebotes, 2 robos y 2 tapones, jugó su mejor partido desde que está en el Madrid, consiguiendo un 27 de valoración. Luka Doncic, quién si no, era el tercero en discordia. 12 puntos, 10 rebotes, 7 asistencias y 1 robo le otorgaban una valoración de 23. Andrés Marcelo Nocioni, llegó cuando se le esperaba. 11 puntos en momentos decisivos, 8 rebotes, 2 asistencias y 2 tapones para una valoración de 12. Un Gustavo Ayón importante por su defensa sobre el gigante Shermadini, aportó 10 puntos, 4 rebotes, 1 robo y 1 asistencia. Jaycee sumó 8 puntos, Rudy 7 cuando más atascado estaba el equipo y además 4 rebotes. 
 
El Madrid tuvo que sacar todo lo que llevaba dentro para tumbar a un ilusionado y acertado Andorra. El poso, la capacidad de sufrimiento, de pelear con fe había dado a los locales ese plus competitivo en los momentos clave. El sábado a las 18,30 h., semifinal entre Saski Baskonia y Madrid. Anfitrión, que no perdonará una pájara como esta, contra tricampeón. No será sencillo, como hoy, pero sí distinto, y lo viviremos con la misma pasión, esperemos que de nuevo con victoria blanca pero sin tanto sufrimiento a poder ser.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.