BALONCESTO

amistoso. real madrid 96-111 boston celtics. las historia se repite

REAL MADRID BALONCESTOHabían pasado 28 años, que se dice pronto; se volvieron a enfrentar los dos equipos más laureados del basket, uno del baloncesto FIBA y otro de la NBA, y resulta que les dio por repetir el resultado. Por no cambiar, no cambiaron ni de escenario, el Palacio de los Deportes, incendio de por medio, abarrotado de nuevo el coliseo madrileño, y con una nutrida representación de seguidores bostonianos, que se dejaron oír en algunas fases del partido. 

Ahora que se habla de expandir la NBA a Europa, y con el Real Madrid como candidato a ocupar una de las plazas, sería conveniente advertir una característica de la competición americana: los amistosos no existen, siempre hay algo que demostrar, al entrenador o a uno mismo, o al resto de franquicias. Por eso se juega al máximo nivel del minuto 1 al 48, que ese es el tiempo que dura un partido NBA. 

Por parte del Madrid, creo que el cansancio volvió a hacer mella en los nuestros, capaces de aguantar hasta el descanso. A partir del tercer cuarto, fallaron las piernas, las ideas dejaron de fluir con claridad, y el desacierto se fue apoderando de los acciones. Quiso el Chacho aportar su grano de arena al espectáculo, y a fe que lo hizo, por mucho que algunos se empeñen en no querer entender al genio canario, nada inhabitual en aquellos que jamás han entendido el arte, ni la improvisación, y piensan el baloncesto como si estuvieran en una cadena de montaje. Mención también para Sergio Llull, que aportó la intensidad de siempre, si bien anoche tenía enfrente a gente de mucho poderío físico. Grande, una vez más, Felipe Reyes, capaz de pelear balonces con tipos de mucho mayor tamaño, y decir que me gustó Thomkins en diversas facetas del juego, si bien creo que necesita mayor continuidad. Mala suerte un día más la de Maciulis, que se marchó con un corte, y resaltar la profesionalidad de Andrés Nocioni, un tipo que cuando salta a una cancha echa el cierre a la sonrisa. 

Por lo demás, mucho espectáculo NBA, parones, presentaciones, saludos...Desconozco si en Europa las cosas podrían ir por el mismo camino. El concepto es otro, la rivalidad de otra manera, las victorias y las derrotas seguramente tienen otro sabor, más dulce las primeras, más amargas las segundas, sobre dependiendo de contra quién y de cómo. 

La pretemporada ha terminado. El domingo, la competición. Primera parada: la Copa del Rey en Febrero. Lo digo porque ya estoy viendo venir a algunos. 

Buenos días a todos. HALA MADRID. 


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


El Mundo Madridista.com © 2013
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.